Las 9 becas de creación artística contemporánea de la Fundación de Castilla y León ya tienen ganadores

El jurado de la IV edición de las becas de creación artística contemporánea de la Fundación de Castilla y León (antes conocida como Fundación Villalar) ha hecho públicos los ganadores de las nueve becas (una en cada provincia de la Comunidad) de este año 2021, dotadas con 12.000 euros cada una. 

Los ganadores son: Violeta López López (Ávila), Sara Díez Rasines (Burgos), Marcos Abella Serrano (León), José Luis Viñas Apaolaza (Palencia), Víctor Rico Sánchez (Salamanca), Víctor Correa Hernando (Segovia), Ana Cristina Ortega Blanco (Soria), Juan Carlos Quindós de la Fuente (Valladolid) y José María Esbec Martín (Zamora).

Los becados desarrollarán, a lo largo de un año, un proyecto de creación artística contemporánea en cualquiera de sus manifestaciones o modalidades: artes escénicas, música, artes plásticas, literatura o creación audiovisual.

A esta cuarta edición de las becas de creación artística contemporánea se presentaron un total de 218 artistas de Castilla y León. Por provincias, de la que se han recibido un mayor número de solicitudes ha sido Valladolid con 54, el 25%; Salamanca, Burgos y León, con 35, 30 y 28 artistas interesados respectivamente; Zamora con 19; Segovia con 17; Ávila con 14; y Palencia y Soria, con 11 y 10 solicitantes respectivamente.

En cuanto a las disciplinas, y aunque los proyectos no siempre son fáciles de catalogar en una de ellas, las más numerosas son las que se refieren a proyectos de artes plásticas, aunque en esta convocatoria han incrementado su representación los proyectos relacionados con la música y la literatura.

El jurado estuvo compuesto por nueve personas de reconocido prestigio de cada provincia de la Comunidad: el periodista y escritor abulense Pablo Garcinuño García (en representación de Ávila); el escritor Óscar Esquivias (Burgos); el director del Museo de León Luis Grau (León); la directora de la Cátedra de Estudios de Género de la Universidad de Valladolid María Teresa Alario (Palencia); la responsable de la programación del DA2, María Jesús Díez (Salamanca); el poeta José María Parreño (Segovia); el librero y crítico literario César Millán (Soria), la periodista Angélica Tanarro (Valladolid) y el arquitecto Francisco Somoza (Zamora).

:: Los 9 proyectos seleccionados

Los artistas ganadores en cada provincia y sus proyectos son los siguientes:

En la provincia de Ávila la beca ha recaído en Violeta López López, por su proyecto «Contrapoesía libre». El proyecto tiene como objetivo la realización de un libro artístico interdisciplinar en el que se toma como punto de partida el funcionamiento del contrapunto libre musical para extrapolarlo a la poesía. De este modo, se trataría de crear una poesía polifónica contrapuntística, es decir, no compuesta por una sola línea sino por varias voces que, además de tener una entidad propia, se complementan entre ellas al desarrollarse de manera simultánea (tal como sucede en el contrapunto musical).

En Burgos se ha escogido el proyecto «La Oficina» de Sara Díez Rasines. La artista buscará conformar una oficina de arte y conocimiento que trabaje de forma autónoma, sostenible y genere conocimiento. Para ello, desarrollará una serie de actividades en torno al hecho artístico y también ejercerá la función de gestor cultural, recibiendo propuestas artísticas e invitando a proponer a otros artistas. El resultado será un archivo con documentos en diferentes formatos (texto, dibujo, video…) que den cuenta de lo que se ha construido colaborativamente en la oficina en su año de vida.

En León el artista seleccionado para la beca ha sido Marcos Abella Serrano, por su proyecto «Ruderal: un vacío lleno». El artista propone una investigación estética de largo recorrido, que aborda a través de la fotografía las transformaciones en un paisaje marcado por el abandono y la despoblación, evidenciando los efectos del paso del tiempo a través de la exploración de los espacios vacíos y vaciados, las huellas y la vegetación ruderal. El objeto del proyecto es producir un ensayo fotográfico de carácter poético mediante la representación de estos paisajes intersticiales, combinando la capacidad documental y objetiva de la fotografía, con la capacidad para producir ficción a través de ciertos recursos como la elipsis, la evocación y la secuenciación de imágenes.

En la provincia de Palencia se ha escogido el proyecto «Extinción/Ideal» de José Luis Viñas Apaolaza. A través de su proyecto, el artista intervendrá de forma efímera el abandonado cine IDEAL en Vallejo de Orbó (Palencia), para transformarlo en un fugaz contenedor museístico de Arte/Historia natural que albergará una colección de reproducciones de todas las mariposas y polillas extinguidas globalmente en los últimos siglos. Con ello, el artista buscará concienciar mediante el Arte Contemporáneo de la pérdida global de biodiversidad en general y de la delicada situación de los insectos en particular, en una zona con un alto valor natural, que alberga las más nutridas colonias peninsulares de la emblemática mariposa hormiguera oscura (Phengaris nausithous).

En Salamanca la beca ha recaído en Víctor Rico Sánchez por su proyecto «Hoy no voy a hacer nada», en el cual plantea un ensayo visual compuesto por siete piezas sobre querer perder el tiempo. La forma de hacerlo es a través de la documentación y clasificación de elementos cotidianos. Los (re)significará para llevar a cabo obras y acciones en las que procastinar el deber hacer por el querer hacer. De esta forma, creará un archivo compuesto de propuestas que le permiten seguir investigando nuevas formas de habitar el tiempo. Asimismo, este ensayo pretende ser un espacio de reivindicación de esas ocurrencias que posponemos por los deberes. Un lugar indeterminado, sin escenario fijo, en el que detenerse y olvidar, por un instante, las obligaciones y necesidades. En el que poder probar y jugar.

En la provincia de Segovia la persona merecedora de la beca ha sido Víctor Correa Hernando, por su proyecto «Movimiento», un proyecto de composición musical que plasmará la universalidad de aquello que nos hace humanos mostrando cómo el folclore es fruto de la tierra (tierra que ya estaba allí y que permanecerá generando uno nuevo) a través de la propia vivencia del artista en Castilla y León y del estudio de sus tradiciones. El vehículo elegido será el movimiento a través del cuerpo, el contexto será la música y dentro de todo ello brillarán: el ritmo, el ciclo, el patrón, el pregón. Lo ancestral. Todo ello será revisado desde el prisma del presente, mirando hacia el futuro, manteniendo la llama, pero añadiendo leña nueva.

En Soria la beca ha recaído en Ana Cristina Ortega Blanco por su proyecto «Cartografías pastoriles. Toriles y llamadas. Donde las Piedras hablan». El proyecto se presenta como un recorrido desde el cuerpo hacia la memoria, utilizando el arte como vehículo para registrar las últimas construcciones pastoriles de piedra seca. En concreto, los Toriles del sur de la provincia de Soria. Para ello se desarrollará un trabajo híbrido dónde cada elemento que compone la obra necesita un soporte concreto debido a su naturaleza. Se registrarán 12 toriles, uno por mes del año, para ello se realizarán 12 fotografías de la arquitectura, una intervención filmada en video de cada espacio tomando medidas, el posicionamiento del toril, las coordenadas del mismo y 12 audios de diferentes llamadas de pastores.

En Valladolid se ha becado el proyecto «Metasomoscopia» de Juan Carlos Quindós de la Fuente. Este proyecto fotográfico quiere documentar en archivos de muy alta resolución y en gran formato físico los tejidos vacíos del borde urbano de Valladolid, allí donde los intersticios carecen aún de significado consolidado, algunos en trance de desaparecer, donde colisionan los fragmentos obsoletos del viejo mundo y los nuevos equipamientos, sin solución de continuidad, en un intento prospectivo de ver hacia dónde se dirige la ciudad contemporánea, su identidad espacial, su futuro “genius loci”.

En la provincia de Zamora la beca ha recaído en José María Esbec Martín por su proyecto «La imposibilidad de volver». Su proyecto creativo tiene como objeto recuperar la memoria de Argusino y otros pueblos zamoranos anegados por la construcción de presas. Para ello, propone crear un audiowalk que, a través del teatro documental, la dramaturgia visual y la sonoturgia, ofrecerá una experiencia personal, íntima e itinerante en la que pasado y presente se yuxtaponen. Un recorrido a pie, acompañado de una narración e imágenes en soporte digital y/o analógico, que sumergirá a quien lo realice en los recuerdos de aquellos que fueron desarraigados en aras del progreso

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .