Mongolia: “Los diarios ‘El País’ y ‘El Mundo’ son prensa del corazón”

Los editores de 'Mongolia' muestran una de sus portadas más recientes con el titular "Rajoy ha muerto". Foto: C. Arranz.

Los editores de ‘Mongolia’ muestran una de sus portadas más recientes con el titular “Rajoy ha muerto”. Foto: C. Arranz.

Por CARLOS CHÁVEZ
(www.ultimocero.com)

Los editores de la revista satírica Mongolia visitaron el jueves Valladolid para mostrar que hay un arma contra el poder mucho más efectiva que el fuego o la protesta: la burla inteligente. Esta publicación, nacida de algunos colaboradores y trabajadores de la extinta edición en papel del diario ‘Público’, lleva ya casi un año saliendo cada mes a los quioscos, en un momento en el que los grandes hablan de la muerte del papel.

Sin embargo, ellos, Eduardo Galán y Eduardo Bravo, opinan que “nadie les ha dado el certificado de defunción” y, contra toda apariencia, pueden vivir de ello seis personas. Este sexteto de la sátira son Eduardo Galán, Eduardo Bravo, Darío Adanti (ilustrador que trabajó en El Jueves), Fernando Rapa (exdirector de arte de Público), Gonzalo Boyer (editor y abogado, trabaja en la Audiencia Nacional) y Pere Rusiñol (que trabajó en ‘El País’ y en ‘Público’).

Éste último se encarga de la sección Reality News de Mongolia en la que publican reportajes de investigación de primera línea, entre otros, sobre los negocios oscuros de Juan Luís Cebrián, ejecutivo del grupo PRISA, al tiempo que se hacía uno de los despidos masivos de la prensa en España, o sobre los vínculos entre la banca y los partidos políticos.

Bravo y Galán se acercaron hasta el espacio cultural del Café Beluga, en Valladolid, para hablar de su revista ante casi un centenar de personas. Pero un rato antes pudimos hablar con ellos en privado.

últimoCero: La revista nace en torno a la desaparición del diario Público…

Bravo: En realidad, nace un poquito antes. Sí es verdad que había algunos que habían trabajo allí, también nosotros, haciendo colaboraciones, pero el proyecto viene de antes. Lo que pasa es que el despido de Público hizo que todo cristalizara porque empezamos a perder colaboraciones o éstas no se pagaban, las facturas se retrasaban. Así que llegó un momento en el que, tal y como están las cosas en este país, pensamos que era mejor montarse algo antes que esperar a que viniera alguien a darnos trabajo. Pensamos que una revista de humor podía estar bien, que era el momento ideal, y además, la necesidad nos obligaba a hacer algo…

úC: Y ahí decidisteis que un abogado era fundamental para montar todo esto…

Bravo: Sí. (risas) El abogado fue la segunda persona con la que se contactó.

Galán: Pero no te creas que fue una cosa de buscar un abogado. Somos lo suficientemente inconscientes como para habernos lanzado a esto sin él. Pero Gonzalo se metió con nosotros desde el principio y es una persona muy valiente: él ha defendido la causa palestina, casos de derechos humanos, el 11-M, Guantánamo…; y fue el único que tuvo narices de impulsar de verdad esto. Nos apoyó desde el principio hasta el punto de convertirse en nuestro editor, además de asesorarnos jurídicamente con cada tema que saca Mongolia. Y aunque él no haga contenidos, su impronta está ahí. Sin él, desde luego, ya nos hubiesen denunciado mil veces.

úC: Vuestra gran vieja novedad es que hacéis sátira 100 por cien política, en un momento en el que parecía haber desaparecido ese género en España…

B: Claro. Es que yo creo que hubo una época de bonanza en la que contar las cosas que no iban tan bien era ser el aguafiestas y la gente no quería analizar la situación, posiciones críticas. Así, que no se hacía, pero aunque se hubiese hecho, habría fracasado. Y ahora es cuando renace este género. La gente lo está pasando muy mal y la sátira te permite atacar al poder con unas armas que ellos no esperan. Ayer [por el día 20] Rajoy, en el debate del estado de la nación, se mofaba de las protestas en las calles. Bueno, si eso no les importa, tal vez sí les moleste leer en una portada “Rajoy ha muerto”. El humor es ese arma a la que no están acostumbrados y es la única que no te pueden arrebatar. Y además, es que no son chistes sobre ellos sino sobre nuestra situación.

úC: ¿Dónde está el límite de la sátira?

B: Eso lo tenemos bastante claro. En primer lugar, no tiene límites, como todo lo cultural. Es como el porno, te lo enseñan todo y, tal vez, dentro de unos años, consideremos pornografía que la gente vaya vestida por completo. Es decir, tales límites están dados por la cultura. Pero, por otro lado, hay que plantearse cuáles son en el momento en el que vivimos. Para nosotros son el quién, cuándo, dónde, cómo y por qué de la noticia. Entonces, respecto a cada broma seguimos este orden… G: Sí, y si te saltas esto, no funciona.

úC: Hace poco disteis el campanazo con una portada en la que se decía “Rajoy ha muerto”, justo dos días antes de que el diario ‘El País’ publicara los papeles completos del extesorero del PP, Bárcenas, ¿tenías información privilegiada o sois unos suicidas?

G: ¡Puta casualidad! (risas)

B: Mongolia ha tenido varios campanazos por pura casualidad. Llevábamos un año haciendo números cero para poder salir y nada…

G: Ya, pero también lo vemos venir. Se huele.

B: Sí. Es como el fútbol, estás ahí esperando el pase, y se acerca, y te vas desmarcando hasta que te llega el balón y tiras a puerta. Luego, también sucede que nos pasan información, aunque este no fue el caso. Durante un año estuvimos pensando muchas portadas y una de ellas fue hablar sobre la inimputabilidad del rey. Así, que cuando decidimos sacar la portada de “El rey podría violarte” era algo que ya estaba. Nosotros entramos en imprenta un martes para poder salir al quiosco los viernes y, de repente, el miércoles el rey cuenta que se ha ido de cacería y se ha roto la pierna. Nadie lo esperaba. Y además, el jueves toda la prensa conservadora española, es decir, toda la prensa española, hace un panegírico del rey afirmando que es una gran persona y que hizo mucho el 23-F por España. Y nosotros salimos el viernes poniendo a parir al rey y contando una situación inaceptable en un Estado de Derecho. Y con lo de Rajoy fue más o menos igual.

G: Rajoy también podría violarte. (risas)

B: No te hagas ilusiones. (risas) En fin, de casualidad salió toda la porquería mientras estábamos en imprenta con ese titular. Ya se sabía lo que había publicado ‘El Mundo’, pero nada más. Y, encima la guinda del pastel la pone la muerte de Eugenio Trías, pues La Moncloa manda un email con asunto “Rajoy da el pésame por la muerte de Rajoy”… Imagínate, tuvieron que mandar otro de rectificación. Está claro que si lo buscas, no te sale.

úC: Pero donde no hay nada de casualidad es en la parte de Reality News, donde sacáis reportajes de bastante investigación…

B: Bueno, es que ahí hay muchas primeras figuras del periodismo español, aunque sin firmar, y, en muchos casos, nuestras fuentes provienen de los propios medios de comunicación que no se atreven o no quieren publicar ciertas cosas. Por eso, contamos con dos ventajas: tenemos ganas de contar cosas, somos independientes, incluso de los bancos, y luego hay gente que quiere contar las cosas.

G: Y otra de las buenas-malas suertes que tenemos es que nosotros pagamos por esa información. La situación está tan mal que hay muchos profesionales con informaciones valiosísimas que no solo no pueden publicarlas, sino que, si pueden, no son pagados por ello. Así, que nosotros sí las pagamos.

úC: ¿Y cómo habéis conseguido la cuadratura del círculo, en un momento en el que la prensa escrita está muerta?

B: Lo que dice Boyer, nuestro abogado, es que hablamos siempre de la muerte del papel, pero nadie nos ha traído la autopsia. Es decir, creo que hay una serie de intereses que nos hacen pensar que los medios de comunicación están apostando por Internet, pero nosotros no entendemos el por qué: Internet es deficitario, no se hace sostenible.

G: En un medio pequeño como el nuestro, no puedes estar en Internet como los grandes, pues las noticias se van muy rápido, no duran, así que eso te impide poder ganarte la vida dignamente. Por eso, la única manera que tenemos de sobrevivir es teniendo algo de presencia y eso viene con el papel. Como los costes en papel han bajado mucho, nos lo podemos permitir. También ayuda a que podamos vivir de ello el hecho de que apostamos por un producto muy especial, ya que no hay nada así. Por eso, animamos a la gente a que busque estos huecos para hacer cosas, un poco lejos de la prensa tradicional…

B: Sí, pero yo no creo que esté lejos de la prensa tradicional, sino de lo que nos han intentado colar como prensa. Si miras ahora las cuentas de ‘El País’, el periódico no es deficitario y la Cadena Ser tampoco. El problema es el grupo PRISA. Si pretendes que un periódico dé de comer a un gran dinosaurio como Canal+ o el Huffington Post, que encima no paga, pues pierdes. Si en vez de diversificar el negocio y salir a bolsa, hubiesen dedicado su buen hacer al periódico, ‘El País’ seguiría siendo una de las mejores cabeceras de Europa. Y no olvidemos que tiene también problemas con otros gobiernos, porque este grupo empresarial siempre ha tenido vínculos con el PSOE, pero no es tan cercano a Chávez en Venezuela. ¿Por qué sacan una portada como la de Chávez [donde se veía una foto falsa del presidente en la sala de operaciones]? Pues, primero, porque has echado a los 149 mejores periodistas de España, te has quedado sin corresponsales, no sabes si algo es verdad o no, y tienes tales problemas con el gobierno de Venezuela y los medios de comunicación allí que quieres hacer una especie de venganza personal. Si juntas todo eso, te das cuenta de que tus intereses no son meramente periodísticos y por ahí te vienen la mayor parte de los problemas. Así que, hacer una revista en papel para que vivan seis personas y 10 colaboradores de ello, es posible.

úC: Todo lo que no es meramente periodístico influye luego totalmente en la visión que se da de la realidad. Vosotros ahí estáis del lado de lo que está pasando en la calle.

G: Hablar en general de la calle o de la izquierda es complicado. Pero yo veía que, al menos, a una cierta izquierda le faltaban referencias: a esa que no es nacionalista de ningún tipo, ni españolista ni nada; nosotros somos internacionalistas, estamos hartos de tanto regionalismo; y a esa izquierda que es atea en el sentido radical, pues tampoco me vale lo de los chacras, las energías, etc. Y desde luego, nos faltaba a nosotros una publicación de izquierdas de verdad, que de una puñetera vez defienda los intereses de eso que se llama clase trabajadora, que somos nosotros, por muchos estudios que tengamos.

úC: Y, ¿qué ha pasado en España para que nunca haya habido una prensa así?

G: Sí la hubo. Pero en España el problema ha sido el felipismo y el aznarismo.

B: Claro. Los amiguetes, la Transición pactada fueron un problema. En la Transición había muchas cabeceras buenísimas. Algunas desaparecen por pura economía y otras son atomizadas por grandes grupos. Y así, tú vas al quiosco ahora y ves que hay 70 cabeceras diferentes, ¡pero pertenecen a tres grupos! Así, que el mensaje es uno…

G: Y luego está el hecho de que cada vez más recurren solo a las agencias. Las 70 cabeceras comparten la misma noticia de la agencia EFE, por ejemplo.

B: Para que te hagas una idea del desastre, nosotros hemos salido en ‘Abc’. ¿Por qué? Pues porque están tan bajo mínimos que EFE saca una nota sobre un libro nuestro y lo sacan porque no tienen nada para nutrir la web.

G: Bueno, yo tengo la sospecha de que ni siquiera hay una persona que controla qué sale y qué no. Lo cuelgan todo automáticamente.

B: Esa es otra cosa buena del papel. Si sacamos un número mensual, ahí queda todo. Y te tienes que olvidar del tema hasta el mes siguiente. Una web siempre pide más y más, es totalmente insaciable, por eso, empiezas a meter cosas que no te gustan, etc.

úC: Tal vez por eso, están proliferando medios que intentan dar una visión más pausada, reflexiva y profunda de las noticias…

B: Efectivamente. Si dicen que la prensa diaria no es económicamente viable, pues busca otras fórmulas. Antes se sacaban semanarios. Lanza algo los jueves, viernes, sábados y domingos, que son los días de venta fuerte. Y en vez de hacer actualidad pura y dura, haz análisis de fondo. Pero nadie lo hace. En lugar de eso, ves cómo han evolucionado ‘El País’ o ‘El Mundo’ el fin de semana y son prensa del corazón: no solo no están acordes a la realidad económica que vivimos sino tampoco a la social. Y tampoco hay una prensa de verdad debido a los vínculos con los bancos, los partidos, los sindicatos, pues si, de alguna manera, les debes algo, no vas a poder decir lo que quieras siempre, en algún momento te vas a tener que callar.

úC: ¿Tenéis esperanza en que pueda cambiar algo?

G: Hay pequeñas cosas que cambiarán: lo del PP con Bárcenas o Mato los va a descalabrar, etc. Pero hay otras que no. Lo que sucede es que se nos había olvidado cómo funciona un gobierno de derechas. Con Zapatero parecía que casi te podías ir a tomar el té con él. Pero uno de derechas es lo que se oyó el otro día en el Congreso, van de sobrados con Posada [presidente de la Cámara] faltando el respeto al representante de ICV, o aquí, en Valladolid, Léon de la Riva. Eso es la derechona de toda la vida: y no cambiará, no van a dimitir, seguirán votándoles las monjitas, etc. Pero lo que no se nos puede quedar en el cuerpo es la sensación de no haber hecho lo suficiente, de no haberlo dicho bien en la protesta, porque eso es la historia de “Franco murió en la cama” y ya está bien de eso. Al menos nuestra generación vamos a tratar de poner de nuestra parte para que la siguiente, por lo menos, no nos eche en cara que no hicimos lo suficiente. Que a la gente de 30 años no nos puedan echar en cara que nos volvimos Juan Cruz. ¡Jo! Si a mí me dicen eso, me cago en mi madre… Pero, ahora, estoy seguro que no nos van a hacer ni caso, así que guerra vamos a dar.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: