Víctimas

refugiados02

Por LUIS GRAU LOBO

Leemos que mueren niños y pasamos la página. Vemos fotos desgarradoras e imaginamos otras peores aún, que no llegan a publicarse, y cerramos los ojos. Pero aparece un niño vestido como nuestros hijos, ahogado en una playa como las playas de donde acabamos de regresar este verano y sin una madre que corra hacia él, porque la sabemos muerta también y, entonces, nace un símbolo. De la mierda de Europa que estamos construyendo, erizada de alambradas y privilegios, cada vez más autista y elitista. De la incompetencia de nuestros dirigentes, algunos provistos de parecidos sentimientos a los que alumbraron las peores épocas de nuestra historia. De la deriva de un mundo que se cuartea por todas partes sin remedio. De cómo atender a los desfavorecidos, barriéndolos bajo desdén, toneladas de bombas y algo de caridad. De la vergüenza que debería abrumarnos y dura el rato justo de haberlo visto y poco más. De lo fácil que es compadecerse, como hago ahora, y lo ajeno que es padecer…

De todo eso y de más cosas, el cadáver de un crío al que robamos todo futuro ha sido convertido en un símbolo. Pero ya tenemos demasiados símbolos: imágenes de desdichados penosamente encaramados a vallas afiladas durante horas terribles de sol, fotografías de madres asidas a su angustia y a sus hijos en el andén de una estación de la que no parten trenes para ellos, retratos de personas impelidas a mendigar derechos básicos que se les niegan fríamente, de enfermos que deben suplicar papeles para demostrar que existen… Estamos ahítos de iconos. Nos gustan demasiado; así somos de pretenciosos y fatuos. Nos rasgamos las vestiduras ante ellos como quien se postra ante el ídolo y sale después a la calle reconfortado, pero no transformado. Y no son símbolos. Ni alegorías de un siglo que comienza mal de nuevo. Ni emblemas de nada. Son víctimas y merecen justicia. Eso que circunscribimos al encerradero de encantadoras y pulcras calles por el que paseamos apáticos en la carcomida Europa.

(Publicado en La Nueva Crónica de Léon, el 5/9/2015)

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: