MUSAC / Adriana Bustos o el relato crítico de una artista observadora de la historia

Adriana del Busto en el Musac.

‘Prosa del observatorio’ es el título de la primera exposición individual en España de Adriana Bustos (Bahía Blanca, Argentina, 1965), artista multidisciplinar interesada en las prácticas documentales que reflexiona de forma crítica, con sus obras, sobre distintos aspectos sociales y políticos del mundo en que vivimos, como las migraciones y el tráfico de drogas, proponiendo nuevas relecturas de la historia. 

Con motivo de la inauguración en el MUSAC (León), este sábado 17 de junio, a las 19:30 horas, habrá una visita guiada a la exposición y la entrada al museo será gratuita durante todo el fin de semana.

Por ELOÍSA OTERO

Adriana Bustos se sirve de la instalación, el vídeo, la fotografía y el dibujo para desarrollar un discurso narrativo en el que predominan las reflexiones sobre las opresiones sociales, políticas o religiosas, en una interpretación no lineal de la historia. Como explica la comisaria de la exposición, Susana González, se trata de una artista que “contribuye, desde las artes plásticas, a la crítica política y social”.

Observar, buscar relaciones ocultas entre hechos históricos situados en diferentes periodos cronológicos, proponer un nuevo relato a la luz de nuevas asociaciones, visibilizar lo silenciado… En ‘Prosa del observatorio’ la artista establece conexiones entre distintos aspectos de la sociedad que le preocupan o le sobrecogen. Por ejemplo: ¿Por qué se ha excluido a los negros del relato sobre la nación argentina? ¿Por qué en la única foto que ha encontrado de negros argentinos resulta que los negros en realidad son blancos disfrazados de negros?

Bustos bucea en hechos históricos acontecidos a ambos lados del Atlántico, en diferentes periodos cronológicos que van desde la época colonial hasta la actualidad. Investiga de manera heterogénea sobre distintos temas y, a partir de ahí, va realizando asociaciones y yuxtaposiciones de datos. Este trabajo se traduce después en obras que contienen información, aparentemente desordenada e inconexa, de personajes, objetos, anuncios publicitarios, mapas, documentos, rutas, códigos genéticos o estudios botánicos… Obras en las que la artista construye un nuevo relato, no lineal, con el que releer algunos acontecimientos históricos bajo otros parámetros.

La exposición propone un recorrido por su trayectoria a través de tres series de trabajos: ‘Antropología de la mula’ (2007-2011), ‘¿Quién dice qué a quién?’ (2016-2017) y ‘El retorno de lo reprimido’ (2017), su proyecto más reciente.

Una de las obras de la serie “Antropología de la mula” (2017), de Adriana Bustos.

La primera,‘Antropología de la mula‘ (2007-2011), traza un paralelismo entre las rutas coloniales y las rutas del narcotráfico en América Latina. Traza un mapeo en el que intercala historias personales con la superposición de itinerarios recorridos por las mulas (animales de carga) destinadas a la explotación y exportación de metales preciosos en las minas de Potosí en la época colonial y las mulas (correos humanos de droga) en los siglos XX y XXI.

En el marco de este proyecto se encuentra la serie ‘Ilusiones’, de la que forman parte obras como ‘Fátima y su Ilusión’ (2008) o ‘Anabella y su ilusión’ (2008), resultado de diferentes entrevistas con las mujeres de la cárcel argentina de Bouwer que en aquel momento se encontraban en prisión por tráfico de drogas, suponiendo el 70% del total de las reclusas de la prisión.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En las fotografías, estas mujeres están situadas frente unos telones que representan sus “proyectos en suspenso” (aquellos a los que iban a destinar el dinero obtenido por hacer de mulas), pero de espaldas al observador, para proteger sus identidades. los mismos telones sirven de fondo a las fotografías de las “mulas animales”. El proyecto se completa con un vídeo en el que se muestra el test que determina el grado de pureza de la cocaína disuelta en agua y levantina.

En la segunda serie, ‘¿Quién dice qué a quién?’ (2016-2017), la artista desarrolla una epistemología sobre los métodos, principios y nociones relativos a los sistemas de control y circulación de la información, de la censura y la historia de la propaganda. Así, por ejemplo, indaga en distintos modos de sometimiento y control social, y establece paralelismos entre la censura sufrida por la prensa y otras profesiones creativas durante las dictaduras española y argentina, haciendo hincapié sobre la cibernética como sistema de control social y la propaganda como creadora de opinión pública.

‘Ceremonia Nacional’ (2016), vídeo de Adriana Bustos en el Musac.

En otras piezas, como en el video ‘Ceremonia Nacional’ (2016), compara dos proyecciones yuxtapuestas. Por un lado, un fragmento del documental ‘Olympia’, dirigido por Leni Riefensthal en 1938, en el que se documentan los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936. Por otro lado, un fragmento del mundial de fútbol del año 1978, en plena dictadura cívico-militar del autodenominado Proceso de Reorganización Nacional, que gobernó Argentina desde el año 1976 al 1983. La comparativa pone en evidencia los modelos de propaganda fascista de ambos periodos y la similitud de sus estructuras formales y estéticas.

.’Complejo Atlántico’ (2017), fragmento. Obra de Adriana Bustos.

‘El retorno de lo reprimido’ (2017), por su parte, es una serie que investiga en el comercio con esclavos negros entre los siglos XVI y XIX llevado a cabo a través del Atlántico, y en particular desde los puertos españoles hacia América. Las consideraciones relativas a la explotación, la censura, la prohibición y el aislamiento de la población negra en el continente americano son puestas en relación con el narcotráfico contemporáneo.

Partiendo de la serie ‘Antropología de la Mula’ iniciada en 2007, Bustos analiza la producción mular como actividad de máxima prosperidad en la Córdoba (Argentina) del siglo XVII y el desempeño de la actividad realizada por esclavos procedentes del África subsahariana. En ese momento la raza negra suponía un 60% de la población de la zona, en contraste con la casi inexistencia actual. La artista denuncia la exclusión de esta raza del relato de la nación argentina y del ideario identitario, por medio de un mecanismo consciente de invisibilización de la misma, favorecido por el racismo historiográfico, la preferencia constitucional por lo europeo o por la manipulación de los censos y otros textos, y derivada del no reconocimiento y su desconsideración.

Adriana Bustos junto a la fotografía ‘Sociedad de los Negros Congos’.

Algo que queda patente en la obra titulada ‘Sociedad de los Negros Congos’ (2017), que reproduce una fotografía en blanco y negro de 1891 localizada en el Departamento de Documentos Fotográficos del Archivo General de la Nación de Argentina. Bajo el epígrafe de “afroamericanos”, que sustituyó al de “negros” en enero de 2016, estos fondos recogen un limitado número de imágenes de personas de raza negra que hacen alusión a un pasado lejano, mostrando su desaparición y su ausencia por medio de los últimos exponentes de oficios o tradiciones pretéritas. Bustos elige esta imagen como elocuente de la relación histórica de Argentina con la raza negra y el racismo, así como de la inhumación visual de la raza, por medio de la paradoja de mostrar personas de raza blanca maquilladas simulando la piel de la raza negra.

En otras obras, como ‘Tráfico transtlántico’ (2017), Adriana Bustos muestra datos relacionados con las rutas del narcotráfico desde América del Sur hacia España. En particular, rastrea las peculiaridades del tráfico de drogas en las Rías Baixas y las conexiones establecidas desde América con Arousa como lugar de entrada con garantías para la introducción en Europa.

De igual manera, la obra titulada ‘Complejo Atlántico’ (2017) recupera la imagen de embarcaciones reales utilizadas  por el narcotráfico (barcos pesqueros y lanchas planeadoras) que muestra junto a imágenes de distintos barcos negreros coloniales.

Guiño a Cortázar

‘Prosa del observatorio’ toma su título de la obra homónima de Julio Cortázar (1972), en la que el autor argentino establece  correspondencias entre la migración de las anguilas por los ríos europeos y las observaciones nocturnas del maharajá Jai Singh, creador de observatorios astronómicos durante siglo XVIII en Jaipur y Delhi.

Al modo de Cortázar, Adriana Bustos despliega su pensamiento para determinar significados relacionales ocultos entre acontecimientos históricos enmarcados en periodos cronológicos diferentes. El título podría sintetizar el trabajo de Bustos, dejando patente su posición como observadora de la historia y su adscripción al análisis de una de las acepciones de la palabra prosa: “el aspecto o parte de las cosas que se contrapone al ideal y la perfección de ellas”.

:: ‘Prosa del observatorio’

  • Artista: Adriana Bustos
  • Comisariado: Susana González
  • Fechas: 17 de junio – 19 de noviembre, 2017

Actividades durante el fin de semana inaugural:

  • Sábado 17 de junio
    19:30 horas. Visita guiada a la exposición ‘Prosa del observatorio’ con Adriana Bustos, artista, y Susana González, comisaria. 

Acerca de Eloísa Otero

Periodista y escritora leonesa.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: