La crisis de La Crónica, la crisis del periodismo

Huelgacronica

Por SERGIO JORGE

Después de casi tres años de retrasos en los pagos de las nóminas y las extras. Después de un ERE que primero fue temporal y luego de extinción. Después de que la plantilla haya pasado de 78 personas a 38 en poco más de cuatro años. Después de que los corresponsales lleven sin cobrar desde agosto. Y después del incumplimiento de las promesas por parte del dueño, el empresario y constructor José Martínez Núñez. En estas circunstancias se enmarca la huelga que los trabajadores de La Crónica de León han convocado para los próximos tres días, jueves, viernes y sábado (13, 14 y 15 de diciembre), con el objetivo de dar a conocer a toda la sociedad leonesa la situación laboral que están viviendo.

Los problemas del periódico se remontan al 1 de abril de 2008, cuando la cabecera leonesa decidió romper el convenio que mantenía desde 1999 con El Mundo y volvió a salir en solitario, sin el apoyo del diario de Unidad Editorial. Tras varios meses, comenzó un proceso de despidos y no renovaciones de contratos que ha dejado la plantilla reducida a menos de la mitad de los trabajadores, a los que se añaden los corresponsales, cuyos contratos son mercantiles.

Cuatro extras y nómina y media, además del impago desde agosto de todas las mensualidades a los corresponsales, ha sido el detonante para que los trabajadores hayan decidido hacer huelga durante estos tres próximos días. “Y la previsión es de que tampoco nos abonen la nómina de Navidad, porque nos avisaron de que difícilmente nos pagarían”, explica José Javier Porras, delegado sindical en el periódico. “Hemos querido hablar con la empresa y no ha habido respuesta, hemos tenido dos reuniones con el Serla (Solución autónoma de conflictos laborales de Castilla y León) y no se ha llegado a nada”, enumera Porras.

“Para la propiedad parece que La Crónica no existiera, porque la única propuesta que hemos tenido no es pagar, sino suspender las extras por tiempo indefinido y bajar el sueldo un 45%“, agrega. Además, recuerda que los trabajadores no sólo llevan tres años de retrasos en los pagos, sino que “en 2008 se subió la mitad el IPC y, desde entonces nada, por lo que a que no paguen las nóminas se suma la pérdida del poder adquisitivo en un 16%.

“La empresa no se ha dirigido a nosotros para fijar un calendario de pagos o negociar otro tipo de soluciones”, apunta Alfonso Martínez, redactor de este periódico fundado en 1986.

“Somos la tormenta perfecta: a la crisis económica le sumamos la crisis del periodismo, la crisis del propietario (que se ha visto afectado por el estallido de la burbuja inmobiliaria e implicado en gravísimos casos de corrupción) y, además, la crisis generada por los responsables directos de la empresa, porque a pesar de todas las dificultades el periódico es perfectamente viable, no le pueden echar la culpa a Ángela Merkel ni a la era digital. Se les ha olvidado que el periódico lo hacen personas, de momento no lo hacen los ordenadores por sí solos, y si hubieran tenido eso claro desde el principio, que es lo más importante de todo, no se habría llegado a esta situación que es muy desagradable para todos”, reflexiona David Rubio, redactor jefe de La Crónica.

Esta situación de impagos ha supuesto que durante los últimos tiempos muchos de los trabajadores tengan problemas para llegar a fin de mes. “Cierta gente empieza a tener dificultades diarias, porque muchos han tirado de ahorros”, afirma Porras. “En el dia a día intentas que te afecte lo menos posible, pero al final hay muchas veces que no lo puedes evitar, porque los recibos siempre llegan con puntualidad“, añade Martínez. “Si el periódico ha llegado hasta aquí ha sido gracias a la profesionalidad de los que trabajamos en él, que hemos soportado probablemente más de lo que deberíamos haber soportado, que hemos trabajado sin cobrar, permitiendo que cada vez se acumulara más deuda”, apunta Rubio.

“El propietario de La Crónica no apuesta por su medio de comunicación y pretende que se lo mantengamos los trabajadores. Los periodistas tenemos que decir basta a situaciones de este tipo, no podemos seguir callados ante empresarios que les importa un bledo nuestra dignidad como profesionales, y mucho menos nuestras situaciones personales y familiares“, explica María Antonia Reinares, corresponsal del periódico leonés, que decidió dejar de escribir el 1 de diciembre después de varios meses de impagos, a lo que se añade que los colaboradores en toda la provincia adelantan los gastos de kilometraje y llamadas telefónicas.

“Lo más lamentable es que los responsables directos del periódico han dudado de nuestra profesionalidad, cuando en realidad deberían estar agradecidos por todo lo que hemos soportado y por haber llegado hasta aquí“, se lamenta Rubio.

Las circunstancias que sufren los trabajadores de La Crónica es el retrato perfecto del contexto que vive el periodismo en España, puesto que desde 2008 se han producido 8.822 despidos, casi la mitad (3.879) en periódicos. Además, unas 70 cabeceras han cerrado desde el inicio de la crisis.

“La situación de los medios de comunicación (con escasos ingresos, en algunos casos con pérdidas económicas, y el aumento del número de trabajadores despedidos) no se debe únicamente a la crisis económica sino también a una crisis de modelo, a la necesidad de un cambio estructural. De hecho, hablamos en realidad de una crisis que afecta en mayor o menor medida a todo el mundo occidental. Lo que ocurre es que en España es aún más dura porque a la crisis de modelo se le ha unido la crisis económica más profunda, con una disminución de los ingresos por publicidad que no puede ser compensada a base de despedir a los trabajadores y menos a los periodistas más cualificados y con mayor aporte de ‘calidad’ en las redacciones“, explica el presidente de la Asociación de la Prensa de León (APL), Fernando Aller.

“La APL hace un llamamiento a la empresa para que lleve a cabo cuantas medidas estén a su alcance con el fin de que los trabajadores cobren los salarios que se les adeudan y salgan de la situación de precariedad en la que se encuentran. Solamente con profesionales dignamente tratados un medio de comunicación tiene posibilidades de sobrevivir“, apunta.

“Tras las últimas elecciones municipales, los cambios políticos en las corporaciones locales dejaron sin empleo a siete periodistas en León. En los medios de comunicación privados, hay que apuntar como dato más negativo la desaparición de El Mundo de León (con la pérdida de doce puestos de trabajo) y ajustes puntuales en otros medios, así como la persistente rigidez de las plantillas en el resto de los medios“, recuerda el presidente de la asociación leonesa de periodistas, quien cifra en unos 25 los periodistas despedidos en los últimos años en la provincia.

4 Comments

  1. ¿Solo 25 periodistas leoneses despedidos en los últimos años en la provincia? Yo cuento unos cuantos más, y con nombres y apellidos… Es más, sólo sumando los de La Crónica, los de El Mundo y los de las corporaciones locales (más los periodistas despedidos en La Ciuden, más…) ya sobrepasan con creces esa cifra ¿no?

    Me gusta

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .