Por unos periodistas más comprometidos con la sociedad

Rosa María Calaf y Carmen Domínguez. Foto: L. Fraile.
Rosa María Calaf y Carmen Domínguez. Foto: L. Fraile.

Por LAURA FRAILE
(www.ultimocero.com)

«Debemos luchar frente a la desactivación de la ética». Con estas palabras cerraba este lunes por la mañana la periodista barcelonesa Rosa María Calaf su intervención en las jornadas `El compromiso social del periodista´, celebradas en el Salón Lope de Rueda de la Facultad de Filosofía y Letras de Valladolid.

Recuperando ejemplos de noticias recientes, Calaf cuestionaba el frecuente uso de «la pobreza» por parte de los medios de comunicación como un decorado donde las cifras ocultan los nombres de los afectados y donde se hace ver que esta pobreza es un «fenómeno inevitable», presente «en el orden natural de las cosas», en lugar de constituir «un hecho producido por la humanidad, que debe ser reparado».

«Pocas veces la pobreza es presentada como el origen y la causa de los conflictos. Se silencian las causas, los intereses, se diseminan estereotipos y silencios. Los periodistas suelen estar más ocupados en lo que impacta que en lo que importa. Además, muchas veces se informa sólo desde la emoción, cayendo en la banalización y la superficialidad, disfrazando la información de intrepidez», añadía más tarde.

A continuación, durante el turno de preguntas, los asistentes aprovechaban para poner sobre la mesa de debate cuestiones como la dictadura de las audiencias, la necesidad de contar con unas cabeceras con vocación de servicio a la comunidad, la precariedad laboral del periodista o la neutralización de todo lo que suponga una crítica, ya sea a través de la presión con la amenaza de un despido o con la desacreditación.

Las jornadas, que han sido organizadas por la Plataforma Vallisoletana de Voluntariado Social y la EAPN (European Anti Poverty Network/ Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social), han contado también con la asistencia de Jonás Candalija, Esther Díez y Rubén González, responsables de Comunicación, respectivamente, de la EAPN, la AECC (Asociación Española Contra el Cáncer) y la Fundación Aldaba-Proyecto Hombre. Todos ellos han centrado su intervención en las guías de estilo de sus organizaciones, tendentes a ofrecer una ayuda a los redactores y a evitar un mal uso del lenguaje y de las imágenes empleadas para reflejar realidades como la pobreza, el cáncer o las drogodependencias.

Mesa redonda "Medios de comunicación y exclusión social": Antonio Corbillón, Margarita Enríquez, Noelia Martínez (moderadora), José Manuel Negro, Arancha Jiménez y Germán Vivas. Foto: L. Fraile.
Mesa redonda «Medios de comunicación y exclusión social»: Antonio Corbillón, Margarita Enríquez, Noelia Martínez (moderadora), José Manuel Negro, Arancha Jiménez y Germán Vivas. Foto: L. Fraile.

Al final de la mañana se celebró una mesa redonda con varios periodistas donde se debatió sobre el papel de los medios de comunicación frente a la exclusión social. Comenzaba interviniendo Margarita Enríquez, locutora de Radio Nacional de España: «El Tercer Sector no vende desde que los editores son empresarios que buscan el beneficio económico. Estamos obligados a preguntar y repreguntar pero no a una televisión de plasma. Debemos volver a la calle, a los sectores que necesitan de nosotros», señalaba.

Antonio Corbillón, redactor de El Norte de Castilla, centró su discurso en la creación de estereotipos por parte de los periodistas, así como en una exclusión social sin rostro y reducida a cifras que, demasiadas veces, es «pariente de la página de Sucesos».

A continuación intervenía José Manuel Negro, periodista de Castilla y León Televisión, quien advertía del aumento del interés en los temas sociales como una forma de no quedarse atrás respecto a los intereses de la sociedad, para centrarse después en cuestiones como las contradicciones en el uso de los términos que aluden a la violencia de género o en la necesidad de ser militantes ante cuestiones como el parricidio o los malos tratos.

Arancha Jiménez, redactora de la agencia Europa Press, aprovechaba su turno de palabra para señalar al compromiso como «una cuestión personal, no como algo que viene dado por la profesión», así como para lamentar el hecho de que sólo se recuerde a ciertos colectivos a propósito de la presentación de informes que aluden a su realidad.

Germán Vivas, redactor de últimoCero, cerraba la mesa redonda aludiendo a la relación entre los intereses económicos y el impedimento para dar cabida a determinados temas en la prensa, unos temas que acababan llevando a una dirección muy concreta: «En cuanto escarbas, tocas al poder». «La exclusión social ocupa espacios residuales», señalaba, apuntando nuevamente a continuación a un compromiso social que no deja de ser una cuestión personal: «Se tiene o no, no es algo que se enseñe en la Universidad».

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.