La importancia de llamarse María Parrato

Compañía: Títeres de María Parrato. Espectáculo: 'Ping, el pájaro que no sabía volar'. Foto: Borja Frías.

Compañía: Títeres de María Parrato. Espectáculo: ‘Ping, el pájaro que no sabía volar’. Foto: Borja Frías.

Tiene que tener mérito que el último premio Premio Nacional de Artes Escénicas para la Infancia y la Juventud recaiga en la compañía Títeres María Parrato, una compañía que vive en un pueblo segoviano, perteneciente a una de las regiones más despobladas y más envejecidas del Estado. ¿Cómo son los espectáculos de esta compañía? Para averiguarlo consultamos la opinión de profesionales de tres países europeos.

Por ISAAC MACHO

¿Qué ha hecho en los escenarios María José Frías, versus Títeres María Parrato, para que el jurado le conceda el Premio Nacional de Artes Escénicas para la Infancia y la Juventud? Sabemos que los miembros del tribunal destacaron su “delicada poética en la creación de mundos escénicos que dialogan a la par con el niño y el adulto”. Pero no solo eso, el comité también alertó sobre su sensibilidad a la hora de inventar universos estéticos, riesgo y valentía en los temas que aborda, como otros tantos aspectos a tener en cuenta.

Si la galardonada vive en el pueblo segoviano de Turégano, qué mejor que visitar el colegio público Reyes Católicos de esta localidad para recoger las impresiones que tienen los críos de los espectáculos firmados por esta compañía. Preguntamos a los alumnos de 5º y 6º de Primaria sobre alguna de las obras representadas en el pueblo.

Compañía: Títeres de María Parrato. Espectáculo: 'Palabras de Caramelo'. Foto: Chema Castelló.

Compañía: Títeres de María Parrato. Espectáculo: ‘Palabras de Caramelo’. Foto: Chema Castelló.

A Ainhoa, por ejemplo, Palabras de Caramelo le pareció “muy bonita pero un poco triste”. Aunque Catalina vio el espectáculo en 2013, sigue “recordando que actuaban un niño y un camello y me encantó verla”. Niko vio la obra hace dos años y le “gustó mucho”, de hecho, dice, “me sigo acordando de ella”. Para Isma, la actuación fue “fantástica y expresaba tristeza” y al refrescar su memoria menciona que “los personajes eran buenísimos”.

Recién jubilada, la profesora que ha impartido Educación Primaria y Secundaria en el Colegio Rural Agrupado (CRA) Reyes Católicos de Turégano durante 26 años, Encarna Lobo, entiende que el trabajo artístico de María Parrato es “excepcional” ya que saca los títeres de los objetos cotidianos más elementales y califica de “espectacular” la obra Palabras de Caramelo.

Tanto ella como su compañera, Esmeralda Antón, que lleva 18 años en el centro impartiendo Primaria e Inglés, dicen haber asistido con los niños del colegio, de todas las edades, a numerosas representaciones de Títeres María Parrato en las instalaciones del Ayuntamiento. Allí han disfrutado de Ping. El pájaro que no sabía volar  o No te asuste mi nombre, por citar algunas.

Compañía: Títeres de María Parrato. Espectáculo: 'Palabras de Caramelo'. Foto: Chema Castelló.

Compañía: Títeres de María Parrato. Espectáculo: ‘Palabras de Caramelo’. Foto: Chema Castelló.

En las contadas ocasiones en las que niños y adultos tienen la oportunidad de ir al teatro en las zonas rurales, los chavales “han seguido con gran entusiasmo el hilo de la narración de los espectáculos, prueba del interés que encuentran en la forma de contar las historias de María Parrato”, observa.

A partir de ahora, Encarna Lobo echará en falta los talleres de manualidades basados en los libros que María José Frías había llevado a las tablas como Palabras de Caramelo y El grito de la grulla, unos ejercicios donde los niños realizaban figuras a través de la papiroflexia.

Sensibilidad

Estética, didáctica y sensibilidad son tres pilares del arte escénico de María Parrato, a juicio de Agnès Desfosses, directora artística de la compañía francesa Acta. “María Parrado nos enseña algo nuevo en cada función por su creatividad y una sensibilidad únicas”, señala. “Con ella, pasamos de una estética a otra sin dificultad alguna. Su imaginación es tan abierta y su punto de vista tan preciso que la podemos calificar como una artista de profesionalidad total”.

Para Desfosses, esté sola en la escena o no, se encuentre detrás de la ventana clásica de los títeres o no, su capacidad de sorpresa es ilimitada, reconoce la directora del país vecino. “María José Frías conoce muy bien a los bebés y tiene una confianza total en la capacidad de los espectadores. Su poesía nos ofrece la posibilidad de verla hablar con las piedras o la madera y nos permite seguir la estela del humo como lo hacen los bebés en Caminos, o de jugar con la metamorfosis de los cuerpos en el espectáculo Ping”.

Espectáculo "No te asuste mi nombre". Fotografía: Compañía de Títeres María Parrato.

Espectáculo “No te asuste mi nombre”. Fotografía: Compañía de Títeres María Parrato.

María José Frías nació en Cabezuela, a una docena de kilómetros de donde vive actualmente, y allí permaneció hasta el momento de comenzar Bellas Artes en la Universidad. Tras la etapa madrileña, regresó de nuevo al pueblo, alejada de los grandes escenarios, a la búsqueda de espacio y calma.

“Valoro el arte venga de donde venga, de Nueva York o desde Turégano. Si viene con la maleta de la titiritera María Parrato me quedo a verla”, reflexiona Álex Rodríguez, director del Festival de Teatro Alternativo de Urones de Castroponce (FETAL), Valladolid, al preguntarle sobre el hecho de que la profesional premiada tenga la residencia en una localidad segoviana..

“Otra cosa es el viaje que nos toca hacer en este momento, me refiero a la indignante y asfixiante precariedad laboral en el aspecto cultural y artístico en que vivimos. Entonces, el billete desde Turégano, como ejemplo de medio rural, resulta más relevante, de mayor sintonía humana y de respeto con lo que somos”.

Rodríguez entiende que la proximidad con la cultura del campo, con sus ventajas e inconvenientes, “es una de las características principales del menú vital y artístico de la compañía Títeres María Parrato, su día a día, salir del medio rural y regresar a la tierra. Se hace un pelín más pesada y austera la maleta, sin embargo, es mucho más humano y lindo lo creativo y lo narrativo”.

Poesía social

En esta línea de aproximación al trabajo de Títeres María Parrato, viajamos hasta la localidad portuguesa de Santarém. Allí, uno de los directores del Festival Internacional de Teatro y Artes para la Infancia y la Juventud (FITAIJ), Humberto Nelson Ferrão, conoció a la compañía Títeres María Parrato en la temporada 2005-2006. Hasta esta ciudad lusa llegaron, en la primera ocasión, los espectáculos No te asuste mi nombre y Ping. Y según cuenta, el hechizo fue instantáneo.

“Tuve la oportunidad única de presentar estos espectáculos en Santarém donde se destacan los valores del teatro de objetos mostrados en su mayor esplendor, combinados con un conjunto de técnicas modernas —vídeo, retroproyección— que nos permitieron soñar en toda plenitud”, expone.

Espectáculo "Gallinas y magdalenas". Fotografía: Compañía de Títeres María Parrato.

Espectáculo “Gallinas y magdalenas”. Fotografía: Compañía de Títeres María Parrato.

Para Nelson Ferrão, los efectos conseguidos con los objetos sencillos del día a día que ejecuta María José Frías “nos introducen en los caminos de la imaginación y el sueño. Ver un espectáculo de María Parrato nos marca para siempre”, señala con decisión. Y muestra sus razones: “las obras de Títeres María Parrato son espectáculos de marionetas para todos los públicos, de múltiples lecturas, porque todos pensamos de manera diferente… Rigor, creatividad, espanto, temas actuales generalizados en nuestra sociedad, nos aproximan unos a otros y a culturas diferentes en un proyecto profundamente intercultural y que hoy tiene más razón de ser por la fuerza de la realidad trágica que todos los días nos entra por la televisión, la necesidad de colocarnos en el punto de vista del otro”.

Hace tres años consiguió este mismo premio Nacional de Artes Escénicas para la Infancia y la Juventud la compañía vallisoletana Teloncillo. Ana Gallego, codirectora   junto a Ángel Sánchez de la compañía, define a María José Frías como “una persona con una alta sensibilidad artística”. Para Gallego, “es alguien con don o con ángel. Sus personajes están cargados de verdad y por eso son muy creíbles. Posee una voz que encandila y atrapa sin aspavientos, una mirada cristalina y lo que cuenta y cómo lo cuenta es muy interesante, con una alta carga poética y social”.

La actriz y directora de una de las compañías más emblemáticas del teatro contemporáneo independiente considera que María José Frías “es innovadora y vanguardista a la vez que muy auténtica, con un punto juguetón necesario en este oficio”.

Añade que es un mérito añadido el hecho de que el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte le haya concedido el premio nacional dedicado a niños y jóvenes a una compañía que reside en una de las comunidades autónomas con la población más envejecida.

Espectáculo "Caminos". Fotografía: Compañía de Títeres María Parrato.

Espectáculo “Caminos”. Fotografía: Compañía de Títeres María Parrato.

Riesgo creativo

En el teatro para niños y niñas, advierte la directora de la Feria Europea de Artes Escénicas para Niños y Niñas de Gijón (FETÉN), Marián Osácar, no hay temas tabú, no hay puro divertimento, pueden ser espectáculos de cualquier asunto simplemente sabiendo el código con el que se trabaja y cómo tratarlo… Eso lo cumple a las mil maravillas, asegura, Títeres María Parrato. “Desde la primera vez que asistieron a FETÉN, siempre hemos confiado en su trabajo y, por eso, este año van a estrenar en la Feria El viejo y el mar”.

Una vez que la directora de la Feria asturiana ha expuesto estas consideraciones, avanza otras cuestiones técnicas de su trabajo profesional. “El concepto artístico y los temas que desarrollan tanto María (José Frías) como Mauricio (Zabaleta) son de un alto riesgo creativo en las propuestas plásticas que realizan poniendo en escena un teatro muy contemporáneo para niños. Solo hay que ver espectáculos como No te asuste mi nombre o Palabras de Caramelo para considerarlos profesionales de gran calidad, además de adorables”, matiza Osácar.

 Compañía: Títeres de María Parrato. Cartel del espectáculo: No te asuste mi nombre. Foto: Chema Castelló.

Compañía: Títeres de María Parrato. Cartel del espectáculo: No te asuste mi nombre. Foto: Chema Castelló.

En esa dirección, profundiza Álex Rodríguez que “María Parrato aporta silencios, belleza y plástica en todos sus trabajos. Y cuando hablamos de títeres y teatro de objetos con estas características, estamos hablando de creación artística y poesía”.

Al respecto, menciona, la representación de Palabras de Caramelo en el teatro Anuncia de Urones de Castroponce, durante FETAL. “Cuando la gente entró en el escenario a media luz, como se adentra uno en los campamentos de refugiados del Sáhara Occidental —en sintonía con María Parrato y sus respiraciones en escena—, viajando por telas, libros, teteras, palos de haimas… se encuentra un mundo poético que sale de la tierra y, al terminar el espectáculo, regresa espiritualmente a ella”.

Agnès Desfosses es una admiradora de la forma en que plantea las obras Títeres de María Parrato: “Permite evolucionar al público con sus audacias artísticas. Nuestro espíritu se enriquece y cambiamos con los bebés al lado de nosotros, al mirar la felicidad, la concentración, las emociones de ellos”. De ahí al salto mortal que nos propone Humberto Nelson Ferrão hay un paso: “los espectáculos de María Parrato son una apología al sueño y a la libertad. Eso es teatro, eso es vida”.

Mientras apagamos la luz, cerramos las ventanas y salimos del colegio público de Turégano escuchamos las últimas opiniones sobre el espectáculo Palabras de Caramelo. Marta no ha olvidado la obra “porque fue una historia muy emotiva al ser un niño sordomudo creyendo que un camello hablaba con él… superinteresante”. 

Laura también la vio, “me gustó mucho porque mostraba a un niño que era sordomudo y forjaba una amistad con un pequeño camello que le había llamado Caramelo que por ser chico no se podía quedar y lo tenían que sacrificar, pero deja claro que al niño le importa y le intenta ayudar”.

MARÍA PARRATO, "Gallinas y Madalenas", calles de Urones 2016. © Fotografía: TOR.

Títeres María Parrato representando “Gallinas y Madalenas” en las calles de Urones de Castroponce, en 2016. © Fotografía: TOR.

Un Comentario

  1. Mercedes

    enhorabuena María Parrato. Muchas felicidades Mª José, muchas felicidades Mauricio, por este merecido premio, y comparto con todo el reportaje la belleza y la sensibilidad que derrochan vuestras creaciones.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: