Agitando el pensamiento

Esther Martín y Felipe Pollino, redactores de la revista Exarchia. Foto: L. Fraile.

Esther Martín y Felipe Pollino, redactores de la revista Exarchia. Foto: L. Fraile.

Por LAURA FRAILE
(www.ultimocero.com)

Exarchia es una revista de pensamiento crítico, culturas y ciencias sociales. Nace con la pretensión de establecer un diálogo entre el mundo estudiantil-académico, la realidad social y las luchas populares”. Ésta es la declaración de intenciones que podemos leer en la primera página de esta revista vallisoletana, que actualmente está preparando su tercer número y que apuesta por ofrecer un análisis exhaustivo del panorama actual.

La revista está dividida en tres secciones. La primera es Sistema-Mundo, y ofrece un análisis de las luchas sociales partiendo del ámbito local para llegar al global, ofreciendo alternativas a las cuestiones planteadas. La segunda es Culturas, que nace con una firme apuesta por los modelos culturales menos comerciales, alejándose del eurocentrismo. También incorpora la sección Tiempos (post)modernos, en la que ya se han ofrecido reflexiones en torno a los derechos humanos, la situación de Grecia o el estudio de la disciplina de Historia analizando estas temáticas desde un pensamiento crítico que abarca campos como las Ciencias Sociales, la Historia o la Filosofía.

Exarchia nació desde el impulso de la periodista Esther Martín y el estudiante de Historia Felipe Pollino, pero pronto se irían sumando una decena más de personas pertenecientes a ámbitos como la Literatura o los movimientos sociales de base, todos ellos con unas edades comprendidas entre los 20 y los 40 años. Muchos se conocieron en la Asamblea de Estudiantes de la UVa, lo que les permitió conocer de primera mano una situación universitaria sobre la que escribirían en su reportaje ‘No es Wert, es el sistema’, en el que mostraron su rechazo a los nuevos planes de estudio, al Ministro y al Gobierno, pero sobre todo a un modelo de educación global, de carácter neoliberal, sobre el que informaron comparándolo con sistemas educativos como el de Québec, Chile o Puerto Rico.

También han abordado cuestiones como la inmigración, el uso de las drogas como opción personal o como herramienta del Estado para desmovilizar a la población, la privatización de la Sanidad o el conflicto en Oriente Próximo. Los temas de cada número se eligen a partir de una asamblea en la que se reúnen todos los colaboradores, y de ahí nacen artículos de opinión, ensayos, crónicas y reportajes que se alternan con fotografías e ilustraciones. Un ejemplo de esto podemos verlo en la sección Fishman, donde se recogen en un formato de cómic noticias que en su momento fueron portada y que ahora han sido olvidadas, retomando con esta propuesta el punto en el que se encuentran en la actualidad.

El nombre de la revista viene de un viaje a Grecia. Así nos lo cuenta Felipe Pollino, uno de sus redactores: “Esther y yo viajamos allí antes de parir la revista para ver la situación del país, tomándolo como un centro donde se verá el futuro de Europa. Allí se están viendo escenas de conflictividad social, resistencias, alternativas como la del movimiento de desobediencia Yo no pago o el de distribución de alimentos… Pasamos por Exarchia, que es un barrio céntrico de Atenas que es conocido por acoger lugares emblemáticos del mundo estudiantil (allí está la Facultad Politécnica, donde en 1973 hubo un importante movimiento contra la dictadura), los cuales conviven con centros sociales o librerías contraculturales que están al lado del Museo Arqueológico Nacional y del barrio Omonia, que tiene una situación muy dura dominada por el paro y la inmigración. Vimos que en pocos metros se reunían puntos centrales del movimiento estudiantil, la Cultura y la realidad social más dura, que eran la paradoja de lo que queríamos hacer y que llevamos a una revista donde recogemos la realidad social conectándola con los movimientos sociales”.

Una revista abierta a colaboraciones

El primer número de Exarchia salió en octubre de 2012 y el siguiente se publicó en enero de 2013. Sus redactores se han fijado una periodicidad bimensual que verá nacer a su tercer número el 8 de marzo. En cada edición siempre hay un tema de fondo que da coherencia a los contenidos de cada sección, aunque complementándolo con otras temáticas. El próximo será el de la censura y, al igual que ha ocurrido con los anteriores números, está abierto a colaboraciones.

Exarchia nace como un proyecto autogestionado y sin ánimo de lucro que apuesta por la edición en papel. “Queríamos una revista que pasara de mano en mano y que se viera en una biblioteca, un banco o un bar, pero también una revista que pudiera entregarse en mano en una movilización”, señala Felipe Pollino. El resultado de todo esto son una treintena de páginas que cuentan con licencia Creative Commons y que se venden a un precio de 1,50 euros, una cantidad que únicamente permite recuperar los gastos invertidos en unas tiradas que llegan a los 140 ejemplares. Actualmente Exarchia se distribuye en La Leona, Sodepaz o La Nube, aunque también ha pasado por ciudades como Palencia o Barcelona, llegando incluso a Argentina. También puede leerse entrando en su página web.

El 9 de marzo, coincidiendo con la salida de su siguiente número, tienen previsto realizar una fiesta en la que combinarán poesía y música para dar a conocer el proyecto.

Más información:

Un Comentario

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: