“Nuevo mundo amoroso” de Enrique Carlón

El pintor Enrique Carlón.

El pintor Enrique Carlón.

El pintor leonés Enrique Carlón, que lleva muchos años sin exponer en su ciudad, inaugura una muestra de su obra plástica en La Casona de la Fundación Carriegos, bajo el título “Nuevo mundo amoroso”. La inauguración tendrá lugar el viernes 16 de octubre a las ocho de la tarde, con asistencia del artista. Entrada libre. Reproducimos el texto escrito por el poeta y músico Ildefonso Rodríguez, amigo del artista, para el díptico de la exposición.

Por ILDEFONSO RODRÍGUEZ

Hay artistas cuya existencia (cuya obra, se suele decir, pero algo muy simple me impide esta reducción) nos hace plantearnos de nuevo qué es el arte, tener arte, hacerse con un arte. Su saludable encarnadura incomoda a unos, a otros nos afirma; según va la marcha de la pesadillesca Historia deberían estar extinguidos, como algunas civilizaciones. Pero reaparecen. Y al hacerlo dan la razón a aquellos para quienes el arte es cosa común y excepcional, porque es una gracia que todos poseemos pero muchos olvidan. Incomodan a los razonables que teorizan procesos de aprendizaje, deliberación, error y acierto, estrategias, astucias. Esto es lo crucial: son artistas con un poder, pero parecen descuidar la voluntad de ejercerlo. Y cuando se manifiesta, si obra (y siempre acaba por obrar, esto es lo escandaloso) lo hace como al margen de su voluntad. No tienen, pues, voluntad de poder.

¿Y cómo son capaces de hacer lo suyo, de mostrar finalmente su poderío, si no está celado por un plan, una idea, una voluntad? Sus obras no son flor de un día, ni ellas y ellos suelen estar dispuestos a creer en milagros o mitificaciones. Por el contrario, en el trato con las materias de su arte manejan técnicas precisas y complejas, perseveran en lo encontrado, echan media vida en el taller. ¿Cómo lo hacen?

Quienes más les refrendan (una tradición antigua que dice: “nace, no se hace”) suelen hablar de genio, súcubo familiar, duende. Viene a ser como si en su dejación del poder fueran asistidos por uno venido de las estrellas. No. La voluntad ausente, incluida la negadora (siguen haciendo lo suyo, no lo destruyen, no lo ocultan) está compensada por otra potencia, la mayor y más de propia de cada uno, el deseo. Lo que tienen es deseo y ésa es su mayor extrañeza. Deseo, ganas, ansia, anhelo, en un sentido contrario al aforismo de Blake: “El que desea pero no obra engendra peste”.

Como en un cuadro de Magritte, que pintó las trampas de la razón y de los sentidos. En un cielo estrellado aparece una nueva constelación. No es COGITO ni es VOLUNTAD DE PODER lo que se lee en el cielo. Allí arriba pone DÈSIR, DESEO.

Qué necesarios son estos artistas. No sólo porque suelen estar ultracapacitados para entregarnos hermosura y alegría, tan necesarias siempre, sino porque siguen ejercitando otra potencia también casi semiextinguida (¿y qué va a sustituirla?), incómoda para tantos razonables, los dictadores del “sentido común”: la imaginación. De trabajar con algo, lo hacen con la imaginación. Como el visionario o el chamán, sus manipulaciones y metamorfosis tienen un fin: dar con la imagen que haga visible lo inesperado, el súbito de Lezama, y se contraponga al repertorio de las imágenes degradadas que nos enturbian la vida.

Así me pareció siempre Enrique Carlón, cuando pone palabras, colores, formas, cosas en el aire. Y como los artistas de su clase suelen poseer también el valor de la verdad (también firmeza para decir a las claras lo que piensan, caiga quien caiga; y el orgullo y esa irritante capacidad de gustarse a sí mismos –¿y por qué no?–), él no oculta las cosas de su vida, las incorpora a su arte. Proclama que es surrealista, que pertenece a una civilización ya enterrada, según los sabios. Decirlo no desbroza ni agota unas imágenes como éstas suyas, en resonancia con Meret Oppenheim, vistas en una iluminación profana, en un sueño, colgadas después a su aire:

Una taza de perfumadas plumas
y el hierro en el manso corazón del pan.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nota sobre la exposición:

Tras la reciente clausura de Objetos Revelados, su exposición de esculturas encontradas (ready made) en el Museo Barjola, Enrique Carlón acerca a La Casona de la Fundación Carriegos una selección de su obra plástica recogida bajo el epígrafe Nuevo mundo amoroso, título tomado del tratado del socialista utópico Charles Fourier, donde se formula un nuevo estado de armonía, sin restricciones en la expresión de las pasiones y la individualidad, que causó gran impacto en André Breton y en el movimiento surrealista internacional cuyo ideario es transformar la vida a través de la acción poética y artística.

Artista multidisciplinar y poeta, Enrique Carlón ha sido  fundador del Círculo surrealista de Gijón y ha publicado en las revistas Orfebre, Luz Negra, Salamandra, Kula, así como en Cuadernos Leoneses de Poesía, además de exponer su obra en importantes museos y salas nacionales e internacionales y realizar con el Mosaico Talía la pavimentación pública ante el Teatro Jovellanos de Gijón.

A través de muy diversas técnicas y soportes (encáustica, tintas y óleo sobre seda, lienzo y madera, collage) despliega su universo pictórico, que surge del proceso creativo automático. Un nuevo mundo plagado de seres fabulosos que se transforman, se enlazan y se expanden danzando rítmicamente, donde la línea como  fuerza  generadora de todas las formas, reforzada por el color, crea un espacio bidimensional pleno de representaciones simbólicas que van de la geometría a la figuración.

La amanita muscaria, la espícula, la sal, la mandrágora… sedas pintadas de impactante diseño forman parte del proyecto de ilustración del Libro de los venenos con el poeta Antonio Gamoneda.

Durante la inauguración de la muestra Pablo Alvarez Cortiñas, vicepresidente de la Fundación Carriegos, agradeció a Enrique Carlón su elección de La Casona  para mostrar sus últimas creaciones en su regreso expositivo a la ciudad de León.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un Comentario

  1. Carlos Marquina Perez

    magnífico el trabajo de este pintor. Lo vimos en León, y nos sorprendió

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: