Pedro Pastor y Guille Jové: “Apostamos por volver a Valladolid y presentar con la banda”

Pedro Pastor. Fotografía: Nicola Beccu.
Pedro Pastor. Fotografía: Nicola Beccu.

Pedro Pastor regresa a Valladolid, aunque en esta ocasión acompañado de Guille Jové, de Los Locos Descalzos. Ambos compartirán escenario el próximo viernes 18 de marzo en la Sala Asklepios, de la mano de últimoCero. Cuentan en esta entrevista como ha surgido esta gira, la nueva banda y sus proyectos inmediatos. Las entradas para el concierto se pueden adquirir de forma anticipada en El Largo Adiós, La Bici, Gondomatik y Entradium.com.

Por JORGE OVELLEIRO
últimoCero.com

A menos de una semana de que pase por Valladolid para estrenar junto a Los Locos Descalzos su gira de despedida de ‘La Vida Plena’, hablamos con Pedro Pastor para que nos cuente cómo ha sido el proceso hasta aquí, qué nos depara el concierto del 18 de marzo y sus planes más allá de esta gira.

—En otoño de 2014 vio la luz el disco que ahora despides, ‘La Vida Plena’. ¿Cómo lo sientes casi un año y medio después de su salida?

—Se ve distinto, porque todo se enfría. Cuando estás haciendo el disco todo es muy emotivo, todo es muy caliente y muy subjetivo. Intentas ser objetivo pero es muy difícil, entonces todo se ve con la emoción de estar grabando, pariendo el disco. Luego claro, pasa un año y medio, escuchas el disco y todo eso se ha enfriado, la escucha puede ser más objetiva. Y sorprendéntemente, o no tanto, me sigue gustando mucho. Hay cosas que cambiaría por supuesto, pero la verdad es que lo escucho ahora y pienso que hicimos lo que teníamos que hacer, lo que quisimos hacer y nos salió bien. El resultado creo que es bueno y lo sigo creyendo un año y medio después. Obviamente uno también evoluciona y cuando entre a grabar otro proyecto haré cosas diferentes. Me he reafirmado, no reniego en absoluto de él, sería injusto conmigo mismo y con mi trabajo.

—Más allá del material grabado, la gira de presentación fue intensa y un volcán de emociones.

—Me acuerdo que hace un año justo que es cuando estaba haciendo la gira por España, entre febrero y marzo, y la verdad es que la recuerdo con mucha alegría, fue un momento de mi vida muy tierno y del que me guardo recuerdos supongo que para siempre. Luego las giras se irán sucediendo y ya costará más ubicarlas. Fue preciosa y me permitió hacer itinerancia en España, algo que me encanta, salir de casa y no volver, hacerlo todo seguido hilando los viajes como si estuvieras fuera de tu país. Y además me ha permitido, sobre todo, cruzar el charco. Lo más importante de La Vida Plena hasta ahora ha sido eso, la posibilidad de esa apertura a América Latina que me vuelve loco. La estoy descubriendo poco a poco y me está enganchando mucho más rápido de lo que la voy descubriendo.

—A ello vamos, ¿cómo ha sido esa experiencia en Latinoamérica? Además en una de las etapas acompañado por tu colega Muerdo.

—Al final he visitado Colombia, Ecuador, Bolivia, Perú, Chile, Argentina y Uruguay. El primer viaje fui yo solo y compartí 15 días con Muerdo. La verdad es que buena, muy buena. En general ha sido todo muy positivo. Porque compartimos público, compartimos las canciones, aprendemos el uno del otro y siempre suma. Compartir siempre suma y nunca resta. Era la primera vez que íbamos los dos y fue emocionante vivirlo juntos. Luego él siguió por su camino y a mí me quedó un mes y medio de gira que también disfruté locamente. Es realmente sorprendente que vayamos a cantar a Medellín, vendamos 165 entradas y que la gente cante las canciones o de repente una tipa se venga desde Ecuador a vernos a Colombia. Hay cosas que no te puedes llegar a imaginar ni esperar nunca, te sorprenden muy gratamente cuando llegas y ves ese cariño con el que te están esperando y esos brazos abiertos.

—¿Sientes que vuestra manera de entender la música facilita ese contacto con Latinoamérica?

—Este modo de entender la música y la vida te conecta de una manera muy fuerte y muy estrecha con una parte de la población latinoamericana, igual que con una parte de la población española. Tu intención a la hora de cantar te lleva a un lugar o a otro. Pasa lo mismo aquí, conectamos con un tipo de gente que busca otros incentivos en la música, que le llega la música de otra manera sin prejuicios y desde el amor. Esa forma de ver la música forma parte de esa forma de ver la vida, creo que van de la mano, que no se pueden separar. La música es emoción, es el despertar de un sentimiento, una alteración en tu estado anímico, nervioso, psicológico y espiritual, incluso físico me atrevo a decir.

—Volviendo a este lado del charco, ¿cómo fue aquel primer paso por Valladolid?

—La verdad es que tengo muy muy gratos recuerdos junto a los Curioso Periplo. Llegué un viernes, me vienen a recoger, llegamos a la casa y están haciendo dos tortillas de patata con todos los hippies de la ciudad, otro que acababa de llegar de Marruecos, y tenemos ahí una velada maravillosa, en familia, tocando cancioncitas. El domingo nos fuimos al Open Mic Pucela que lleva el Meister, que es el micro abierto más caóticamente bonito que he visto nunca. Era una locura, pero una locura preciosa, desde lo petado que estaba que no se podía casi respirar, los géneros de la gente que salía a cantar, aquello fue la revolución con el grupo que tenían el Meister y su colega que tocaron unos tema que me encantaron. Y luego el concierto del lunes, que fue la gran sorpresa de la gira. Ver a todas esas personas para mi fue una locura, porque cuesta mucho meter a cien personas en España. En cualquier sitio cuesta muchísimo, es ir muchas veces. De pronto voy por primera vez a un lugar que además tiene esa fama de fachadolid y encontrarme esa acogida fue un subidón enorme. Por eso es que ahora regresamos y apostamos por volver con la banda.

Pedro Pastor y Los Locos Descalzos
Pedro Pastor y Los Locos Descalzos. Fotografía: Davis Sales.

—Además, estrenando banda: Los Locos Descalzos…

—Hemos hecho un único concierto hasta ahora de Pedro Pastor con Los Locos Descalzos que fue en Tenerife teloneando a Fito. Es por lo que existe. Mi banda no podía venir y tuve que buscar una alternativa que fue esta. Son chavales mi barrio, de Rivas (Madrid). Nos conocemos de hace muchos años, son muy buenos músicos, habíamos tocado en jams, hemos ido a clase juntos, pero nunca habíamos tocado mis temas. Después de aquello se me ocurrió que nos tiráramos a la carretera esta primavera. Y el primer concierto de Pedro Pastor & Los Locos Descalzos oficial es en Valladolid el 18 de marzo. Con todo lo que ello supone, lo bueno y lo malo. Los nervios, la ilusión, la frescura… Y lo malo que es el verdor. Si vas al primer concierto y vas al último de una gira hay una diferencia grande en el sonido de la banda, pero vais a verlo nacer. Ahora estamos haciendo los últimos ensayos, ensayos generales, y la verdad es que todo camina, todo suena, sobre todo nos entendemos muy bien dentro y fuera del estudio. Lo más bonito es que están implicados. No sabemos cuánto va a durar pero los conciertos que hagamos van a ser de una banda, no de un cantante y unos músicos. Yo creo que eso es lo realmente bonito de este proyecto y lo que a mí más me ilusiona, que estén implicados a fondo y que les guste, les haga ilusión que vayamos a tocar. Percibir eso para mi ha sido muy bonito, porque es la primera vez que lo percibo.

—Despides ‘La vida plena’, ¿y ahora qué? ¿Próximo disco?

—Pues ya tengo los temas, pero me he metido en una gira… Así que a esperar que termine para grabar el disco. Hay y bastante de lo aprendido en Latinoamércia, hay una evolución rítmica muy importante para el segundo disco. Ya en el primero había mucho eclecticismo, si algo caracteriza a La Vida Plena es que es totalmente ecléctica, pero todo son ritmos muy occidentales. Ahora de pronto hay una canción con aire de chacarera, otra con aire de candombe. No me puedo ceñir bien a los ritmos como tal porque soy nuevo en ellos peros si que los he incluido ya en mi manera de hacer canciones. Va a ser todavía más mestizo en cuanto a instrumentos también, porque si haces una canción con aire de chacarera no hay una batería sino que hay un bombo legüero, porque de eso se trata. Yo creo que para un músico de eso sirven estos viajes, aparte de para crecer como ser humano que es lo que más se crece, sirve para traer sonidos y ritmos de ahí donde se va e incluirlos en los sonidos y ritmos que uno tiene, que uno trae de herencia cultural. Música ya hay, y hay muchísima, por supuesto que cabemos todos y cabemos todas, pero creo que eso es lo bonito. Si vas a traer algo que busque el riesgo, que busque la novedad.

Guille Jové en concierto.
Guille Jové en concierto. Fotografía: Jorge Cantuche.

: : Guille Jové: “Con Enraizando he superado la barrera de transmitir mis canciones fuera de mi entorno cercano”

—’Enraizando’, tu disco debut, se presentó en junio de 2015. ¿Qué ha pasado desde entonces?

—Ha sido la excusa para salir afuera con algo bajo el brazo que poder presentar. Empezó con algunas fechas en verano, como tanteando a ver qué tal, y a partir de ahí han ido saliendo más y más, retroalimentándose unas con otras. Además en cada sitio que voy está gustando bastante, a la gente le ha llegado y los discos se van vendiendo muy bien en cada concierto. He superado la barrera de transmitir mis canciones fuera de mi entorno cercano, lo cual es importante y es lo que más me está llenando del proceso. El culmen está siendo salir un poco de Castilla, ir a Bilbao o Madrid por ejemplo, empezar a conquistar otros territorios, sonar en algunas radios, son como los hitos dentro de este camino.

—En definitiva, el recibimiento del disco por parte de la gente está siendo bastante positivo.

—Para mí es un orgullo como lo está recibiendo la gente, el público. Al final tu compones en base a una idea, en base a unos ideales políticos como es mi caso, y por lo general la gente se identifica con las historias, les está llegando. Y para mi eso es muy importante, valoran lo que hay, valoran lo que cuentas y quieren saber más. Para mi que se lleven el disco a casa es el reconocimiento hacia ese trabajo que hay detrás y hacia ese mundo que es en el que yo creo, que realmente demuestra que somos más de los que aparentamos.

—Además, tanto para la grabación del disco como para girar te has rodeado de una gran selección de músicos locales, bautizados como La Orquesta Castellana.

—Ayer lo hablaba con Nacho Castro [batería]. Empezó a lo tonto, teníamos con Dani Guantes [encargado de la grabación] grabadas las guitarras y fue como ahora qué. Empezamos a buscar gente, todo como muy inocente, me iba encontrando por ahí y les comentaba oye no te apetecerá grabar tal, y entre amigos de unas cosas y de otras salieron ocho musicazos. Desde guitarras eléctricas, sección de vientos con el saxo y la trompeta, la percusión, el bajo, los coros, el violonchelo… Al final ha quedado un grupo de amigos, que nos vamos juntando para distintos conciertos, cuando a la gente le apetece, sin compromiso, para divertirnos y pasalo bien, pero que se han comprometido con el proyecto porque les ha llegado, porque les llenan las canciones.

—Y ahora, junto a la Orquesta, surge la oportunidad de telonear a Pedro Pastor.

—Para mí es otro hito junto a los que he comentado antes en el camino. Se cierra el círculo. Hace un año yo le escribí porque siento que su música y la mía tienen muchas coincidencias entorno al mensaje y al mundo en que creemos, pero el año pasado tenía todo el sentido que fueran los Periplo. Que este año sin yo haber intermediado haya surgido la posibilidad de telonearle es para mi una oportunidad de la hostia. En mi opinión, es de la gente que está haciendo música más sincera a día de hoy a nivel estatal, además con ese modelo que tiene de autogestionarse y autoeditarse. Su música no es solo música, conlleva un proyecto y la gente se identifica con él no solo con las canciones.

—Tus canciones no siguen la estereotipada temática de amor-desamor en la canción de autor.

—La clave viene de las cosas que uno vive. Concibo la música, y en eso siento que coincido con Pedro, como una herramienta de transformación social, porque creo que otro mundo es posible y las canciones pueden ayudar a alcanzarlo. Es un tipo de música que no es panfletista, no intenta vender nada a nadie, sino que es lo que tú sientes entorno a ciertos aspectos de la vida y la manera de contarlos. No es una cuestión de hacer un ejército, un séquito que venga detrás. Siento la necesidad de transmitir un mensaje y al que le llegue le llegó.

—Incluso más allá de la política convencional hablas de la naturaleza, del campo, de otro tipo de relaciones humanas.

—Poca gente le escribe al campo desde la música digamos comercial, también porque poca gente vive cerca del campo. Ahora vivimos todas de espaldas a la naturaleza y la gente no le canta a lo que tiene detrás sino a lo que tiene delante. Y si lo que tienes delante es una mega urbe al final le termina cantando al amor porque la mega urbe es una basura. Yo aprecio el campo, lo disfruto, lo interpreto y me parece una parte esencial en mi vida, son esos ambientes y lo que a mi me transmiten lo que hace que las canciones, al final, sean únicas.

—Además de ese otro enfoque en la temática, también reivindicas el folclore y las raíces.

—A mí me parece básico saber de dónde venimos para saber a dónde vamos. El folclore es esencial. Yo no soy una persona que haya tenido la suerte de que en casa de pequeño me lo hayan puesto, ha sido un descubrimiento más bien tardío, pero es una música que aglutina muchos saberes, muchas tradiciones que de otra manera se pierden en otras canciones y de ahí esa importancia. Si puedo meter una jota entre medias de mis conciertos, además una tan vistosa como ‘Las panaderas’, la gente lo disfruta mogollón. De hecho es de las que más gustan porque la gente la desconoce de otros ambientes, eso quiere decir que la difusión del folclore no está siendo la adecuada y por eso se está perdiendo.

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .