Sesión de tangos “mano a mano” con Ildefonso Rodríguez y Juan Carlos Pajares en el Café Ristán

Ildefonso Rodríguez y Juan Carlos Pajares. © Fotografía: José Ramón Vega.

Ildefonso Rodríguez y Juan Carlos Pajares. © Fotografía: José Ramón Vega.

Debutaron como dúo de tangos el pasado mes de julio en León —dentro del programa Roma en el espejo/Subterráneo de cultura—, triunfaron dos meses más tarde en el bar Suárez de la localidad de Cabornera de Gordón y… este viernes 21 de noviembre se presentan, de nuevo, en el Café Ristán del Hotel Quindós, a partir de las nueve de la noche, en lo que promete ser una velada divertida e irrepetible, como las anteriores.

Los poetas leoneses Ildefonso Rodríguez y Juan Carlos Pajares —el  primero es también músico—, con la sola ayuda de su voz y una guitarra, mostrarán la gran poesía del tango, romántica, rebelde, mestiza y urbana. Dos registros diferentes, dos visiones personales para ir del lado de acá al lado de allá, como escribió Cortázar. Cantando tangos, mano a mano.

Se viene de donde se sueña

Reproducimos a continuación un texto de Juan Carlos Pajares, miembro de este dúo singular, en el que intenta explicar “por qué un onubense afincado en León canta, o pretende cantar tangos”.

Por JUAN CARLOS PAJARES

No estuve en los bulines ni en las academias donde las minas socavan el corazón de los malevos, tampoco en los conventillos donde, aún con el humo del llano y el llanto de la indiada en la ropa, desensillan los gauchos y los gringos, y mutatis-mutandis remansan en aluvión de guapos, compadritos y algún gil. No asistí, en los peringundines arrabaleros, al baile rítmico y etílico perfumado de candombe, en el que las parejas se distancian al compás y escuchan el cuerpo del otro, ni a las interminables payadas donde se postergan los cuchillos para desenfundar las palabras hasta que uno de los contendientes caiga del contrapunto. No estuve en el bacán Cabaret Armenonville, no caminé el tango bajo los caireles de su gran araña, ni me reflejé en sus espejos, ni me embriagué con el veneno irrevocable de sus orquídeas (“Entrada para autos y carruajes”; “Hermosa terraza y jardín”; “El lugar preferido de los sportmans”, rezaban los afiches) cuando, ahora hace cien años, Gardel y Razzano pasaron el tango de los pies a la boca, lidiando aún con la resaca, tras dos noches y dos días, sin pausa y con mucho humo, en la mansión de Madame Jeannette. No estuve, o quizás sí estuve, porque se viene de donde se sueña. Así, quizás fui uno de los que embaucaron y embarcaron a Contursi, desahuciado, en pijama, en su propia Noche triste, bajo la nieve de París, de vuelta a Buenos Aires, para que, por última vez, adivinara el parpadeo de las luces que a lo lejos iban marcando su retorno. Donde seguro de alguna manera estuve, fue en el barco que alcanzó mi abuelo para volver con la frente marchita después de un malogrado intento de hacer sus Américas. Si no fuera por esa circunstancia yo no estaría hoy cantando tangos ante ustedes, o quizás, los estuviera cantando, por derecho, en algún cabaret de la desembocadura del Río de la Plata.

Ildefonso Rodríguez y Juan Carlos Pajares, "mano a mano". © Fotografía: José Ramón Vega.

Ildefonso Rodríguez y Juan Carlos Pajares, “mano a mano”. © Fotografía: José Ramón Vega.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: