El rock&roll reflexiona sobre el mundo y sus conflictos

Kraftwerk anticiparon un mundo totalmente informatizado%2c tecnologizado y%2c pronto%2c robotizado.jpg

Kraftwerk anticiparon un mundo totalmente informatizado, tecnologizado y, pronto, robotizado.

Por CARLOS DEL RIEGO

La torrencial lluvia de información que continuamente empapa al ciudadano empuja a pensar que el mundo es una auténtica locura con infinitos conflictos. El rock & roll ha reflexionado sobre diversas cuestiones mundanas en muchas y muy brillantes canciones.

Algo en lo que todos los terrícolas están de acuerdo es en que el planeta es como un avispero, un gigantesco embrollo con múltiples y variopintas locuras aquí y allí, confusión, desórdenes, desigualdades, calamidades, desorientación, enfrentamientos…, sí, una barahúnda siempre al borde del caos. A pesar de lo cual, en general, cualquier tiempo pasado fue peor. De este modo, si el receptor de noticias se deja influir por los titulares catastrofistas, por esos que cuentan violencias y todo tipo de crímenes, por los que hablan de enfrentamientos, de necesidades y de las mil catástrofes y desgracias que acosan al mundo, sin duda caerá en el pesimismo; sobre todo teniendo en cuenta que sólo son noticia las malas noticias. Los que escriben rock, siempre sensibilizados por todo lo que los rodea, por lo que ven y lo que oyen, han escrito algunas de sus mejores obras después de haber interiorizado y procesado las infinitas desdichas y malos tragos que afligen a los terrícolas. Puede deducirse que el rock & roll hace buena la frase del autor romano Terencio: “Soy humano y nada humano me es ajeno”.

El tema de The Temptaions ‘Ball of confusion’ (1970) es como un compendio de titulares que conforman una realidad preocupante. Es una canción protesta (rara en Motown) que presenta una visión muy pesimista del mundo, sobre todo desde la perspectiva de la comunidad negra estadounidense. El título, ‘Bola de confusión, eso es el mundo hoy’, describe una situación caótica tanto a escala local como global. Los versos (cantados a modo de conversación) señalan claramente a los políticos: “vota por mí y te pondré en libertad”; hablan abiertamente del problema de las drogas: “jóvenes dando vueltas con la cabeza en el cielo”; denuncian el racismo: “gente adentro y afuera, ¿por qué?, por el color de su piel”; expresan desconfianza e incluso temor: “miedo en el aire, tensión en todas partes”; mencionan los problemas más cercanos: “los niños crecen demasiado pronto (…) el desempleo aumenta rápidamente (…) impuestos, inspectores, cobradores”; también dice resignada: “nadie sabe a dónde va esto”, y sin embargo “la banda sigue tocando”. Una frase señala el momento preciso del que está hablando, “el nuevo disco de los Beatles es un gas”, pero el caso es que casi todos los asuntos que menciona esta sensacional ‘Ball of confusion’ se ajustan al presente…

Con su proverbial frialdad robótica, los germanos Kraftwerk describen un mundo distante y carente de alma en su ‘Computer world’, un mundo presidido por la tecnología y dirigido por las entidades más poderosas. En medio de una atmósfera aséptica, minimalista, el cuarteto de androides no construye frases, sino que se limita a lanzar palabras sueltas, conceptos que afectan a todo el mundo: “negocios, números, dinero, gente (…) crimen, viajes, comunicación, entretenimiento”, y también señala centros de poder: “Interpol, Banco de Alemania, FBI, Scotland Yard”, repitiendo una y otra vez “mundo de computadoras”. Probablemente los inventores de la música techno ya se barruntaban en 1980 el mundo hipertecnologizado que se venía, pues además del tema que le da título, el álbum contiene otros de similar intención, como ‘Ordenador personal’, que equivaldría a ‘portátil’, o ‘Amor de computadora’, que en palabras de hoy sería ‘amor virtual’. Sea como sea, los alemanes tenían claro que el planeta iba a convertirse en un yonqui de la electrónica y la informática.

‘Wild world’, ‘Mundo salvaje’, también parece describir la realidad del planeta, una realidad bronca e incierta; es una pieza de referencia de los años setenta y una melodía tan inspirada como pegadiza. Cat Stevens (que nació Steven Georgiou y hoy es Yusuf Islam) la hizo pensando en la eterna búsqueda de la paz y la felicidad en que el hombre está embarcado, pero a través del individuo; el texto habla del abandono del hogar, de la tristeza de dejar lo conocido y agradable (la relación amorosa) y enfrentarse a lo que hay en el mundo: “recuerda que hay mucha maldad ahí fuera”, y que “es un mundo salvaje y no se puede sobrevivir con una sonrisa”. En todo caso, el autor aclaró: “es una canción sobre mí”.

El poderoso clásico de James Brown ‘Its a man´s man´s world’ está desarrollado como si se tratara de un sermón. El texto fue escrito en su mayor parte por su novia Betty Newsome, la cual se inspiró en la Biblia y en su experiencia con sus novios y sus ex, incluyendo el propio Brown; mucho después dijo que, en realidad, ella lo escribió todo, pero Brown se olvidaba siempre de pagarle sus derechos. El texto explica que el hombre ha aportado casi todos los avances materiales, pero sin la mujer no es nada, de hecho, afirma, sin ellas el hombre estará perdido y amargado. Publicada hace más de 50 años, seguramente Betty no pretendía que fuera una queja, una denuncia; por su parte,  difícilmente pensaría en machismo alguien tan machista como James Brown. Eso sí, el significado del título lo suscribirían hoy millones de personas.

De los años de la Guerra Fría procede la apocalíptica y, a la vez, divertida ‘Two tribes’ de Frankie Goes To Holliwood. El trasfondo de tan trepidante canción es el temor a una guerra atómica, algo que en aquellos momentos (primeros años ochenta del XX) no parecía tan imposible, pues había ‘dos tribus’ (Usa y Urss) dispuestas a aniquilarse y llevarse al mundo por delante. Y es que el asunto de la guerra es una constante en toda la historia del planeta. Imprescindible ver el vídeo.

Y una visión más amable. John Lennon sueña en su emblemática e imperecedera ‘Imagine’ con un mundo sin poderes, sin posesiones, sin religiones, sin guerras, sin hambres, un mundo presidido por la hermandad…, un mundo unido; pero aunque “es fácil si lo intentas”, también “puedes decir que soy un soñador”; el caso es que esa humanidad ideal está todavía muy lejos, aunque todo homo sapiens coincidirá con el beatle en que esa utopía no deja de ser un objetivo deseable.

Títulos excelentes que dejan bien a las claras que el entorno del rock &roll siempre ha estado conectado a la realidad del planeta.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: