ARTifariti 2016 rompe “la espera” y ofrece arte para cambiar el futuro del Sáhara Occidental

Exposición al aire libre de una obra de ARTifariti 2015. Fotografía: Antonio Muñoz.

Exposición al aire libre de una obra de ARTifariti 2015. Fotografía: Antonio Muñoz.

Entre el 29 de octubre y el 11 de noviembre, convivirán en los campos de refugiados saharauis de Tindouf (Argelia) artistas locales y creadores de distintas nacionalidades con el objetivo de crear un espacio de convivencia y diálogo para reflexionar sobre la salida a un conflicto internacional que se extiende ya durante más de 4 décadas. Son los encuentros ARTifariti 2016 que, en su décima edición llevan por lema Después del Futuro, y servirán, además, para mostrar proyectos de los propios autores.

Por ISAAC MACHO

Todo preparado en los campamentos saharauis de Tindouf, al suroeste de Argelia, para que el próximo 29 de octubre comience la décima edición de los Encuentros Internacionales de Arte y Derechos Humanos del Sáhara Occidental (ARTifariti) que reunirá a casi 80 participantes. Asistirán artistas saharauis, argelinos y de otras muchas nacionalidades, además de una gran representación de colectivos jóvenes saharauis no necesariamente vinculados al ámbito de la creación artística.

Una de las particularidades de esta edición será que muchos de los asistentes lo harán a distancia, a través de exposiciones digitales en la plataforma www.afterthefuture.care o mediante un programa de películas que se proyectará en los campamentos durante la celebración de ARTifariti 2016.

Integran la nómina de artistas, entre otros, Samir Abchishe, Uarda Abdelfatah, Maddi Ahmed, Said Ait Ali, Zaim Al-Lal Daf, Bachir Ali Abde, Harma Aziz, Mohamed Baicha, Smail Banan, Eric Baudelaire, Rabah Slimani, Bettina Sommer, Ahmed Soukahal, Mohamed Suleiman, Oussama Tabti, Unión de Mujeres Saharauis (UNMS), Mohamed Yahya o Fares Yesaad.

También figuran entre los invitados, creadores más conocidos para el público español como María Alcaide, Javier Andrada, Rosana Antolí, Campaña Negra, Marina Curci, Declinación Magnética, Democracia, Desmaquillando Tabúes, Alonso ‘Loncho’ Gil, Juan Carlos Gimeno, La Ignorancia-Ana Cembrero & Jorge Piquer, Rogelio López Cuencia, Pablo Martínez Conradi, Rocío Medina, Coco Moya & Iván Cebrián (Menhir), Daniela Ortiz, Jesús Palomino, Paloma Polo, Paul B. Preciado y Clara Puente.

Saharauis y artistas extranjeros dialogan sobre sus obras. Fotografía: Antonio Muñoz.

Saharauis y artistas extranjeros dialogan sobre sus obras. Fotografía: Antonio Muñoz.

Los Encuentros, que se prolongarán hasta el 11 de noviembre, nacieron hace 10 años con el objetivo de utilizar “el arte contemporáneo como herramienta de apoyo al pueblo saharaui en su proceso de resistencia a la ocupación del Sáhara Occidental por parte de Marruecos”.

En ese ambiente artístico, de artistas locales y del extranjero, los promotores de este evento, a caballo entre la cultura y la política, tratan de “crear un espacio donde trabajar en la resolución de un conflicto de opresión con más de 40 años de historia, desde las prácticas artísticas”.

José Iglesias García-Arenal, uno de los comisarios españoles junto a Charo Romero Donaire, insiste en que ARTifariti 2016 quiere centrar sus actividades “en los colectivos y artistas saharauis jóvenes”, al coincidir con el 25 aniversario de la firma del alto el fuego entre Marruecos y el Sáhara Occidental (1991), tras 15 años de guerra, cuando nacieron muchos jóvenes que han vivido toda su vida como refugiados.

Sencillez y profundidad en una obra de ARTifariti 2015. Fotografía: Antonio Muñoz.

Sencillez y profundidad en una obra de ARTifariti 2015. Fotografía: Antonio Muñoz.

“Por ello hemos querido involucrar en ARTifariti a diferentes creadores y colectivos de jóvenes de fuera y de dentro de los campamentos saharauis en las diferentes actividades organizadas con motivo de este acontecimiento: mesas redondas, exposiciones, presentaciones, performances, la plataforma digital, etc.”, señala Iglesias García-Arenal. En este sentido, hay que destacar, especialmente, la reunión que tendrá lugar en el Museo de la Resistencia orientada a reflexionar sobre el futuro de la juventud saharaui.

Precisamente, el título de los X Encuentros, Después del futuro, guarda relación con una generación que ha crecido en los campamentos en un clima de gran incertidumbre a la espera del anunciado referéndum de libre determinación, que no termina de llegar. Una generación que ni conoce la tierra por la que lucha.

Objetivo de esta cita cultural reivindicativa es, igualmente, “utilizar la plataforma artística de ARTifariti como medio para crear una red de solidaridad internacional, lejos de las fronteras saharauis”. Un espacio donde reflexionar sobre la salida al conflicto saharaui y también sobre los problemas que generaría vivir en una sociedad estabilizada, una manera de responder a la pregunta ¿cómo imaginar el futuro?

Al iniciar los preparativos de estos Encuentros Internacionales de cara a 2016, el planteamiento era realizar una edición doble, tanto en los campamentos como en la zona ocupada por Marruecos donde reside el resto de la población saharaui. Finalmente “tuvimos que desechar esa propuesta por imposible”, reconoce el comisario español, “ya que la situación actual en la zona ocupada es durísima aunque pensamos que es totalmente necesario organizar también allí ARTifariti”.

Joven saharaui muestra al público el libro del pintor Javier de Blas "Viajero en Tindouf". ARTifariti 2015. Fotografía: Antonio Muñoz.

Joven saharaui muestra al público el libro del pintor Javier de Blas “Viajero en Tindouf”. ARTifariti 2015. Fotografía: Antonio Muñoz.

En esta décima edición, las circunstancias serán muy distintas a la de 2015 cuando ARTifariti tuvo que celebrarse apenas unos días después de las torrenciales lluvias que destruyeron escuelas, hospitales, casas, lugares de trabajo, tiendas, guarderías y más de 25.000 personas perdieron sus hogares, afectando el desastre directamente a 90.000 saharauis de los campos de refugiados.

Las cinco wilayas (provincias) de la hamada argelina, un lugar inhóspito del desierto del Sáhara: Auserd, El Aiún, Dajla, Esmara y Cabo Bojador quedaron total o parcialmente inundadas. Una catástrofe en toda regla teniendo en cuenta que sus habitantes dependen de la ayuda humanitaria, y tampoco disponen de luz eléctrica ni agua corriente. Aun así, más de 160.000 personas viven en el exilio desde hace 4 décadas, tras ser abandonados por España y la ocupación ilegal del territorio por parte de Marruecos. Un conflicto que choca, año tras año, contra el muro del fracaso y los intereses de la Comunidad Internacional.

Contacto:

...

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: