FOTOGALERÍA LEONESA (comisariada por Amando Casado) #21 / Vicente García: ‘La desolación’

‘La desolación’. © Fotografía: Vicente García.

FOTOGALERÍA LEONESA (Comisariada por Amando Casado)

Vicente García: ‘La desolación’

El paisaje era como un verso de poesía que se crea así mismo.
Virginia Wolf

Vicente García Pérez, natural de Astorga, ejerció en la enseñanza hasta su jubilación. En los últimos años, con su cámara, ha tomado nota de todo aquello que ha tenido alguna relevancia en el panorama cultural leonés. Además de otras muchas inquietudes, también nos sorprende con creaciones fotográficas no muy conocidas.

La desolación, según el diccionario: “Causar a alguien una aflicción extrema. Afligirse, angustiarse con extremo”.

En esta serie fotográfica, Vicente García Pérez aborda la idea de La desolación visualizándola en el paisaje como expresión de las emociones contrapuestas que se cruzan entre lo que ve y lo que siente. Sus imágenes evidencian una dicotomía entre la belleza generada por la acción de la naturaleza y las consecuencias de la actividad humana; la desolación aflora en un mix de huellas que hablan de ambas intervenciones y como resultado de estas, sus paisajes tienen extrañas apariencias entre lo natural y lo artificial, mezclándose conceptos como lo bello, lo sublime y lo siniestro. Los escenarios fotografiados son huellas, rastros o residuos del tiempo que nos atraen por su perturbadora belleza y se convierten, en la mirada de Vicente, en silenciosos gritos poéticos que nos conmueven y cuestionan un modo de hacer y de de vivir. Tras las atractivas apariencias subyace una reflexión visual que deja entrever dudas, preguntas y respuestas que nos inquietan.

Aunque, como dice el autor “Hoy la esperanza no asoma por la puerta…”, en sus fotos se intuyen quiebros que sortean realidades oscuras, para generar desde la belleza, deseos de un mundo lleno de luz.

AMANDO CASADO

‘La desolación’. © Fotografía: Vicente García.

LA DESOLACIÓN

Por VICENTE GARCÍA PÉREZ

Estos momentos de grandes infortunios y de siniestros presagios viven de las luces del paisaje y llegan despiertos al anochecer de la luna llena. Estas llamas apagadas buscando su ocaso entre las suaves tinieblas de los montes oscuros, sigilosamente como el gemido de una mariposa o el latido de una nube silenciosa.

Todo se apaga, las algas se caen en la noche triste del alma, los corazones buscan un agujero al que asirse para seguir viviendo, los árboles caminan hacia el sol cegado por las tinieblas y el llanto de los estorninos que vuelan hacia lejanas tierras donde no exista esta desolación.

Un azulejo gris gime desconsoladamente llamando a la mañana para espantar la tristeza y su puerta no se abre ni nadie responde ni aparece a consolarnos. Mientras la tierra se sigue cuarteando y los troncos no pueden caminar atados al lodo como fantasmas desprotegidos que buscan la luz, la Aurora. Y su cara se ríe de nosotros trágicamente perdidos en este mundo tan desolado.

No voy a dejar que se apiade de mí la tristeza ni que la desolación envuelva mi cuerpo con fantasmas que aterran a los niños, no quiero agarrarme a esta tierra yerma que hace siglos no produce más frutos que la desgana y el odio, por donde suben las pálidas semillas de la desolación que se agarran a nuestros brazos, a nuestros ojos, a nuestro corazón tratando de enraizar y buscar asidero perpetuo para llenar la tierra de miserias y penas.

Nadie va a salvarnos en estos momentos en los que por todos los lados monstruos infames se acercan para devorarnos deformando nuestros sentimientos para convertirlos en lodo que se vaya pudriendo poco a poco entre aullidos lastimeros, sobre la pálida luz oscura que enrojece el blanco de las nieves perdidas.

La desolación puede ser el recuerdo de las lejanas mañanas que vivimos con luz de día, cuando las luciérnagas brillaban más que las luces del Alba y el sol no podía competir con sus bramidos, cuando los campos se coloreaban con las flores y el cielo seguía siendo azul.

Hoy la esperanza no asoma por la puerta y seguimos hundidos en la triste desolación.

‘La desolación’. © Fotografía: Vicente García.
‘La desolación’. © Fotografía: Vicente García.
‘La desolación’. © Fotografía: Vicente García.
‘La desolación’. © Fotografía: Vicente García.
‘La desolación’. © Fotografía: Vicente García.
‘La desolación’. © Fotografía: Vicente García.
‘La desolación’. © Fotografía: Vicente García.
‘La desolación’. © Fotografía: Vicente García.

#FOTOGALERÍALEONESA

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .