La última novela Ignacio Abad y un trabajo de investigación de Víctor del Reguero se llevan los premios Libros Leonés del Año 2019, del ILC

Los premios Libro Leonés del Año 2019 de la Diputación de León ya tienen ganadores. La novela ‘En Düsseldorf no hay ni puede haber leones’, de Ignacio Abad; y el libro de investigación ‘Sueños de luto. Estampas y derrotas de la Guerra Civil en Babia’, de Víctor del Reguero y Carlos Rodríguez Casado, se han alzado con los premios Libro Leonés del Año que convoca el Instituto Leonés de Cultura (ILC) en las categorías de creación literaria y obra divulgativa, respectivamente. También se ha otorgado un accésit al disco-libro ‘Me sobra el corazón’, de Isamil9. Al galardón se presentaron 22 obras publicadas a lo largo del año 2019.

‘En Düsseldorf no hay ni puede haber leones’, novela de Ignacio Abad publicada por el sello Mrs. Danvers/Mr Griffin, y la obra ‘Sueños de luto. Estampas y derrotas de la Guerra Civil en Babia’, de Víctor del Reguero y Carlos Rodríguez Casado, editada por Piélago del Moro, han sido distinguidas con los premios Libro Leonés del Año que convoca cada año el Instituto Leonés de Cultura (ILC) de la Diputación Provincial.

El jurado, formado por el diputado de Cultura, Pablo López Presa, en calidad de presidente del mismo, junto al escritor y periodista Carlos Fidalgo Calvo, la profesora de Literatura de la Universidad de León Natalia Álvarez Méndez, la librera Beatriz Fernández Pascual y la maestra y escritora Paz Brasas Martínez, decidió premiar por unanimidad la obra ‘En Düsseldorf no hay ni puede haber leones’, de Ignacio Abad, editada por Mrs. Danvers/Mr Griffin (sello de Menoslobos Taller Editorial) en la categoría de creación literaria. Sus miembros consideraron que en la obra confluyen “una escritura literaria de calidad y un tema de fondo de plena actualidad en la medida en que aporta un retrato muy certero de nuestro tiempo a partir de la investigación periodística y de las llamadas ‘falsas noticias’. La intriga narrativa está muy bien sostenida, con una voz narradora singular y potente. Destaca también por su cuidada edición, muy lograda en aspectos tales como el color, la tapa o la caja”.

Por otro lado, en la modalidad de libro de investigación/ obra divulgativa, el jurado acordó premiar, por mayoría absoluta, el libro titulado ‘Sueños de luto. Estampas y derrotas de la Guerra Civil en Babia’, del que son autores Víctor del Reguero (texto) y Carlos Rodríguez Casado (ilustraciones), y que ha sido publicado por la asociación La Memoria del Norte / Piélago del Moro Ediciones. Los miembros del jurado decidieron premiar el libro “porque se trata de un ejercicio de memoria en el que se equilibran de manera notable creación y divulgación. La investigación se halla anclada en una excelente labor de documentación, con aportación de una reseña bibliográfica profusa y apoyada visualmente por una cuidada ilustración”.

Accésit para ‘Me sobra el corazón’, de Isamil9

Asimismo, el jurado acordó otorgar un accésit en la categoría de libro de investigación/ obra divulgativa al disco-libro ‘Me sobra el corazón’, de Isamil9 & mil9_colectivoLiterario, editado por Marciano Sonoro Ediciones, atendiendo a la “gran labor de investigación sobre aspectos menos conocidos de la figura del poeta Miguel Hernández”, así como a una original edición, “que la dota de un gran atractivo”.

La dotación del premio, al que este año se presentaron veintidós títulos, es de 2.000 euros para cada autor, y también de 2.000 euros para el editor en concepto de adquisición de ejemplares hasta ese importe en cada una de las modalidades, es decir, 8.000 euros en total. La entrega de los galardones tendrá lugar el próximo año, en el transcurso de una gala que se celebrará en el Museo Etnográfico Provincial de León.

:: Sobre ‘En Düsseldorf no hay ni puede haber leones’

Nacho Abad, con su libro.

Mentiras que (nos) cuentan

Por ELOÍSA OTERO
(Reseña publicada en el diario ABC Castilla y León, el 25 de abril de 2020)

Confinada en casa, he releído con ganas la última y fascinante novela de Ignacio Abad, escritor leonés residente en Japón. Si la primera lectura me absorbió por completo –devoré el libro de un tirón–, la segunda ha supuesto un nuevo deleite, y hasta me he entretenido en comprobar la veracidad de ciertos hechos que aparecen en esta ficción neorrealista sobre las verdades y las mentiras con que se alimentan tanto nuestros egos como el periodismo y nuestra necesidad de entender el mundo.

“Aunque esta sea una obra de ficción, algunas de las cosas que aquí se narran son ciertas, o luchan por serlo”, advierte el autor de esta novela en la que nada es lo que parece, ni siquiera su inopinado final.

El protagonista (sin nombre) es un periodista freelance que, tras sufrir en España la crisis económica, acaba viviendo en Tokio. Y decide contar algo que nadie haya contado. Tal será su apuesta y su fracaso. Estamos ante un periodista amoral, inteligente y cínico (y, como dijo Kapuściński, “los cínicos no sirven para este oficio”), que no tendrá escrúpulos en utilizar la verdad para mentir, ni en mentir para decir algo que se acerque a la verdad. Mientras espera las consecuencias de sus delitos y traiciones, opta por escribir una larga nota (la propia novela), para descargar de responsabilidad a quienes le ayudaron a engañar sin saberlo.

Un novelista no deja de ser un constructor de ficciones. Tan importante es el contenido del relato, la historia que se cuenta, como la manera (tono, ritmo, sonoridad, sentido, belleza) en que se cuenta, y aquí Ignacio Abad no solo es arquitecto sino estratega, además de alumno aventajado de Sherezade.

La novela arranca con un suceso ocurrido en el Alto Karabaj, uno de los lugares más conflictivos del planeta, y discurre por Tokio, Madrid, Berlín, León, Corea, Sarajevo… a través de un laberinto de historias que se entrecruzan con perspicacia y filigrana, para terminar en el bosque japonés de los suicidas como un extraño cuento oriental. Sus relatos transitan entre el pasado, el presente y el futuro remitiendo a hechos históricos (la caída del muro de Berlín, la guerra de los Balcanes…) en ocasiones ciertamente inverosímiles (como el secuestro de japoneses por Corea del Norte). Conforme se avanza en la lectura, “discernir entre la verdad y la mentira, entre lo real y lo imaginado, vislumbrar el lado correcto de la difusa línea que los separa, se convierte en un desafío turbador y emocionante” (suscribo las palabras del editor, Yago Ferreiro).

Hay en la novela todo un homenaje a Kapuściński y muchos guiños a ese oficio en extinción que es el buen periodismo, pero mostrando su reverso, su lado oscuro. Como no quiero destriparla, anotaré algo que dice el protagonista durante una de sus charlas imaginarias con el gran periodista polaco: “Todos tenemos al menos dos historias, Kapuściński. Una es verdad y la otra inventada. Pero en la primera hay algo que no es cierto y en la segunda algo que sí lo es. Lo normal es que las contemos una y otra vez. Y lo mejor es que nunca son iguales”. Todo un paradigma de cómo somos y cómo nos contamos en un tiempo en el que las fronteras entre lo real y lo virtual, entre la verdad (¿dónde estará?) y la mentira (fake news, bulos, bots, perfiles falsos…), se difuminan.

:: Sobre ‘Sueños de luto’

‘Sueños de luto. Estampas y derrotas de la Guerra Civil en Babia’ es el título del primer libro editado por La Memoria del Norte, en el que su autor, Víctor del Reguero, concibe “una estampa de un tiempo pasado y de un mundo perdido a través de las estampas de varios lugares, acontecimientos y personas que lo compartieron, conformando un inventario de las derrotas que en Babia dejó la Guerra Civil”.

El libro es una miscelánea entre la historia y la literatura, en la que el texto se da la mano con las ilustraciones hechas por Carlos Rodríguez Casado, con detalles para ambientar tanto los escenarios como los personajes, recurriendo a fotografías de época y otras informaciones.

Editado con la colaboración de la Junta y la Diputación de León, hace un recorrido por los tiempos de la II República y los acontecimientos previos al golpe de Estado de 1936 que desembocó en la Guerra Civil. El hilo conductor son los maestros que destacaron en la época no sólo por su labor educativa sino por el papel cívico que asumieron durante la República en una comarca que destacaba por no tener un solo analfabeto y de la que cada año partían numerosos jóvenes para ser contratados en la ‘feria de maestros’, como enseñantes en las aldeas más recónditas de las cabeceras de Asturias.

En paralelo, se evocan personajes como Elías García-Lorenzana, comerciante en San Emiliano y líder republicano, que desde su exilio en México emprendió en 1958 la recuperación judicial de los bienes que le habían sido incautados, consiguiéndolo tras largos años de pleitos que terminaron en el Tribunal Supremo. También de otros como Ramiro Álvarez, originario de Piedrafita de Babia, cuyo largo exilio silenció el talento literario del que hacía gala antes de 1936 en la prensa leonesa; o el papel jugado por actores locales como los hermanos Hidalgo de Sena de Luna o algunos sacerdotes de la zona a raíz de la proclamación de la República en abril de 1931.

El jurado del premio Libro Leonés del Año.

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .