Surtido con coco

Por LUIS GRAU LOBO

Poca gente aprecia los yogures de coco. Y al que le agradan, descarta los de fresa, un suponer, porque su gusto es otro. Lo mismo sucede con otros surtidos, como los de galletas: al final (aunque hay quien las engulle primero) quedan las que menos apreciamos y, a regañadientes, acabamos comiéndolas, porque no hay más remedio que comprar el lote entero, el paquete completo con lo que nos gusta y lo que no. Uno acaba por concluir que los surtidos están para dar salida a galletas que nadie querría por separado.

Los textos de cierta amplitud son también como una caja de bombones, que diría Forrest, contienen cookies de todo tipo. Sucede con la historia, que no deja de ser un relato inacabado: de ella puede extraerse cualquier porción que encaje en preferencias a menudo contradictorias o contrahechas. La Edad Media, por ejemplo, es la predilecta para localismos e identidades de cercanías, por su base de feudalismo, su aderezo místico y su pizca de estética a lo Príncipe Valiente. Tiene mucha salida también el indigenismo prerromano, y gollerías glacés tipo templarios, mercadillos y justas, torneos y batallitas a campo abierto. En esos roscones, el problema es dónde cortar. Y, por supuesto, el relleno, que desagrada por insípido y hueco. El sabor proscrito para los que gustan de este tipo de estuchados son biscotes como el humanismo, la Ilustración o las revoluciones, productos bajos en azúcar que acaban por revenirse. Compramos historia para degustar golosinas.

Más. La Biblia, el texto más veces impreso según sus publicistas, resultaría una indecente colección de barbaridades si no fuera porque tiene algún bizcocho de chocolate y barquillo que pretende justificar el estuche entero. Cuando nos ha dado por engullirla entera, a pies juntillas, el empacho ha resultado épico. Sucede así con textos que han acabado por ser una especie de Biblia, como la Constitución española, con las mismas ínfulas de intocable (menos para la cosa financiera) y hasta de venerable. Según parece, la subida al Sinaí de 1978 era para siempre. De aquella, cuando se puso delante de las urnas, junto a los derechos fundamentales y otras cosas de mucho gusto y sabor, en el pack había galletas de coco: la monarquía, por citar otro suponer. O las autonomías a cascoporro, que eran de café y para todos cuando a algunos les sentaba fatal. De ahí ese regusto un tanto rancio de nacionalidades y regiones que tanta acidez despierta en estos días por falta de cocción.

En fin, lo mismo ocurre con los programas políticos. Sale elegido un partido, y a partir de ese momento si no cumple su programa es porque las circunstancias se lo han impedido (no había butano en la cocina, faltaba sal…), y si cumple con algo, suele hacerlo con la parte menos comestible o apetecible de todo el surtido, aquella en que ni nos fijamos cuando compramos la caja. Eran cocadas que, de otra manera, no tenían salida.

(Publicado en La Nueva Crónica de León el 16 de septiembre de 2017)

Acerca de Eloísa Otero

Periodista y escritora leonesa.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: