“Mis amigas follan”, un blog de Sergio Jorge que se convirtió en libro

Portada del libro.

Portada del libro.

El periodista salmantino afincado en León Sergio Jorge ha convertido en libro su blog Mis amigas follan, precisamente con ese mismo título. “Después de más de un año sin escribir ni un solo relato sobre mis amigas, las que follan y mucho, os tengo que anunciar que ellas ya son eternas. Porque desde ahora todos los relatos están incluidos en un libro que ya está a la venta en formato Kindle, es decir, en digital”, explica feliz el autor en su blog.

En este libro ha incluido todos los relatos y microrrelatos que fueron apareciendo en aquel blog, abierto como un experimento, desde el otoño de 2012 hasta agosto de 2014 —y que, con motivo de esta nueva edición digital, actualmente han sido borrados de la bitácora—, pero también algunos inéditos. Eso sí, acompañados de un prólogo y un epílogo, “además de alguna sorpresa” quizá en forma de último y, como tal, tramposo capítulo.

El prólogo está escrito por Isabel Herrera y el epílogo por David Rubio, ambos periodistas, amigos y compañeros de trabajo de Sergio Jorge. “Cuando lo leáis —comenta el autor—, veréis los motivos por los que han sido ellos los elegidos para empezar y terminar el libro”. La portada es obra del pintor y diseñador gráfico Juan Rafael, siguiendo el estilo de la ilustración que inicialmente le hizo a Sergio Jorge para la cabecera del blog.

El autor ofrece algunas facilidades para que nadie se quede sin conseguir su libro, que se vende al precio de 2,68 euros (IVA incluido): “Para los que no tenéis Kindle… no hay problema. Podéis haceros la cuenta de Amazon y después bajaos la aplicación de Kindle que permite leer los libros en este formato en cualquier dispositivo. Vamos, que no tenéis excusas…”.

Sergio Jorge, cofundador de TAM TAM PRESS, actualmente trabaja en La Nueva Crónica de León, después de haber pasado por distintos periódicos —entre ellos Tribuna de Salamanca, El Mundo de León o El Norte de Castilla—.

: : Del prólogo (por Isabel Herrera)

(…) Lo que van a encontrar lo deja bastante claro el título: ‘Mis amigas follan’. Al teclado, los masculinos dedos de Sergio Jorge, al que se le presume una sonrisa algo pícara mientras vomita las anécdotas que, quién sabe cómo, han llegado a él de boca de sus amigas, o de la amiga de la amiga, o de la amiga que tiene una amiga que… El caso es que él siempre está ahí, garrapiñando historias que poder afinar hasta ponerlas a tono.

A los coros, sus amigas, las que follan, que son las que le aportan el material, lo que, sin ánimo de ofender, da mucha más credibilidad que si la fuente fueran valientes machotes que obviarían las miserias que las mujeres asumimos y de las que incluso nos reímos. Solemos hacerlo entre nosotras, es menos violento cuando empiezan a aflorar los motes descriptivos de esos que recuerdan otra historia, y ésta otra más bestia, y ésta, otra más. Pero ya digo, él siempre está ahí.

Si eres mujer, lee este libro pensando en todas esas conversaciones que, no mientas, has mantenido una y mil veces, según lo que hayas follado, con tus amigas (y amigos que no imaginas que vayan a posar sobre el teclado lo que les cuentas).

Si eres hombre, hazme un favor, toma buena nota de algunas de las cosas que aquí se recogen. (…)

: : Del epílogo (por David Rubio)

Yo también me he quedado de piedra por este inesperado giro que acaba de dar ‘Mis amigas follan’ en su capítulo final. Hasta ahora pensaba que este libro era algo así como una crónica rosa de la noche salmantina (y también de la leonesa, seguramente a pesar del autor), un relato cobarde y cruel, a modo de ‘Sálvame’ pero sin dar nombres, que se basaba en el anonimato de sus protagonistas para ajustar cuentas. Sin embargo, al leer el último capítulo, me he dado cuenta del género al que desde un primer momento perteneció el texto: la ciencia ficción.

Decía Juan Cueto que al ver ‘Sexo en Nueva York’ descubrió de qué hablan las mujeres cuando están solas. Hasta entonces, para él era un misterio saber a qué dedican esas largas horas que ellas pasan a solas, horas en las que no hay silencios pero en las que, verdaderamente, nadie escucha. Algo parecido me ha ocurrido a mí con ‘Mis amigas follan’. Hasta ahora, yo había escuchado muchas veces historias similares a éstas pero siempre contadas desde la perspectiva forzadamente varonil por fanfarrones que, entre copas y carcajadas, sacaban pecho y se rascaban un poco sus partes entre frase y frase, como quien busca un resto de comida entre los dientes, siempre queriendo quedar por encima. Con ‘Mis amigas follan’ he podido comprobar que las mujeres también son mejores que los hombres contando sus aventuras sexuales, que por si alguien aún lo dudaba ya no tienen complejos y que, al contrario que nosotros, no necesitan comer una y contar veinte. (…)

: : Un relato de “Mis amigas follan”

La marihuana

Era su cumpleaños y por eso pretendía que fuera un día muy especial. Eso es lo que recuerda mi amiga sobre una cita que fue histórica para ella. Para empezar porque era la primera vez que iba a fumar marihuana. Y claro, en eso basa todo lo que aquella noche ocurrió.

Mi amiga cumplía 18 años y lo iba a celebrar con una cena muy peculiar a la que había sido invitada. Y es que no sólo estaban algunas de sus amigas, también dos de sus profesoras. La de Matemáticas y la de Biología, para más señas.

Allí mi amiga empezó a cenar. Y a beber. Y a fumar. Esto último gracias a la plantación de maría que una de las profesoras y anfitriona de la velada tenía en su propia vivienda. Todo al alcance de la mano.

De hecho, la cena empezó a subir de temperatura no sólo por las sustancias que todas, mi amiga incluida, no dejaban de ingerir. También porque una de las profesoras tenía la habilidad de construir sus propios juguetes sexuales, en vez de acudir al sex shop de cabecera. “Le encantaba fabricar aparatos masturbadores”, asegura la protagonista.

De ahí que la cosa se fuera calentando poco a poco hasta que ocurrió lo que tenía que pasar. “Acabé en la cama con mis dos profesoras”, añade mi amiga, que insiste en que no es lesbiana.

“Lo que pasa es que ellas eran muy liberales, en el sentido amplio de la palabra”, añade para defenderlas y defenderse.

Así que sin duda tuvo tiempo de repasar todo lo que aquel curso había aprendido de primera mano, tanto en biología como en matemáticas. Aunque eso puede ser considerado como clases particulares…

Sin duda que su cumpleaños será siempre recordado no sólo porque se inició en el noble arte de fumar marihuana, sino también porque fue su primer trío. Y encima lésbico…

— — —

Aquí podéis ver a Sergio Jorge durante la presentación en León, hace unos meses, de lo que en ese momento todavía era un proyecto de libro:

Un Comentario

  1. Pingback: Mis amigas mediáticas | Mis amigas follan

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: