Adiós al pintor leonés Miguel Ángel González Febrero

— — —
El pintor leonés Miguel Ángel González Febrero exhaló su último aliento el domingo 26 de abril de 2020, a la edad de 72 años, en el Hospital de León, sin que las causas de su fallecimiento estén vinculadas con la Covid-19 (llevaba años enfermo y, al final, fue una infección urinaria que se agravó la que le arrancó de este mundo).

Febrero está considerado uno de los artistas fundamentales del panorama artístico leonés desde finales de los años setenta hasta los primeros años del siglo XXI (cuando sufrió un ictus que inmovilizó gran parte de su cuerpo, algo que no le impidió seguir pintando a su manera).

El Instituto Leonés de Cultura le dedicó en el último trimestre del pasado año una amplia exposición retrospectiva con el título de ‘Secuencias’, comisariada por Arantxa González y Luis García Martínez, integrada por un total de sesenta y dos pinturas de diversos formatos y técnicas, cedidas por el artista y su familia, en una aproximación muy interesante a las diferentes etapas de su trayectoria.

Nacido en León en 1948, Miguel Ángel González Febrero inició su formación de la mano del escultor Victor de los Ríos y, posteriormente, con Francisco Espinos en Madrid. En 1969 ingresó en la Escuela de Bellas Arte de San Fernando, sin llegar a terminar los estudios.

Trabajó de forma intensa el paisaje natural, la figura y el retrato. A finales de los años ochenta su pintura se liberó, y poco a poco se fue desnudando de elementos superfluos, generando una obra sintética en un espacio plenamente pictórico de experimentación cromática y matérica, dando paso a la liberación plena de la mancha de color en una utilización de una composición abierta y dinámica.

A mitad de los noventa surgió con fuerza lo que Rosa María Olmos denominó, en su tesis doctoral sobre el informalismo leonés, la etapa informalista de Miguel Ángel Febrero. Su obra se hizo densa, intensamente experimental y en cierto sentido constructiva, centrándose en la investigación puramente plástica. Su pintura se hizo mucho más vibrante, dinámica, colorista y retornó a la referencia de la figura y la naturaleza desde lo sutil, generando un mundo nuevo de imágenes que sugieren lo vital y la energía de vivir.

En su última exposición en la Sala Provincia del ILC se pudieron ver algunas piezas posteriores a 2003 (año en que sufrió el ictus que inmovilizó parte de su cuerpo), como prueba de su capacidad de lucha y de una impresionante energía vital que le llevó seguir pintando, a su manera, cuadros “de una gran calidad técnica y gran potencia visual donde el gesto se hace protagonista de una composición caótica y eléctrica”, en palabras de Luis García, director del departamento de Arte y Exposiciones del ILC.

Miguel Ángel González Febrero, en una imagen de 2012. © Fotografía de Javier Casares.

Acerca de Eloísa Otero

Periodista y escritora leonesa.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: