Experimentar, crear, compartir… con el Proyecto Genoma Poético

Carlos G. Torrico y Quino Romero, impulsores del Proyecto Genoma Poetico. Foto: Proyecto Genoma Poetico.

Carlos G. Torrico y Quino Romero, impulsores del Proyecto Genoma Poetico. Foto: Proyecto Genoma Poetico.

Por LAURA FRAILE
(www.ultimocero.com)

Se autodefinen como un laboratorio experimental de co-creación poética desde el que crear, compartir e imaginar nuevas formas de hacer poesía. Su nombre es Proyecto Genoma Poético, y en los nueve meses que llevan trabajando han dado salida a diferentes iniciativas de formación, investigación y edición.

Todo comenzó en noviembre de 2012, cuando los madrileños Carlos G. Torrico y Quino Romero decidieron unirse para escribir un primer poemario, `20 poemas a medias´. El proceso de elaboración, en el que uno aportaba el título, otro añadía el texto y donde ambos reescribían sobre el material que se estaba generando, fue configurando lo que más tarde pasaría a convertirse en un proyecto más ambicioso, desde el que ir generando otro tipo de propuestas. Nacía así el Proyecto Genoma Poético, una iniciativa sin ánimo de lucro canalizada a través de la asociación cultural Libre Configuración. Por el momento ya han podido mostrar su trabajo en La Marabunta y en la Libre de Barrio de Leganés, dos de sus espacios de referencia.

1-genoma

Obra de poesía visual realizada dentro del proyecto. Foto: Proyecto Genoma Poético.

Una de sus iniciativas ha consistido en generar un archivo de entrevistas por el que ya han pasado poetas como Felipe Zapico, Ana Pérez Cañamares o Gsús Bonilla, que este año han presentado sus trabajos en Valladolid, a los que se han añadido otros como María García Zambrano, Rebeca Álvarez o Alberto García Teresa. Este último es el impulsor del Ciclo Panorámico de Poesía Contemporánea, evento que ha nutrido con varios de sus poetas a este proyecto. El procedimiento con cualquiera de ellos ha sido el mismo, tal y como explica Carlos: “Elegimos los poetas y establecimos una metodología cuasi-científica, basada en el mismo formato. Queríamos ver la salida de los poetas al darles sólo unas palabras a las que tenían que dar respuesta”.

Dentro del proyecto Carlos y Quino han incorporado también algunas propuestas formativas, como la de un taller de haikus, o lúdicas, como una adaptación del juego de la oca (reconvertido en juego de la boca) o la baraja de cartas poet póquer. Cualquiera de estas iniciativas se enmarca en una línea fundamental: la de la experimentación y el trabajo colaborativo.

En esta vía se sitúa el proyecto H-100, actualmente en desarrollo, y con el que pretenden dar salida a un poemario de cien haikus escritos conjuntamente por trece poetas a través de la herramienta googledocs. El resultado final será presentado al público en formato de bote de pastillas, apto para cualquier dolencia.

Poesía colaborativa, formación, dinámicas grupales, promoción e investigación… son algunas de las palabras que surgen cuando se trata de definir el Proyecto Genoma Poético. “Se trata de una plataforma que pretende dar cabida a proyectos poéticos experimentales, donde recabar poesía popular, generar una pequeña cultura y difundirla”, explican Carlos y Quino, que comparten todo el trabajo que se ha ido generando desde una página web dispuesta a acoger nuevas colaboraciones y que ya funciona como un archivo documental abierto al debate de sus participantes.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: