Poesía “salvaxe” y periodismo cultural en el Festival Eñe

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Al margen de los grandes nombres, una pequeña representación de los “poetas salvaxes” del norte peninsular desembarcó este año en el Festival Eñe que se celebró en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, los días 20 y 21 de noviembre, invitados por el escritor y periodista Manuel Rivas (coordinador del festival en esta séptima edición). En el encuentro también estuvo presente TAM TAM PRESS, en el marco de una mesa redonda sobre “Abrir pasos en el periodismo cultural”.

Por ELOÍSA OTERO

Poetas salvaxes de la periferia, como los gallegos Karlotti Valle, Eva Veiga, María do Cebreiro y la compositora Chefa Alonso, el leonés Víctor M. Díez o la vasca Leire Bilbao, leyeron sus proclamas y sus versos entre las columnas de la segunda planta del Círculo de Bellas Artes, entre puestos de libros, pequeños taburetes y mucha gente pululando alrededor. “Dentro de la programación alternativa que se ofrece estos días, destacan las lecturas poéticas”, decían los periódicos. ¿Por qué la poesía se considerará siempre “programación alternativa”?

Karlotti Valle, uno de los organizadores de la Semana de Poesía Salvaxe de Ferrol por la que ha desfilado casi un centenar de poetas y músicos en los últimos ocho años, resumió con estas palabras una parte de lo que suponía ser “poeta salvaxe” y estar ahí:

“(…) Vengo del corazón de la periferia donde el corazón del mundo palpita a sus anchas.

En la periferia tenemos el mar a nuestras espaldas, las rosas de los vientos florecen a lo largo de las orillas, y asistimos a una perpetua ceremonia, AL MATRIMONIO DE LAS ORILLAS Y DE LOS HORIZONTES.

Es envidiable la PERIFERIA.

Pero también tenemos carencias:

DEMASIADOS CENTROS COMERCIALES, Y POCOS CENTROS DE ATENCIÓN, Y UN CENTRO DESOLADO, y en EN RUINAS, BAZARES DE VOCES muertas,

Pero Hoy estamos aquí y podemos celebrar que haya por un momento un lugar donde mostrar las maravillas mas inútiles y necesarias, escuchar las palabras inventando el Mundo, o dando voz al silencio de todas las cosas

Vengo de la Periferia, y traigo noticias.

Agradecemos de todo corazón la invitación que nos ha hecho Manuel Rivas para participar en esta cita, agradecemos que haya tenido en cuenta a un tipo de poesía que va más allá de los premios literarios y que no se deja meter con facilidad en las colecciones de libros ni en sus antologías. (…)”

Y, mientras los grandes nombres del festival —Juan Goytisolo, Baltasar Garzón, Juan José Millás, Julio Llamazares, José Luis Cuerda, Miguel Ríos, José Luis Pardo…— llenaban de público las grandes salas, en el pequeño y un tanto ruidoso espacio chill out habilitado al efecto los poetas salvaxes y desgranaron sus versos cada uno en su estilo, en petit comité. Por allí pasaron además Javier Gallego Crudo, José María Garrido, la cacereña Ada Salas, el mexicano Jesús Carmona Robles, David González…

Durante los dos días del festival, los poetas salvaxes apenas salieron del enorme salón de las columnas. Alli también, junto a una mesa de bar, editores periféricos como Fabio de la Flor (Editorial Delirio) o Pablo Mazo (Salto de Página) mantenían encuentros con autores que se acercaban con sus manuscritos bajo el brazo, en busca de editor. En otros espacios se celebraban talleres, conferencias express, diálogos intrépidos… Pero la “programación alternativa” también era intensa y, entre lectura y lectura de poesía, hubo tiempo de encontrarse con amigos y amigas, charlar, tomar un café —cortesía del festival— o una cervecita —más bien cara— en el bar habilitado detrás de los puestos de libros, antes de volver a acercarse al pequeño escenario chill out para seguir escuchando a los poetas soltar sus palabras “como palomas mensajeras en una plaza pública”, en expresión de Karlotti Valle.

Clara Morales, Manuel Cuéllar y Eloísa Otero durante la mesa redonda en el Festival Eñe.

Clara Morales, Manuel Cuéllar y Eloísa Otero durante la mesa redonda en el Festival Eñe.

El último día, a última hora, se celebró una mesa redonda sobre “Abrir pasos en el periodismo cultural”, en la que participé junto a Clara Morales (“hay que preguntar lo que nadie pregunta”) del diario infolibre.es, y Manuel Cuéllar (“los periodistas sí podemos realizar proyectos sostenibles”) de elasombrario.com, ante un público interesado. Hablamos de nuestros proyectos a contracorriente, de lo difícil que resulta ejercer el periodismo libre en estos tiempos de crisis y precariedad, de la posibilidad y las dificultades a la hora de desarrollar proyectos de comunicación cultural económicamente viables…

Al salir de la mesa redonda me vino a la cabeza algo que dijo en su día Ezra Pound: la noticia está en el poema, en lo que sucede en el poema… Y mientras el músico gallego Quico Cadaval cerraba el festival con un espectáculo basado en historias de la literatura oral, me acerqué a los poetas que se tomaban la última cerveza junto al espacio chill out de la poesía alternativa y me sentí periférica como mis amigos salvaxes, pero agradecí de corazón a Manuel Rivas que me hubiera invitado a este Festival Eñe para contar cómo consigue sobrevivir una plataforma pequeña, libre y participativa como TAM TAM PRESS en medio de la crisis. Una plataforma que intenta atender a lo pequeño, a esa “cultura del susurro” que no deja de ser importante a la hora de “crear comunidad”, a la hora de compartir y entender la cultura —y el pensamiento y el arte y la creación— como un lugar de encuentro, pero también de disfrute y reflexión.

Para ser verdaderos periodistas, y verdaderos poetas, seguramente haya que “sentirse incómodos”, como dijo Carlos Oroza —ese gran “poeta salvaxe” de quien nos llegó la noticia de su fallecimiento en Vigo, a los 92 años, mientras disfrutábamos del último día del festival—. Porque nuestro oficio (el de los periodistas, el de los poetas) realmente no es otro que “el oficio de vivir”, aunque ahora mismo sobrevivamos absolutamente a la intemperie. Y porque ejercer el periodismo y/o la poesía de forma libre (y salvaxe) sigue siendo, hoy más que nunca, un auténtico ejercicio de resistencia frente a un sistema que sin ninguna duda está y actúa “contra la cultura”.

Gracias a Manuel Rivas por “abrir pasos”, a través del Festival Eñe, a otras propuestas periféricas, diversas, alternativas, generosas y genuinas.

(…)

Más allá de lo escrito o lo nombrado
No hay más bondad que la que emana de la inteligencia
Lo que tomó fuerza en nosotros cuando la incertidumbre.
Cuando en la incertidumbre
En la enumeración caótica
Reunidas las palabras que componen el discurso
Los caracteres se van formando.

(…)

CARLOS OROZA

Acerca de Eloísa Otero

Periodista y escritora leonesa.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: