Siete canciones de los 80 en León que merecen estar en las antologías de su tiempo

Cardiacos en sus primeros años, con ellos dio comienzo la edad de oro del pop-rock leonés.

Por CARLOS DEL RIEGO

A mediados de la década de los 80 del siglo pasado cada ciudad española experimentó los vientos de cambio que se extendían y se sentían por todo el mundillo de la música pop y rock. Lógicamente la capital se llevó casi todo el protagonismo (hubo excepciones, claro), sin embargo, en ciudades pequeñas, como León, hubo mucha actividad y muchos y muy buenos grupos que dejaron canciones a la altura de los títulos emblemáticos de la ‘movida’

Podían ser quince, treinta o cincuenta canciones, porque en los años ochenta se produjo una gran efervescencia en la capital del viejo Reino de León; casi cada mes se tenía noticia de la aparición de un nuevo grupo, no había fin de semana sin conciertos de bandas locales y del resto de España, se publicaban con bastante asiduidad maquetas y discos producidos y grabados en la ciudad, e incluso las instituciones costeaban álbumes recopilatorios. Por eso, podría alargarse la colección de pop y rock leonés de aquella señalada época hasta completar un voluminoso libro. Las siete piezas elegidas son muy significativas, canciones que quien estuviera allí entonces recordará a la primera; pero podrían ser otras, podría cambiarse esta por aquella o escoger otra del mismo grupo…, nada hay más subjetivo. De todos modos, no habrá aficionado  leonés y al pop español en general que no recuerde estas de Cardiacos, Flechazos, Deicidas, Los Positivos, Fundición Odessa, La Fuga o Abogado del Diablo.       

‘Salid de noche’ de Cardiacos se grabó y publicó en cinta de casete de un modo totalmente artesanal; más tarde se volvió a grabar y apareció ya en disco con una cadencia más lenta y un sonido más pulido. Ellos mismos, en los conciertos, la presentaban simplemente como ‘el ska’, y siempre era recibida con vocerío y jolgorio. Y es que fue el primer grupo español en componer y lanzar un ska. Era aún 1979. El ritmo trepidante, el diálogo entre la voz y el saxo, la juvenil letra que animaba a salir de casa por la noche para evitar “una fuerte, húmeda y tremenda polución nocturna”…, son algunas de las señas de identidad de una canción inolvidable que ‘compitió’ muy bien en las listas.

También era puro ska el tema ‘Algo muy valioso’ de Abogado del Diablo. Fue este un grupo de corta trayectoria que publicó maquetas y participó en discos recopilatorios. La canción es trepidante, urgente, vivaracha, con texto casi explícito (“¿Qué es esto que me hierve entre las piernas?”), ingeniosa y tendente a la gamberrada casi adolescente. También cuenta con un saxo que la estiliza y le proporciona gran personalidad. Una incitación al baile.

Los Flechazos fue uno de los grupos de pop más importantes de los ochenta del XX. Su extensa discografía permite escoger muchos títulos y, al igual que el resto de grupos de esta pequeña selección, elegir sólo una es un poco injusto. ‘La reina del muelle’ es una canción muy ‘flechazos’, pues tiene un poderoso toque ‘sixtie’ en el que no faltan el órgano con sonido ‘Farfisa’ o el entorno tan musical del texto (“la gente paga dos libras por escucharla y beber”). Fue una de las primeras que editó el grupo y una de las primeras que apostaron decididamente por el sonido pop-mod en toda España, como así se ha reconocido. Tantos años después no ha perdido encanto.

‘Piel de ángel’ de Los Positivos tiene un enorme poder de atracción. Es pop cien por cien, con una letra joven y enamoradiza (“Eran uña y carne, eran flor y nata, tan inseparables como la aurora y la mañana”) y una melodía que hoy sigue siendo muy pegadiza. Muestra unos excelentes y elegantes arreglos con saxo y acordeón, así como una voz melancólica y una atmósfera hechizante. Siempre cae bien.  

‘Cuatreros’ es otra elección difícil en la lista de canciones de Deicidas. Su ritmo es acelerado como el de un tren…, pues es aquí donde se desarrolla ‘la acción’. La voz amenazante, la ligerísima guitarra que parece multiplicarse por dos o tres, la veloz batería y la muy leonesa localización geográfica hacen de estos cuatreros una pieza muy singular y de identificación inmediata: “Las reses mugen locas mientras saltan del vagón (…) el oeste está en León”.        

Fundición Odessa era un grupo con cinco músicos muy buenos. Publicaron tres elepés en los que abundaban los ‘singles’. Entre sus mejores composiciones puede extraerse el potente ‘Rock & sexo’. Se trata de un granítico ritmo glam rock con una estructura perfectamente trasladable a los años dorados del género, con un arreglo de saxo perfectamente evocador y una letra que define muy bien a ciertos personajes: “Cree que es el rey del r & r y el sexo (…) y no es más que un bufón (…) pero no lo dudéis, hay muchos como él”.

La Fuga fue un grupo leonés mucho antes de que apareciera la banda cántabra de idéntico nombre. Sólo editaron un Lp, el cual se abría con ‘Intransigencia’, un tema que impresionaba por su potentísimo inicio, por el atrevido tratamiento de las guitarras, por el partido que la apasionada voz sacaba de la letra (“Intolerancia es la palabra que define las circunstancias”) y por lo inspirado de la melodía principal.

¡Qué canciones tan buenas! Además, todas tienen otro punto en común: incitan irremediablemente al canto y al baile. Quienes no las hayan escuchado van a alucinar cuando las ‘estrenen’, y quienes las vivieron en su día volverán a emocionarse al reencontrarlas.

(En recuerdo de Macario, Jesús, Javi, Toño)

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.