Ana DMatos reflexiona con “Manos de bruja” sobre las prácticas de persecución a la mujer heredadas de la Edad Media

“Manos de bruja”, una instalación de Ana DMatos en el Museo Barjola.

El Museo Barjola, en Gijón, acoge este jueves 14 de marzo, a las 20 horas, la inauguración de “Manos de bruja”, una instalación de la artista Ana DMatos que busca indagar en las raíces de la agresividad social y religiosa hacia la mujer en Europa, y en cómo y por qué se ha trasmitido la idea de “bruja” a través del tiempo histórico.

La instalación “Manos de bruja” representa una ingente mano, cuya estructura mide unos cuatro metros de altura. La pieza es atravesada por imágenes proyectadas y por música de Luciano Berio, parte esencial de la obra. Se trata, según la artista, “de una propuesta de hibridación, entre creación e investigación”, que “se desarrolla en torno al aciago fenómeno de la quema de brujas y brujos durante la Edad Moderna. Se incide en el fenómeno como feminicidio por la prevalente misoginia de la época”.
La obra quiere suscitar preguntas como qué elementos construyen la idea de bruja, porqué se crea, cómo se transmite a través del tiempo histórico o cómo nos afecta a las mujeres actualmente.

“Manos de bruja” debe su subtítulo, “Svmmis Desiderantes Affectibvs”, a la bula papal de Inocencio VIII, en 1484, con la que dio comienzo el fenómeno de la llamada Caza de brujas en Europa. Para la artista, la expresión “summis desiderantes affectibus” viene a decir, en esa bula papel: “anhelando ansiosamente acabar con la brujería”. Pero ella decide traducirla con otro matiz: “echando en falta con todos los afectos”, porque, a su juicio, “eso es lo que le faltó a la Iglesia en los tiempos oscuros y de lo irracional”.

“Escogí representar una parte de mi cuerpo, la mano, a modo de exvoto pagano que sanase las heridas causadas a mujeres de pasado y presente. Desde mi mano izquierda, en una suerte de ejercicio de quiromancia, despliego un catálogo de imágenes que constituyen la propuesta expositiva: una compleja instalación y un conjunto de estampaciones”, explica Ana DMatos.

Boceto para “Manos de bruja”, de Ana DMatos.

Así, la pieza principal de la instalación aparece acompañada de una serie de estampaciones en tela y papel utilizando imágenes de las propias manos de la artista y las de su madre. “Se trata de topografiar la historia contenida en las manos. Las líneas dibujadas en ellas nos definen, nos conectan con otras historias, como si se tratasen de circuitos y redes que se abren a una memoria colectiva. Con esta obra se asume el papel real de la mujer bruja, esto es sanadora, alquimista, creadora de episteme… y por lo tanto peligrosa para todo poder patriarcal. No se pretende asumir el papel profético de la sibila u oráculo, sino de redescubrir pasado a través de la investigación, reflexión, emoción estética y belleza de las formas con las que concitar un mejor futuro; desentrañar en modo crítico el pasado y por extensión presente”.

“Dos años más tarde a la promulgación de esta bula, los inquisidores dominicos Kramer y Sprenger escribieron un manual para cazar a las brujas, el Malleus Maleficarum, traducción terrorífica: el martillo de las brujas. Y en ese libro se relaciona y justifica cómo la mujer es más proclive que el hombre a la alianza con el demonio. Y la razón es bien simple, porque en esa obsesión de la institución católica por el sexo, vio que el cuerpo de la mujer era insaciable. La consideró mentirosa. Por lo que no se la podía dejar pensar a solas porque maquinaría maldades. Según ellos, la mujer poseía los tres vicios terribles: la infidelidad, la ambición y la lujuria, que la hacían especial candidata para la unión con el demonio. También era imperfecta. No había sido creada a la imagen de dios, como Adán, sino que fue hecha con su costilla torcida… Y los inquisidores, como buenos estudiosos de los textos antiguos, tuvieron un amplio repertorio de textos misóginos con los que pudieron documentar sus hipótesis”.

Y es que, aunque se trate de tema muy estudiado a nivel académico, la Caza de brujas, por su complejidad, hace que nunca se extingan sus aportaciones desde muy diversos ámbitos. Además la misma práctica de persecución a la mujer reaparece en nuestros días. La artista busca, con esta obra, plantear preguntas como: “¿Podríamos decir a día de hoy, que el apelativo bruja es coartada para el control de la mujer en las sociedades patriarcales? ¿Podríamos pensar, tal y como ocurre en algunas ciudades, por ejemplo de Alemania que son extremadamente conservadoras, que existe una correlación respecto a la sumisión de la mujer hoy y la salvaje represión que sufrieron en los periodos que hubo delaciones, persecución, torturas y muertes? ¿El fenómeno de la Caza de brujas ha sido una cuestión de género? ¿Esa influencia llega hasta nuestros días?. En definitiva, ¿Qué posos han dejado estos hechos en el inconsciente colectivo? ¿Se mantienen vivas estas ligazones con el pasado en la actualidad? ¿Las intuimos?…”

:: Sobre Ana DMatos

Ana DMatos.

Creadora visual y doctora en Bellas Artes, Ana de Matos Carrasco (Lugo, 1963) es una artista feminista española interdisciplinar cuyo trabajo analiza los arquetipos del poder mediante diversidad de técnicas como el grabado, la escultura, la fotografía el vídeo e instalaciones. Sus obras son multidisciplinares y sociales, basadas principalmente en el mundo de lo femenino.

Desde 1986 ha trabajado en investigación en la UCM, Edimburgo y Sheffield. Ha publicado en varias revistas especializadas de arte: Arte Individuo y sociedad, Cerámica Internacional, El periódico del Arte, etc. Ha tenido estancias de creación en Orense, Sevilla, Madrid y Viena. Ha impartido cursos y seminarios de arte en diferentes centros como la Fundación Hispano-cubana, Museo Nacional Reina Sofía, Museo Thyssen-Bornemisza, en Madrid. Ha realizado más de 30 exposiciones individuales y proyectos específicos.

En su trayectoria ha recibido diferentes premios, destacando los siguientes: Premio Villa de Madrid, Lucio Muñoz, Madrid, 2003; Primer premio de la XVII Biennal d’Eivissa, Museo de Arte contemporáneo de Ibiza, Islas Baleares, 2002; Premio Fundación Pilar Banús, MGEC, Málaga, 2002; Premio ESTAMPA ‘99, Madrid, 1999; Primer Premio de Pintura en el Certamen de Artes Plásticas, Patronato de Cultura do Concello de Lugo, 1998; Primer premio nacional OlioFiat, Madrid,1987.

Ha realizado numerosas ediciones de arte desde 1993, como el libro fotográfico ‘Cuento de Hadas’, Rosas Rojas, R-evolución, Hand Made, o “1908 – 1917” (este ultimo para la Calcografía Nacional).

 

Acerca de Eloísa Otero

Periodista y escritora leonesa.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: