Una oferta laboral indigna. Una oportunidad para denunciar

Periodigno
Periodistas leoneses en la manifiestación del pasado 14 de noviembre en León.

Por ANTONIO MARTÍN

Si algo hemos generado en estos años de crisis general y sectorial en el mundo de los medios de comunicación es un nuevo modelo de empresa ciertamente innovador. En la comunicación, con la explosión del ámbito digital y la multiplicidad de canales con los que se puede emitir un mensaje informativo, se han ido creando proyectos regidos por un patrón muy similar. Lo podríamos bautizar como el modelo de la tortilla sin rotura de huevos. Sin apenas inversión en instalaciones y con recursos informáticos gratuitos o muy baratos, se crea un medio de comunicación. El riesgo es mínimo, y se puede reducir más: ofreciendo salarios irrisorios a la plantilla. A este carro se han subido empresarios del sector, pero también, y especialmente, advenedizos con poca o nula formación reglada en el terreno de la Comunicación y menos ética profesional.

La receta de la tortilla sin rotura de huevos es sencilla. Sin necesidad de sacrificar capital-huevos intentamos obtener la tortilla de los ingresos publicitarios. Para que la tortilla cuaje, es necesaria la presencia de una víctima propiciatoria: alguien dispuesto a trabajar por menos que el resto, por necesidad económica las menos de las veces o por hipotética proyección laboral en la mayoría de los casos. En esto, en el sector la comunicación hemos tenido mucha culpa todos al aceptar condiciones impensables en otras profesiones. Quizá fueran otros tiempos, pero las aceptamos. No obstante, llega un momento que la desvergüenza de estos proyectos empresariales alcanza un límite. Esta semana he conocido un punto de no retorno en cuanto a propuestas laborales de este tipo.

Ya es hora de que los profesionales empecemos a denunciar con nombres y apellidos de las empresas y personas responsables de estas situaciones. Sin temor, porque no hay nada que perder. Al menos, sin nada que perder nosotros. No ellos.

El pasado viernes 22 recibí la más indigna oferta laboral en toda mi carrera profesional. Asumiendo la realidad del contexto económico, hay límites legales y de dignidad que no se deberían atravesar. La empresa oferente, Diario de Salamanca SL, los superó con creces. No fui el único el que recibió la oferta, lo que, lejos de consolarme, me solivianta aún más. Una quincena de personas escuchamos la siguiente propuesta: un contrato de media jornada, con el compromiso de realizar una jornada completa incluidos fines de semana, por 300 euros. Sí, 300 euros, menos de la mitad del salario mínimo interprofesional de 2013 y aceptando la ilegalidad de trabajar el doble del tiempo cotizado. La persona que realizó esa oferta en nombre del medio digital Diario de Salamanca fue Ángel Luis Sánchez. Hasta cinco entrevistados, entre los que me incluyo, ya hemos trasladado una queja al servicio de Empleo de Castilla y León. Espero que esta protesta espontánea se articule en medidas posteriores y conjuntas contra la empresa por parte de los afectados. Tienen mi compromiso y mi testimonio, el mismo que relato aquí.

Los antecedentes

Todo proceso de selección comienza por una necesidad para ampliar la plantilla para asumir nuevos retos. Esto es lo que dice la teoría. El reto de Diario de Salamanca es, supuestamente, convertirse “en el medio online líder de la provincia“. Después de año y medio de su creación, y en el que apenas ha tenido relevancia, en marzo se constituyó en sociedad limitada, según el blog de su matriz Creadsa, y una parte importante del accionariado, más del 50% según esta misma referencia, la asumieron los responsables de las cabeceras comarcales digitales, germen del proyecto.

Ciertamente, estos medios funcionan bien en su radio de acción, pero cada uno por sí solo tiene una relevancia geográfica y poblacional pequeña. Al final del verano de 2011 se pensó en un diario digital para competir en la capital con los ya establecidos. Su fortaleza era esta red provincial. Era una dura pugna, puesto que el mercado ya entonces estaba maduro, con otras cinco cabeceras luchando por el mismo espacio publicitario e informativo. Hace un mes y medio, se puede considerar que ha caído un competidor. Con cabezonería machacona, esta es la tercera intentona del medio por atacar este nicho. La apuesta es, relata la misma entrada del blog, incorporar un fotógrafo y “más personas al grupo de colaboradores fijos”. Todo lo apuesta en generar “información de calidad, desmarcándonos bastante de las notas de prensa” (sic).

La cita y la oferta

Diario de Salamanca cumple con el patrón del modelo tortilla sin rotura de huevos. Su redacción está situada en una entreplanta en Pizarrales, lejos del centro y de cualquier ámbito de toma de decisiones en la ciudad. En la periferia, los costes por el local son menores, aunque se resienta la inmediatez informativa. Tampoco el interior es un lugar cómodo. La sala donde el gerente recibe a los entrevistados es un frío despacho vestido por una alargada mesa de madera que rodean varias sillas negras y con un retrato de Marilyn como concesión decorativa. Junto a su ordenador portátil se amontonan media docena de documentos que acreditan que por allí han pasado ya varios candidatos. Al otro lado de la pared se intuye la redacción, que ocupan dos trabajadores y tres becarios, según el relato del gerente. La entrevista por la oferta de trabajo comienza mostrando el entrevistador la página web del proyecto. “Hace dos días que la hemos rediseñado”, dice mientras señala con su dedo la pantalla del ordenador. Allí se ve una modesta y bastante recurrente plantilla de WordPress. Antes de escuchar la propuesta, ya tenemos muchos ingredientes para la mágica tortilla: infraestructura de bajo coste, una redacción remendada por becarios e inversión en equipamiento escasa.

“Queremos convertirnos en un medio de contenido amable y competir directamente con el primer medio digital de la provincia”, comienza su discurso el gerente, con el tono del que no se cree lo que dice. Es el mismo mensaje que ha trasladado a las personas que ya han quedado registradas en los informes depositados allí sobre la mesa, sin privacidad ninguna. Será el mismo que repetirá a los que están en el vestíbulo de la entreplanta, otras tres personas a esa hora que esperan impacientes por la oportunidad laboral. “Para ello, queremos incorporar a una persona más en la redacción”. Aquí está el señuelo para que pique el agente que haga cuajar la tortilla. Desglosa los cometidos de ese nuevo redactor antes de disparar la oferta: “Sería una media jornada a 300 euros de sueldo, pero comprendiendo que este no es un trabajo de ocho a dos, aquí hay que trabajar por las tardes y los fines de semana, para equilibrar los descansos”.

“Como nuestra prioridad es mejorar las condiciones laborales de las personas del proyecto, en un plazo de seis a doce meses se revisaría este contrato”, remata en el mismo tono descreído con el que comenzó su alocución. Esas mejoras, claro, llegarán cuando entre publicidad y el proyecto se consolide. Ni una palabra de estrategia, ni del tipo de contenidos, más que serán “amables”, ni de otras cuestiones básicas para articular un medio de comunicación. No explica tampoco cómo hará para obtener la publicidad, posiblemente porque no lo sepa y es de sospechar que cumplido el plazo no lo sabrá.

Si en estos tiempos convulsos la paciencia de los ciudadanos ante las sucesivas baterías de recortes es proverbial, la del sector periodístico ante ofertas vergonzantes como la descrita generalmente supera la bondad para instalarse en la tontuna. En muchas ocasiones, quien escucha este tipo de ofrecimientos ve en ellos un sacrificio para continuar su desarrollo profesional. Ésta es la desgracia del periodismo. Más que empujados por la necesidad de un trabajo para sobrevivir lo hacen pensando que en algún momento este sacrificio se verá recompensado.

Muchas veces, el profesional quiere complacer un capricho llamado vocación, que actúa como un narcótico y te hace olvidar la realidad. Cuando llegue el momento y reclames mejores condiciones, otro vendrá drogado por su vocación que aceptará las que tú aceptaste y ahora quieres abandonar.  En otros sectores laborales, estas ofertas son impensables. Lo mejor que le pasaría a quien ofreciera estas condiciones a un carpintero, a un técnico sanitario o a un profesor es que se ganara una buena hostia como respuesta.

Afortunadamente, las asociaciones profesionales están destapando casos como el descrito. Parece que algo empieza a moverse y espero que esta entrada contribuya a ello. A avergonzar a los abusadores y señalar a los responsables. A recordarles a estos tahúres de la comunicación que para incorporar a gente a su proyecto no es necesario el voluntariado salarial, sino retribuciones dignas. A recordarles que una tortilla se hace rompiendo huevos.

6 Comments

  1. Lo contaba Víctor M. Díez hace unos días, primero en esta columna
    https://tamtampress.es/2013/03/17/se-busca-esclavo/
    y más tarde en esta otra entrada:
    https://tamtampress.es/2013/03/21/precarios-todos/
    En la red se pueden encontrar innumerables ofertas de trabajo para periodistas y escritores donde pagan… 1 euro, sí, 1 euro, por escribir artículos originales e inéditos, de 300 o 600, palabras sobre los más distintos temas: el jamón ibérico, hoteles, viajes…

    Me gusta

  2. Hace tres años fui a una entrevista de trabajo, fotografo de prensa, me ofrecían 6€ foto publicada, claro decir que equipo propio, autónomo …… Le dije al subdirector del periódico que se metiera el trabajo donde le cupiera y que gente como el estaba acabando con el foto periodismo , fue cuando me construí la cámara minutera, lo peor y que mas me “jode” es que alguien acepte esas condiciones.

    Me gusta

  3. He leido Una oferta laboral indigna. Una oportunidad para denunciar | Tam-Tam Press con mucho interes y me ha parecido interesente ademas de facil de leer. No dejeis de cuidar este blog es bueno.

    Me gusta

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .