Jorge M. Molinero presenta su poemario ‘Amplia victoria de los traseros’

El poeta vallisoletano Jorge M. Molinero, con su último libro. Foto: L. Fraile.
El poeta vallisoletano Jorge M. Molinero, con su último libro. Foto: L. Fraile.

Por LAURA FRAILE
(www.ultimocero.com)

“En mis poemas hablo de la vida cotidiana. Me inspiro más en la cola del supermercado que en la luna, las diosas griegas o los caballos alados. Hablo de la gente normal, de los defectos que tenemos todos, de los deseos pero también de las pérdidas”. De esta manera define Jorge M. Molinero su poesía, de la que son testigos sus dos libros: ‘Versos en el desierto’ (al que describe como un “gran calzador de mesas que gracias a Dios está agotado”) y ‘Amplia victoria de los traseros’, obras de las que leerá algunos poemas este viernes 25 de enero, por la tarde, en la librería vallisoletana ‘A pie de página’.

Nacido en el barrio de La Rondilla en 1976, Jorge no comenzó a escribir hasta hace cuatro años: “Nunca fui un buen lector de poesía porque la que nos venden en el instituto aburre. Tiempo después, gracias a internet descubrí a autores como Bukowski, Carver o Cohen (al que ya conocía), y a raíz de ellos me di cuenta de que la poesía iba más allá del soneto clásico o de la rima y de que había gente que hablaba de cosas actuales que me llamaban más la atención”.

A lo largo de esos años comenzó a leer y admirar a autores como David González o Karmelo Iribarren. De este último destaca su estilo: “Lo primero que me chocó fue su forma de escribir: era muy sencilla, con pocos adornos. Escribía sobre temas como un paraguas, un espejo, una bolsa en la calle… y pensé ¿cómo se puede sacar poesía de esto?”. A estos dos autores sumaría después la lectura de algunos blogs, como los de Vicente Muñoz Álvarez, Gsús Bonilla, Ana Pérez Cañamares o Batania (más conocido como Neorrabioso), quien graffitea las paredes de Madrid con versos. En este recorrido por influencias literarias, Jorge no se olvida tampoco de citar a Pedro Andreu, autor de ‘El Frío’ y ganador de un premio de la revista ‘La Bolsa de Pipas’.

Su primer libro, ‘Versos en el desierto’ (publicado por Bohodón Ediciones), llegaría en el año 2009 y, tres años más tarde, Jorge publicaría ‘Amplia victoria de los traseros’ (obra autopublicada cuyo título hace referencia a un episodio de la novela ‘La Tregua’ de Benedetti). Acompañada por las ilustraciones de Óscar R. Cardeñosa, está dividida en tres partes: “La primera hace referencia al desasosiego y habla de un perdedor que es alguien normal, no un desheredado. Habla de la gente normal, de los sueños que tenemos y de cómo debemos sobrevivir sin poder ver que se cumplan; de cómo sobrevivir a la rutina y a la normalidad cuando ninguno aspirábamos a eso. La segunda parte es más optimista, es el trasero al que aferrarse aunque todo vaya mal. Ahí hay poemas amorosos, lúdicos, sexuales… La tercera parte es una vuelta al principio, a ese momento en el que te das cuenta de que los sueños no se cumplen”, explica Jorge.

El vínculo que Jorge M. Molinero mantiene con la poesía no se cierra en sus dos obras publicadas, ya que también realiza otras actividades. Una de ellas es la organización desde hace año y medio, junto al escritor Rufino U. Sánchez, de la convocatoria ‘Susurros a pleno pulmón’. “Una vez al mes, generalmente los viernes, un grupo de gente nos reunimos en La Curva o en la Librería La Leona para hacer un micro abierto de poesía y microrrelatos en el que la gente puede participar con materiales propios o ajenos. Sirve para que puedas probar si tus poemas funcionan, para desahogarte, para lucirte si puedes o lo crees conveniente y para beber cerveza”. También colabora periódicamente con fanzines como el leonés Vinalia Trippers (uno de sus fundadores es Vicente Muñoz Álvarez), La Fanzine o el editado por el Colectivo Elefante Rosa (con quien también colaboró el pasado mes de noviembre recitando durante el festival ‘Rasca y Gana, manual de adaptación al medio’ en el “recorrido de poesía desde lugares inverosímiles”, como fueron coches aparcados, cabinas telefónicas o telefonillos). Una parte de este trabajo la va compartiendo día a día por redes sociales como el Facebook: “Internet ayuda a los poetas pequeños, viene muy bien para darte a conocer. Es la única manera de que se te escuche. La contrapartida es que hay demasiada gente que escribe y te puedes perder en la vorágine”.

Jorge define su estilo como abrupto: “Corto los versos por donde quiero, no busco musicalidad en mis poemas. También me gusta hacer el payaso, quiero quitarle seriedad a la poesía (ya estoy harto de los Viernes del Sarmiento, las lecturas de la Casa Zorrilla…). Ante todo, que el poeta no venza al payaso”. Actualmente Jorge acaba de terminar un nuevo libro, al que titulará ‘La noche que llovieron impermeables’. Está pendiente de que le confirmen su publicación en una editorial, aunque si esto no es posible no descarta recurrir una vez más a la autoedición: “La editorial te da un plus, pero hay que quitarse el miedo a la autoedición. Si crees que lo que has escrito vale la pena, aunque sólo sea por tenerlo y no pierdes dinero, es una buena idea. En mi caso, invertí ochocientos euros para sacar doscientos ejemplares de ‘Amplia victoria de los traseros’. Ahora mismo, si la editorial no es grande, es muy difícil que te respalden”.

Más información:

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .