‘El hombre que tenía una vaca’, segundo y esperado disco del dúo Tarna

El dúo leonés Tarna.

Rodrigo Martínez y Diego Gutiérrez forman el dúo leonés Tarna.

“Nosotros pertenecemos a nuestro tiempo. Y es eso precisamente lo que queremos hacer: trasladar a este tiempo una música que lleva años interpretándose y que queremos que no se pierda”

Cuatro años ha tardado Tarna en publicar su segundo y esperadísimo disco, ‘El hombre que tenía una vaca’, que se beneficia de la colaboración de diferentes artistas de rango internacional. Nuevamente, la música tradicional leonesa constituye su principal soporte. El disco se presentará los días 10 y 11 de octubre en El Albéitar (León), con un espectáculo en directo en el participarán músicos y poetas de distintas latitudes.

Por EMILIO L. CASTELLANOS

Tarna constituye un antes y un después para el folk leonés. Probablemente, ni Rodrigo Martínez ni Diego Gutiérrez, sus integrantes, son conscientes de ello. La música les supone un vehículo de comunicación, una forma natural de estrechar lazos con los demas, un medio orgánico para atrapar instantes y compartirlos con los demás. Nada más. Fue en 2007 cuando el dúo asomó la cabeza por primera vez y aún hoy, siete años después, mantiene intacto el espíritu que motivó su nacimiento y dio satisfacción a una trayectoria abundante en referencias. La música tradicional leonesa ha sido vivida de muy diferente manera a lo largo de las últimas décadas. Por supuesto, la esencia ha sido común para todos sus actores pero no los caminos que han surcado para alcanzar aquella. Tarna ha encontrado en la costumbre y la tradición motivos para emprender su propia senda, para dar carácter a un estilo propio que otorga seña de universalidad a la propuesta que nace de él, para servir de soporte a los muchos aires que su repertorio abraza. Rodrigo y Diego hablan sencillamente de reelaboración de la música leonesa. Sin duda alguna, es algo mucho más íntimo y cómplice, el resultado definitivo de un proceso de interiorización emocionalmente intenso.

El territorio común, León (no entendido desde una perspectiva meramente tribal, que tantos desajustes y desencuentros propicia), constituye el primer ámbito de acción de Tarna. De la tierra leonesa, de su cultura, de su gente, nace el primer aliento de un proceso que el dúo leonés arenga  con pasión y condimenta con numerosos ingredientes para, finalmente, acabar elaborando y ofreciendo un plato a su gusto y, por supuesto, al gusto de los comensales. La cosa parece sencilla pero hay un trabajo meticuloso, riguroso y detallado tras ella. “Siempre hemos tenido claro lo que queríamos hacer. Nosotros pertenecemos a nuestro tiempo. Y es eso precisamente lo que queremos hacer, trasladar a este tiempo una música que lleva años interpretándose y que queremos que no se pierda”, comenta Rodrigo a propósito del empeño de un grupo que, tras publicar en 2010 su elogiadísimo disco ‘Si esperaran las liebres…’, se ha demorado cuatro años en registrar nuevos temas y auspiciar una nueva grabación.

Por una cosa o por otra, el disco no acababa de llegar y la expectación aumentaba gradualmente. Y eso que muchas de las canciones que lo integraban ya habían sido avanzadas por el dúo leonés en los numerosos conciertos que ha ido protagonizando por escenarios de toda la provincia. Porque esa es otra de las grandes virtudes de Tarna, su directo, su proximidad, su cercanía. Y gracias a estos recitales, donde el maridaje entre artistas y público se hace realmente irrestible, sus canciones, todas, han ido anclándose, acumulando madurez y cobrando mayor poso.

Han pasado cuatro años desde que apareciera el primer disco de Tarna. Luego, en ese camino de  largo recorrido y constantes escalas que ha emprendido el dúo, ha habido tiempo para muchas cosas, fundamentalmente para que el proyecto siguiera asentándose y sedimentándose y para que los dos músicos dejaran atrás a los chavales que se metieron casi ingenuamente en esta aventura y cedieran definitivamente el paso a unas personalidades instruidas ya en la experiencia y abiertas a toda clase de horizontes.

Portada del disco.

Portada del disco.

Cruce de respiraciones

Tarna ha tardado cuatro años en editar nuevo disco porque realmente le han pasado muchas cosas. También porque ‘El hombre que tenía una vaca’, el título que atesora este segundo álbum, ha ido creciendo a su aire. No es un disco más, sino el fruto de muchos sueños. Un cruce de numerosas respiraciones procedentes de todo el mundo, un conjunto de colaboraciones variadas “que había que coordinar y establecer, y eso no siempre es fácil”.

Ana Alcaide, Xosé Antón Ambas, Brittany Haas, Luke Plumb, Anibal Martínez, Jonas Liedsenfel o Juan Carlos Mestre son algunos de los artistas que han puesto su talento a disposición de la grabación. Conciliar su disponibilidad no ha sido tarea sencilla pero al final todo ha ido encajando a la perfección para gloria de un producto de cuidadísima factura que lleva la rúbrica de Música con Tsume, ese colectivo entregado a la difusión y promoción del folklore leonés.

Son once los temas que integran ‘El hombre que tenía una vaca’, la mayor parte procedentes de la tradición oral (aunque hay alguno que lleva firma propia), y su selección no se ha guiado por un criterio concreto. “Nos han salido muchos de la Montaña Central pero no por nada en concreto.Simplemente nos ha salido así”.

El nuevo disco de Tarna pone nuevamente el acento en el carácter solidario de sus dos integrantes e, indiscutiblemente, en su facilidad creativa. La voz, principalmente la de Diego Gutiérrez (que también toca la guitarra), y el talante multiinstrumentista (con Rodrigo cantando y tocando una amplia gama de instrumentos, tales como guitarras, curdión diatónico, gaita, whistle y buzuki, entre otros), fundan el carácter de una banda que cifra su principal valor en la amistad que une a ambos músicos y les libera de la amenaza de la interferencia o los liderazgos mal entendidos. “Por encima de cualquier cosa somos amigos, y eso es importante para ambos. Aquí las decisiones se consesúan. Nadie se sitúa en un nivel superior al del otro y cada uno se fía del otro. Vivimos el grupo con absoluta naturalidad”, insiste Rodrigo.

‘El hombre que tenía una vaca’, a diferencia del anterior (que fue realizado en directo), se culminó en estudio, sometido a una alquimia singular para poder ensamblar las diferentes aportaciones de los colaboradores y dotar de frescura y certeza la propuesta.

La presentación, con toda la música en directo

El teatro El Albéitar, escenario que Tarna se conoce al dedillo y que recientemente ha visitado formando parte de ese proyecto que funde música, teatro y cuentacuentos (Cuatrode4), ejercerá como templo (adecuado para la ocasión por Javier Rodríguez de la Varga) para la presentación los días 10 y 11 de octubre (a las 21 horas) del disco.

Será una de sesiones tan emocionantes que suele protagonizar Tarna y en la que contará con invitados como los leoneses Víctor M. Díez, Raquel Alvarez, Luis Angel González o Ildefonso Rodríguez (este último gurú del free jazz provincial y cuya presencia, aunque aparentemente inusual, se debe “a que nos unen más cosas de las que pudiera parecer”, asegura rotundo Rodrigo) o músicos de otros paisajes, como Xosé Antón Ambas, Javier Monteagudo o Milena Fuertes.

“Será un concierto muy muy especial al que llegamos exhaustos pero arropados calurosamente”, se asegura desde el grupo. Lo cierto es que los dos conciertos adquieren rango sobresaliente, lo mismo que un disco que, no cabe duda, será punto de referencia indiscutible para la música tradicional leonesa, a la se que rinde pleitesía y tributo de manera constante y a través de la cual Tarna eleva su mirada hacia horizontes más amplios.

  • Lugar: El Albéitar (León)
  • Días: 10 y 11 de octubre de 2012
  • Hora: 21 horas
  • Entradas: 8 euros. 15 euros (con CD). Venta anticipada en Cervecería Céltica y Music Center (Plaza Mayor)
Temas de TARNA en YouTube:

Un Comentario

  1. Fantástico ámbiente y un conciertazo de Tarna. He ido a la primera sesión, la del viernes, y he salido encantada. La vaca estaba un poco nerviosa, claro. Y el vino caliente con miel y cáscaras de naranja y limón… delicioso (mejor que la hidromiel).

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: