Juegos para recordar la infancia

Muñeca
Una de las figuras de la exposición. Foto: Laura Fraile.

Por LAURA FRAILE
últimoCero.com

La Sala de Exposiciones del Teatro Zorrilla de Valladolid acoge hasta el 17 de enero la exposición “Sueños de la infancia”. Una muestra organizada en colaboración con la Fundación Educa que reúne los juguetes más tradicionales y más utilizados por distintas generaciones.

No necesitan pilas, han sido capaces de resistir el paso de muchas generaciones, no son una víctima más de la obsolescencia programada que invita a comprar, usar y desechar y, sin duda, son capaces de evocar en el que los observa todos esos recuerdos asociados a la infancia que a veces nos empeñamos en mantener en el olvido. Todos estos valores están presentes en la veintena de juegos reunidos en la exposición `Sueños de la infancia´, una muestra que puede visitarse en el teatro Zorrilla de martes a domingo en horarios de 12 a 14 y de 19 a 21 horas.

Dos decenas de figuras de papel maché, de no más de 30 centímetros de altura y guardadas en unas cápsulas de cristal forman parte de esta exposición. La primera de ellas nos muestra a un niño vestido con un jersey de rayas jugando con su patinete. A su lado, un simple palo de madera sostiene la cabeza de un caballo que, en la imaginación de otro niño, es tan real como cualquiera que tenga cuatro patas.

Otra de las figuras representa el juego de los osos de peluche. Según cuentan, su nombre original (teddy bear) rinde homenaje al presidente estadounidense Theodore Roosevelt, quien se negó a disparar a un oso en una cacería convocada con fines promocionales.

Sí le, no le, sí le, no le… Esto es lo que parece estar pensando una de las niñas de esta exposición, que aparece sujetando uno de esos álbumes de cromos a los que siempre les faltaba uno para completar la colección. A su lado, un niño pelirrojo con vaqueros contempla con atención unos tebeos que nos recuerdan el gusto de volver a disfrutar del olor del papel.

Detalle de una de las figuras. Fotografía: Laura Fraile.
Detalle de una de las figuras. Fotografía: Laura Fraile.

“Desde una caja que se transforma en un carro a un conjunto de maderas que, agolpadas, forman el castillo más inexpugnable que se haya visto nunca”. Con estas palabras describen en la exposición a la figura que representa el gusto de inventar juegos.

A continuación el visitante tendrá la oportunidad de leer unas instrucciones muy sencillas que todo el mundo ha puesto en práctica alguna vez en su vida. “Hacer chocar la peonza contra el suelo mientras, a la vez, se estira la cuerda a la que ésta va unida”.

Una niña negra con trenzas y gomas de colores, tumbada en el suelo y con un vestido de girasoles elige la pintura amarilla. Poco importa salirse de la raya si se está disfrutando con este acto tan sencillo como es el de colorear. ¿Y qué decir del diábolo? El vértigo de mirar hacia arriba deseando que el lanzamiento llegue hasta el sol o el reto de recogerlo entre la cuerda para, después, colarlo entre las piernas, lanzárselo a un amigo y volver a impulsarlo hacia arriba…

Imposible elegir uno sólo de todos los juegos representados: el tirachinas, la rayuela, las canicas, la cometa, las muñecas recortables… Aún tienes diez días para visitar esta exposición. Observa, recupera tus recuerdos, acude en compañía de los que han crecido rodeados de tablets… Déjate llevar.

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .