“Lengua de orangután”. Iván Humanes

Portada del libro.

Portada del libro.

Lengua de orangután
IVÁN HUMANES
Editorial Base

Por ANA GORRÍA

Cuando el hombre quiso imitar la acción de andar, creó la rueda, que no se parece a una pierna. Del mismo modo ha creado, inconscientemente, el surrealismo… Después de todo, el escenario no se parece a la vida que representa más que una rueda a una pierna. / G. A.

La alienación de las prácticas culturales tardofranquistas y posfranquistas se encarna, gracias a la pluma de Iván Humanes, en Otto: un prestigiado y prestigioso crítico literario que además es un orangután fruto de un experimento fallido de la dictadura franquista. La acción de la novela comienza en el momento en que Otto prepara su discurso de ingreso en la Academia con la consiguiente oposición de determinados escritorzuelos que, liderados por Mongoy, preparan el sabotaje al crítico que ha supuesto su azote durante tantos años. Iván Humanes, en esta novela, nos presenta un juguete narrativo que toma la convención y la tradición como un ejercicio lúdico para poner de relieve conflictos tan antiguos y tan presentes como la relación entre naturaleza y cultura, poder y libertad, canon literario y expresión personal o alienación y placer.

Ya desde el título y los preliminares de  la novela se nos advierte que no es un ejercicio narrativo al uso. Todo lo contrario, Iván Humanes, reivindica como maestros autores como Kafka, Arrabal o Vila-Matas a través de una pulsión que cuestiona sistemáticamente cualquier propósito mimético en una narración que, al mismo tiempo, resulta de meridiana claridad.

A través de los dieciséis capítulos que componen el libro, la acción narrativa nos presenta una trama en la que el sabotaje y la conspiración son los responsables del suspense. A Otto se le presentan como antagonistas no solo los escritores que, liderados por Mongoy, conjuran contra él sino también las diferentes fuerzas que representadas por el estado, las fuerzas de seguridad, las instituciones desean acabar con la vida del mono.

A lo largo de la novela, Otto, cansado de sí mismo como la aberración que es y representa, solo encuentra un auxiliar en su pulsión de libertad: una joven química que sobrevive precariamente siendo la responsable de la protectora de animales. Ella, Emma Bovary, en la visión libresca y edulcorada de la realidad del crítico literario, decide compartir su destino con el crítico y partir a rumbos desconocidos, ante la amenaza y el riesgo vital que corren ambos.

El juguete narrativo de Iván Humanes es un obra difícilmente clasificable, de la que no se puede salir indemne. A través de una narración que desafía permanentemente al lector, nos propone una espacio crítico y de revisión de las prácticas culturales, de las instituciones que las gobiernan y del mercado que las hace circular. Todos cómplices, todos víctimas, todos verdugos de la aberración que protagoniza el texto. Y que nos invita a cuestionarnos, a cuestionar con la misma ironía y lucidez con la que Iván Humanes retrata un paradigma cultural. Que es el nuestro.

Lengua de Orangután es un libro que sin ser fácilmente asimilable por un lector convencional propone la literatura como un ejercicio vital. Su fuerza, tanto semántica como conceptualmente, reside en ese continuo envite a la linealidad y a la rutina del pensamiento que encuentra su correlato en la arquitectura del relato en las fugas respecto a la narración de la fiesta pánica, el panpsiquismo que conecta a Helmut con su usurpador Mongoy o el colofón de Vian, como conclusión del libro. La destreza del escritor que es Iván Humanes, su osadía, hace de este libro un remanso de lucidez que se impone en medio del ruido literario al que estamos acostumbrados. Además, como aliciente, cabe destacar el trabajo de Susana Pozo a la hora de ilustrar el libro. Un trabajo que orienta hacia la ilustración de un estudio de la figura de Otto, que acompaña su evolución.

“Nada más soltar esas últimas palabras hizo un mohín desaprobatorio que dejó al aire sus colmillos; contrariado por si esa última frase estaba dicha decentemente y en el contexto apropiado, o se trataba de una floja licencia poética (¿acaso era un poeta de la experiencia y no lo sabía?) que tenía que cuidar de cara al evento de aquella noche. Concluyó que tampoco debía ser tan estricto, que todo orangután tiene un Juan de Mairena dentro, un Luis García Montero, incluso una Isabel Allende. Y avisó a sus dos asistentes haciendo sonar la campanilla (…) La búsqueda de Otto disgregó al grupo que, disimuladamente, intentaba departir con los reunidos sobre Duchamp y Topor, alrededor de Alfred Jarry y la Patafísica, pese a no saber de quién estaban hablando, mientras soltaban la pregunta de si habían visto un orangután (…)”

Iván Humanes durante la presentación de su libro el 20 de abril de 2015 en la librería Alibri (Barcelona).

Iván Humanes durante la presentación de su libro el 20 de abril de 2015 en la librería Alibri (Barcelona).

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: