No me gusta la ópera

Por CLAUDIO HOCHMAN.— “No me gusta la ópera y este es tal vez el disparador creativo más fuerte para que, desde hace seis años, cada verano, me interne en la bella ciudad portuguesa de Aveiro para jugar con Mozart, Pergolessi, Puccini, Menotti, Offenbach…”. Un nuevo artículo del director, dramaturgo y docente argentino afincado en Portugal.