Emocionante recuerdo al desaparecido músico leonés Manuel Tejada

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fibonacci, Javier Arias, Rafaria Montecristo, Tambor, Ópera Prima, Los Positivos, Brutos Sekos, José Luis Pajares, Mario y Juan Marigorta, Rob Delion, Arsel Rández y Carlos Arede, Fabián y Los Boogies… y muchos y muchas más. Todos se emocionaron este jueves 18 de diciembre en El Albéitar (León), recordando al querido amigo músico Manuel Tejada, fallecido el pasado mes de marzo.

Manuel Tejada (León, 1969-2014) se nutre de toda clase de instantes y no hay músico en León que no tenga uno propio donde no apareciera Manuel. Le conocía todo quisque y es imposible encontrar a alguien que hable mal de él. La biografía de Manuel Tejada, además, guarda numerosas iniciativas en las que puso su empeño y a cuya materialización hizo importantes contribuciones. Manuel no hinchaba el pecho y eso que tenía motivos para hacerlo. Vivía la vida con naturalidad, sin alharacas, fuegos artificiales o estridencias. Simplemente la vivía”, ha escrito Emilio L. Castellanos.

Discos, películas y revistas en el Aula "Manuel Tejada" de la ULE.

Discos, películas y revistas en el Aula “Manuel Tejada” de la ULE.

Aula “Manuel Tejada” en la Universidad de León

“Fue un gran y exquisito coleccionista, un especialista generalista y lo que hoy conocemos por ‘agitador cultural’, y sobre todo un espectador reflexivo y crítico con la cultura de finales del siglo XX y principios del XXI, que buscaba la belleza por encima de todas las cosas”. Son las palabras de José Luis Tabernero, técnico de Actividades Culturales de la ULE, en el acto de donación de la colección ‘Manuel Tejada’ que la familia ha realizado a la Universidad de León, a primeros de diciembre.

La colección compuesta por más de 4.000 discos, 2.000 de ellos de vinilo, además de 400 películas en DVD, revistas y otros impresos, ha quedado instalada en una sala de la primera planta de la Biblioteca San Isidoro (en el campus de Vegazana) que recibirá el nombre de ‘Aula Manuel Tejada’. Acceder a ella implica adentrarse en la trayectoria vital de este polifacético artista leonés que fue un espectador multidisplinar de la cultura. Con esta donación la sociedad leonesa tendrá la oportunidad de acceder a colecciones y ediciones únicas de grandes del jazz, el country, la música electrónica, el house, el rap, el rock&roll, o el pop entre otros movimientos musicales.

“Era amante de muchas músicas”, destacó Tabernero, quien ha realizado una excelente exposición sobre las ediciones, los músicos, los vinilos, los documentos y algunos “incunables podríamos llamar” de la colección que aún está sin catalogar. “Hay ediciones limitadas a las que poca gente puede acceder, ediciones especiales de vinilo, discográficas completas, y colecciones que usaba por su trabajo de Dj”.

Tabernero señaló que la colección reúne “un material digno de estudio”, cuya pretensión es efectuar primero la catalogación de todos los discos, revistas, documentos y objetos personales que configuran la colección ‘Manuel Tejada’, y a continuación que sirva de estudio de la cultura musical y editorial de los últimos tiempos para una generación joven. “Cuando le veíamos con una camiseta que decía ‘Sé Original’, significaba que estaba comprada debidamente, pues Manu siempre estaba orgulloso porque todo su material era original. Tenía un vicio tremendo por el vinilo y aquí hay trabajos de los años 60, 70 e incluso vinilos de los 20 últimos años”, explicó Tabernero, para quien esta colección es “una lección de tolerancia, de buen gusto y de sensibilidad”.

El padre de Manuel Tejada agradeció a la Universidad de León su disposición “por tener la colección aquí, por la gestión y por la cesión de la sala para recibir la colección”, y a Tabernero y Marta “por su extraordinario trabajo y por el tiempo empleado”.

Un Comentario

  1. José Luis Pérez

    Un placer, el macroconcierto, casi tres horas, que en El Albéitar pudimos disfrutar más de 300 seguidores de Manu Tejada y lo que representaba. Llenazo total, de los históricos, en tan entrañable sala, a la que Manuel asistió tantísimas veces. Repetidamente me lo imaginé por allí, de pié, sobre todo. A alguno, como a mí, nos enseñó, sin proponérselo, el encanto de El Albéitar. Y la autenticidad del cine en versión original “aunque haya que leer mucho”, decía. A los Pachos, Taberneros y a cuantos debemos esa hetereogénea velada musical, gracias, muchas gracias. Y que de alguna forma, así o parecida, se pueda convertir anualmente en una especie de Memorial Manuel Tejada.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: