Cambio climácico

El Diluvio Universal, una de las escenas de la bóveda de la Capilla Sixtina, pintada al fresco por Miguel Ángel hacia 1509.

Por LUIS GRAU LOBO

El efecto global de la actividad reciente del ser humano sobre el clima del planeta fue demostrado hace más de medio siglo por un maestro de Cardedeu (Pere Comas) durante sus paseos en el Vallès Oriental y por los agricultores de los kibutz de Israel, gota a gota. Solo unos cuantos necios, seguramente encubriendo intereses espurios, se atreven a negarlo ya. Los de Vox, que lo llaman «consenso progre», un día de estos negarán la ley de la gravedad y saldrán levitando al espacio exterior, por suerte. O Trump, fiel indicador de lo correcto, que es exactamente lo contrario de lo que diga o haga.

El debate no está ahí, es cosa superada, por mucho que queden rescoldos de aquellas hogueras, como siempre sucede (la prensa todavía publica horóscopos). Ahora la cuestión reside en qué hacer, si puede hacerse algo, si hay tiempo y opciones. Soy escéptico; ningún cambio en la historia de la humanidad ha llegado como consecuencia de una toma de conciencia colectiva y una acción conjunta deliberada. Ese tipo de transformaciones globales tienen lugar porque producen beneficios progresivos a una escala suficiente como para garantizar su éxito. Mera cuestión de rentabilidad. Mi única esperanza es que la lucha contra el cambio climático se convierta en un buen negocio. Lo que también depende de que la falta de compromiso con esa lucha sea penalizada con severidad hasta convertirla en ruinosa.

En este último caso, las medidas gubernamentales resultarán decisivas. La obvia y cruda oposición de los lobbies empresariales utilizará, como tiene por costumbre, sobornos (prebendas, puertas giratorias, etc.) o fraudes legales. La concienciación ciudadana, primer asalto en que se dirime esta pelea, resultará determinante para exigir medidas políticas que, hasta la fecha, solo han maquillado programas electorales. Esperamos que el partido verde alemán sea una punta de lanza, no una excepción. Pero también utilizan ese tipo de maquillaje empresas señaladas por su enorme capacidad contaminante que se venden como ‘verdes’ sin el menor rubor. U otras que maltratan a sus trabajadores sin que ello les impida promocionar una imagen ecologista, como si la ecología no fuera una forma primordial de justicia social. Algunas de estas empresas patrocinan la cumbre chilena de Madrid.

(Publicado en La Nueva Crónica de León el 8 de diciembre de 2019,
en una serie llamada “Las razones del polizón”)

2 Comments

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .