Gamoneda escribe una “Segunda carta ‘muy abierta’ al alcalde” de León sobre la Plaza del Grano

La Plaza del Grano, en León. © Fotografía de Alejandro Sáenz de Miera.

La Plaza del Grano, en León. © Fotografía de Alejandro Sáenz de Miera.

Reproducimos legunda “carta muy abierta” de Antonio Gamoneda al alcalde y a la corporación municipal leonesa, pidiendo la paralización de las inminentes obras en la Plaza del Grano de León, que ha salido publicada en Diario de León el 11-1-2017. En esta ocasión, además de Gamoneda, suscriben esta carta Modesto Llamas Gil, Alejandro Vargas Aedo, José Cosamalón García, Luis García Zurdo, Pablo de la Varga Ferreras, Amelia Gamoneda Lanza, José de León Alonso, Amancio González Andrés y Luis Artigue Holgado.

Segunda carta “muy abierta” al alcalde y a la corporación municipal leonesa

Señor alcalde, señores concejales del Ayuntamiento de León, leoneses:

En el Diario de León correspondiente al 22 de enero de 2014, Antonio Gamoneda Lobón, en representación de un grupo de profesionales leoneses* de la literatura, las artes plásticas, la economía, la medicina, la abogacía, la docencia universitaria y otras actividades, firmaba unaCarta muy abierta al alcalde de León. Dicha carta no fue contestada ni se produjo señal alguna de haber sido considerada o leída. El citado grupo estima conveniente reiterar su contenido que, abreviado, se reproduce a continuación: hacemos notar nuestro deseo de que el texto sea conocido y valorado por los leoneses que, si lo desean, pueden apoyarlo o adherirse, individual o grupalmente, a él.

Tanto nuestra comunicación anterior como ésta no están referidas a un asunto menor; para los ciudadanos locales, para su conformidad y su bienestar personales y colectivos, es muy importante no sólo la eficacia y la corrección de los actos administrativos y técnicos que el Ayuntamiento asume habitualmente; importa también mucho la protección y cuidado del que es su patrimonio cultural, sea físico o inmaterial, y, obviamente, nos importa también no ser maltratados en nuestra sensibilidad o en nuestras convicciones relativas a tal patrimonio. Esa corporación tiene responsabilidades en estos órdenes.

Ateniéndose a estas responsabilidades, la corporación municipal debe contemplar, sin demora, la plaza del Grano en sus aspectos principales hoy problematizados: soportales columnados que son restos de un número mayor; accesos por calles descendentes, una de ellas, la conocida como El Barranco, ya desfigurada; aceras necesitadas de reparación pero ajustadas a la fisonomía de la plaza; canto rodado medieval en la superficie de ésta (única muestra europea de esta modalidad); una pared claustral con portal neoclásico de arco escarzano, un triple ábside románico, una fuente con su aljibe y su columna escultórica (capitel, niños desnudos), una las mejeores de la calificada serie de Carlos IV, y unos chopos, inoportunos quizá a causa de que su verticalidad ‘pelea’ con la horizontalidad dominante y de que nada tienen que ver con el carácter tipificado en su entorno; también, levantada en tiempos anteriores a cualquier estimación democrática, ya irremediable en su altura —no totalmente en su fachada— una edificación, una cuando menos, que puede calificarse de ofensiva dentro del conjunto.

Con estos componentes, nuestra plaza —de los ciudadanos leoneses, no se olvide— exige un respeto; aún nos hace presente la tipología de un pasado convecinal, gremial y comunal, de una cultura tipificada en términos leoneses.

No se trata de retornos ni de nostalgias. Se trata de conservar y cuidar bienes nuestros, tarea que es competencia obligada de una Corporación elegida por nosotros; y de que las actuaciones urbanísticas no violen nuestra condición de herederos de un tiempo despojándonos de sus testimonios. Se trata de preservar y enriquecer el presente y el futuro de León con el conocimiento sensible de su realidad, y de ser fieles a nuestra caracterización histórica y a la estética de la ciudad. Se trata, en resumen, del respeto a nuestro patrimonio, a nuestros bienes vinculados al sentimiento y al bienestar ciudadano, y del respeto a nuestros derechos y a nuestra sensibilidad.

Sugeríamos la posibilidad de recrear, sin gasto, el mercado más hermoso de España, quizá de Europa; un mercado que tendría valor etnográfico, tradicional (folklórico, incluso) y de convivencia con el espacio rural. Prescindimos hoy de este aspecto aunque permanezcamos en el propósito.

Obviamente, pedíamos y pedimos que sea retirado el proyecto de obras para un supuesto arreglo de la plaza (repavimentación con módulos actuales y modificación de su trazado en superficie), proyecto que aún mantiene ese Ayuntamiento.

Pasamos ahora a otras manifestaciones nuevas y urgentes.

Nos hemos integrado en la plataforma que suscribe el manifiesto Salvemos la plaza del Grano, manifiesto conocido por el Ayuntamiento de León y por el Gobierno de España, al que se han sumado más de 5.000 firmas.

En el día de hoy, mediante este segundo comunicado (previo al que será presentado a la corporación municipal a título de recurso o con la modalidad jurídico-administrativa que mejor proceda) damos cuenta de las que serán nuestras actuaciones inmediatas, orientadas a frenar el citado proyecto. En estas actuaciones, con la condición única de no crear demora, podrá ser parte la mencionada plataforma, con quien, bajo idéntico condicionamiento, cabe pactar que las asuma en términos de titularidad. Adhesiones análogas, si procede o conviene, podrán concertarse con otros grupos que ya se han manifestado acordes, con nuevos grupos y con cualquier leonés o leonesa, de nacimiento o de residencia, que manifieste una actitud análoga. Para público conocimiento, y también a los efectos de los posibles pactos entre grupos, se hace constar que la representación de quienes suscriben o suscribirán este escrito, se personaliza, actual y provisionalmente, en las siguientes diez personas: Modesto Llamas Gil, Alejandro Vargas Aedo, Antonio Gamoneda Lobón, José Cosamalón García, Luis García Zurdo, Pablo de la Varga Ferreras, Amelia Gamoneda Lanza, José de León Alonso, Amancio González Andrés y Luis Artigue Holgado.

Las actuaciones que llevaremos a cabo a corto plazo son las siguientes:

En tiempo y forma procedentes, presentaremos en el Ayuntamiento de León escrito que contenga los fundamentos y estimaciones, la voluntad y los requerimientos que quedan recogidos en la presente comunicación. Todo ello para que se inicie el preceptivo expediente referido a la plaza del Grano, al proyecto municipal que se dice y a nuestros derechos dentro de la situación.

Si se hace necesario o conveniente, contando con la debida constancia de la presentación mencionada en el anterior párrafo, nos dirigiremos a la Junta de Castilla y León —Consejo del Patrimonio Cultural—, y posteriormente, también si se hiciese necesario o conveniente, al Gobierno de España —Ministerio de Cultura—, en ambos casos denunciando el proyecto del Ayuntamiento de León relativo a la plaza del Grano, denuncia orientada a la suspensión del mencionado proyecto y a su definitiva anulación.

Nos acogeremos a la siguiente normativa y a cualquiera otra aplicable: Ley de Bienes de Interés Cultural (1985). Del Patrimonio Histórico de España; Lugares de Interés Etnológico, en relación a criterios y disposiciones de la Unesco; Ley 12/2002, de 11 de julio, del Patrimonio Cultural de Castilla y León. En particular a sus artículos 1, 5 y 8.

Suponemos que el Ayuntamiento sabe que, precisamente a causa de la legislación citada, como ciudadanos y como personas físicas, estamos facultados para iniciar el trámite que anunciamos y, en consecuencia, el natural expediente, y suponemos también que conoce las inmediatas y particulares consecuencias de éste.

Entendemos asimismo, esto a los efectos éticos, morales y de conocimiento público, que no puede considerarse amenaza una comunicación referida a derechos y trámites establecidos y amparados por la ley, que, además, se declara como un aviso en el marco, aún deseable, de un diálogo.

Obviamente, nuestros trámites se paralizarán si, inmediatamente, el Ayuntamiento decide y hace pública la anulación o suspensión del repetido proyecto.

Estos son los puntos que recogen nuestros criterios y decisiones relacionados con la plaza del Grano, amenazada, como está —la plaza, sí— por el proyecto pretendidamente urbanista que el Ayuntamiento de León mantiene en perspectiva de realización. El presente escrito, orientado, como queda dicho, al conocimiento público y al del propio Ayuntamiento a título de aviso, lo firmo en representación de las personas nominadas.

Antonio Gamoneda Lobón

— — —

(*) Además del Premio Cervantes, suscriben la paralización de las obras en la plaza del Grano Modesto Llamas Gil, Alejandro Vargas Aedo, José Cosamalón García, Luis García Zurdo, Pablo de la Varga Ferreras, Amelia Gamoneda Lanza, José de León Alonso, Amancio González Andrés y Luis Artigue Holgado.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: