Cultivos Culturales

Festival de Títeres de las Merindades (Burgos), compañía Binixiflat en Frías, 2016. © Fotografía: Estrella R.

Festival de Títeres de las Merindades (Burgos), compañía Binixiflat en Frías, 2016. © Fotografía: Estrella R.

La cultura en los pueblos tiene las alas cortas. Y al déficit de base se une que, cuando llega un espectáculo de calidad, tampoco responde el público. Ante esa situación, la autora de este artículo decidió agarrar por las agallas a esa pescadilla que se mordía la cola: apostar por el teatro para niños y romper con el desfallecimiento cultural.

Por ESTRELLA R

Cambié el asfalto por caminos. Acepté los vaqueros y las botas de montaña como uniforme. Atrás quedó la muchedumbre de la capital. Dejé de sentirme hormiga obrera circulando por las galerías subterráneas del metro, para expandir mis alas y volar como un águila desde la cumbre. A cambio de otra vida cambié los hábitos, las amistades, los lugares… Pero hubo algo que no ha cambiado ni cambiará (me temo). Sigo sedienta.

Cuando estaba en la ciudad de asfalto tenía al alcance de mi mano la más variopinta oferta de cultura y arte. Todo estaba a unas paradas de metro o un rato andando. Teatro, danza, cine, conciertos, exposiciones, charlas… Todo. Consumía todo lo que podía, por tiempo y dinero. Nunca me sobraba. Apuraba hasta la última gota.

Cuando llegó El Cambio, rápidamente busqué nuevas fuentes de las que beber… Y no vi ninguna. Bueno, había otras capitales a las que llegar en coche después de un recorrido de hora y pico (por hacer una media). Y decidí que si no había fuente, yo misma la construiría. Pero no vale remangarse y ponerse a la faena. Hay que buscar algún manantial. Ahora tocaba mutar a zahorí. Otro cambio, y no estaba previsto.

Así comencé mi andadura por estas tierras, tan ricas a nivel paisajístico y gastronómico pero áridas de estímulos culturales. En una comarca con casi treinta municipios y más de trescientos cincuenta pueblecitos, di con una par de ayuntamientos que estaban en Circuitos escénicos. Mi decepción no tardó en llegar al ver la escasa programación que contrataban. Aunque sin duda lo más triste fue que la respuesta del público no llegaba al mínimo imaginable. Salas prácticamente vacías con espectáculos de calidad y a precios casi irrisorios.

Decidí contactar con grupos de teatro local, a ver qué inquietudes tenían. Había pocos, pero bastante veteranos. Cabe destacar especialmente uno que lleva casi tres décadas de andadura. Lo que empezó como un grupo de amigos que compartían su afición por el teatro, les ha llevado a permanecer todo este tiempo a través de una asociación cultural y participar en distintos certámenes de teatro aficionado. Se han ganado el respeto de los vecinos de la comarca y son el máximo exponente teatral por aquí. Acaparan más asistentes a sus representaciones que las compañías profesionales que visitan estos parajes. Vi los trabajos de otros grupos de vecinos, asociaciones de mujeres… Poco más.

Seguía en mi búsqueda del soñado manantial mientras la sed acuciaba. Y di con el espécimen más extraño que podía imaginarse: una compañía profesional. ¿Qué hacían ellos por estos lares? Pues al igual que yo, cambiaron el asfalto por caminos de tierra. Su presencia en la comarca la equiparaba a encontrar un unicornio en el fondo del establo más recóndito de la España-rural. Juntos iniciamos una andadura de casi un lustro que ha terminado hace poco. Me dieron la oportunidad de ejercer mi profesión como actriz y bailarina, me reinventaron y enseñaron la magia de los títeres. Pero el trabajo escasea y más aún al fondo de las montañas. Por lo que nuestros caminos profesionales se bifurcan…

Entre todas estas idas y venidas había algo que me inquietaba, puesto que no lo veía por ningún lado: asociaciones de vecinos, de mujeres, compañías amateur y profesional, pero… ¿y los niños/as? De acuerdo, en el mundo rural la edad media de la población es avanzada y la despoblación un problema que va en aumento. Pero por poca infancia que haya, ¿no tienen ese derecho? ¿Quién ha decidido que no tengan acceso a la Cultura? No puede darse la creación de nuevos públicos si no hay una demanda por parte de los espectadores. Y no puede haber espectadores jóvenes si no hay una cultura (aunque sea mínima) de Teatro. Ahí estaba el manantial sobre el que construir la fuente…

Educar a través de las Artes Escénicas. Mostrar que hay un mundo infinito en el que adentrarse a través de la palabra, del juego, de la creación, del cuerpo… Tratar de enseñar, humildemente, el arte del Teatro. Pocos recursos y casi ninguna valoración por parte de las familias. Pero no importa. Hay un grupo reducido de chavales a los que no les da miedo arrancar una nueva actividad conmigo. Y empezamos.

Todo este periplo ha ocupado cerca de una cuarta parte de mi vida. Pienso que hay que seguir caminando y que antes o después me tocará empezar de nuevo en otro lugar. Aquí aún hay mucho trabajo por hacer, pero la labor ya está arrancada. Deseo y confío en que, con los años, alguno de los niños/as que han pasado por mi vida (y yo por la suya) sientan la Sed. Y quieran más. Que nada les detenga. Que busquen, investiguen, avancen sin miedo a equivocarse, puesto que el error forma parte del aprendizaje… Que aprendan y continúen. Porque de ellos depende la supervivencia del Teatro en el mundo rural. Serán los futuros alcaldes, programadores o vecinos que contemplen que la Cultura debe arraigarse a la tierra.

Estas tierras, tan ricas a nivel paisajístico pero áridas de estímulos culturales. Estas tierras y tantas otras del mundo rural en las que lo que más cuesta cultivar es el arte del Teatro.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: