Rosebud

Por LUIS GRAU LOBO

Moríamos y dejábamos un reguero de cosas que nos habían pertenecido, que habían significado algo, mucho, poco, descuidadas algunas, para siempre calladas otras. Eran algo para nosotros. Nos marchábamos con una cruel estampa de naufragio que apenas nadie se atrevía a recomponer días después, a rescatar de esa playa vacía y gris tanto despojo humillado e inútil. Un montón de ropa pasada de moda, ajada o sin estrenar, algunos libros amarillos y cuadernos con notas que nadie va a leer nunca más, trastos que quizás acaben en la basura, alguna deuda o algún dinero que gastarán otros sin saber cómo se ganó o por qué se reservó, una casa llena de nieblas, un coche que nadie se atreve a mover, el cajón roto que no llegamos a reparar. Ensueño.

Sin embargo, ahora dejamos atrás una marca fósil de afanes que antes se disipaban como el humo de los pitillos que ya no fumamos en los bares. Lo que comentábamos precisamente en ellos también permanece, para bien o para mal. Huella digital, lo llaman. Y nos definirá rudamente, cuando aquellas trizas se hayan ventilado en ropavejeros y escombreras. Perdurará, aunque ni lo merezca ni lo pretenda.

Un corazón deja de latir, y durante unas horas, unos días quizás, el teléfono móvil del difunto aún tiene batería para seguir palpitando sin que nadie sepa desbloquearlo para detener su aliento turbador, cerrar sus párpados definitivamente. Durante las horas en que nuestras células se consumen en un holocausto íntimo y gélido, resistirá una parte de nosotros acorazada y brillante en su interior metálico, una substancia vicaria clausurada para los demás que siempre llevábamos encima.

Y después, cuando los días pasen y se desvanezca nuestra presencia de aquellos lugares y gentes que quisimos, aún resonarán tenue pero tercamente las imágenes y palabras que alegremente lanzamos a algún pozo luminoso, quizás sin creer verdaderamente que llegarían al fondo, como monedas en la fuente destinadas a cumplir el imposible deseo de regresar.

(Publicado el 24/6/2017 en La Nueva Crónica de León)

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: