Cáscaras de plátano

Cartel de la exposición colectiva, trabajo en proceso, que dirigió Gerardo Sanz en esta pasada edición de FETAL. Autor: Gerardo Sanz.

Cartel de la exposición colectiva, trabajo en proceso, que dirigió Gerardo Sanz en esta pasada edición de FETAL. Autor: Gerardo Sanz.

Por BEA (CHINASKI) GÓMEZ

Hay algo de telúrico en el FETAL, casi planetario. Algo universal y terrestre que te atrapa sin quererlo; como una especie de red tejida para pescar en tierra, la poesía que tuvimos y ya no; la ficción que un día se nos escurrió entre los dedos y todas las historias que nos contaron y que, sin embargo, no supimos hacer germinar entre las toscas masas secas de Castilla. Hay algo muy poderoso en el FETAL que nos da de beber en seco, que nos unge en medio de lo yermo; que nos hidrata, nos renueva y dignifica. Más allá de su acrónimo –Festival de Teatro Alternativo– y de su localización física en Urones de Castroponce, un pequeñísimo pueblo de la provincia de Valladolid donde no parece suceder casi nada casi nunca, excepto el milagro, el Festival se levanta en armas contra la intemperie y lucha a brazo partido contra los molinos de la escasez y la indigencia cultural a la que se ven sometidas las zonas rurales de Castilla.

Durante esa semana el pueblo se nutre y crece como una promesa a punto de cumplirse; porque FETAL es también ese adjetivo relativo a lo nutricio, a la acción de parir, en su sentido original. Y es que este Festival tiene vocación de alumbramiento, de parto, de creación. Como si fuese incapaz de concebirse si no es para perpetuarse –así lo atestiguan sus XVII ediciones–. El FETAL es un festival gestante, en el sentido casi literal de la palabra, pues su apuesta siempre pasa por atender a los cuidados de los procesos de creación conectándolos con los espacios en los que se proyecta y con los que, de hecho, se gesta.

Hagamos que esta tierra aproveche estos partos, estas crea(a)cciones proyectadas, y las conecte a otros ámbitos que pasan tanta hambre de metáfora como nosotros. A veces creo que nada sucede porque sí, y que todo tiene una extraña significación correlativa que, en realidad, le debe tanto a la magia como a la lógica. No es de extrañar que FETAL se confunda con “fatal” si se abre un poco la a al admirarnos, y lo fatal tiene siempre que ver con lo vital, con lo ineludible, con aquel fatum con el que los latinos se referían al destino más necesario. Porque se hace necesario que en nuestra comunidad le crezcan las ramas a estos árboles, los frutos a esta tierra y los mundos posibles a quienes vivimos en este. El FETAL tiene no solo el derecho, sino el deber de crecer(se), de crecer(nos), y plantar sus semillas conectivas en las calles, pero también en los colegios, en los institutos, en los barrios. La educación es la política de lo mínimo, y aquí se hace aún más necesaria la historia eficaz, el drama que nos salve, muchas veces, del drama de ser quienes somos. Dice Manuel Vicent que cualquier hecatombe general siempre se reduce a un drama íntimo, de la misma forma que uno puede resbalar en una piel de plátano y morir del batacazo mientras está cayendo la bomba de hidrógeno sobre su cabeza. Pues bien, yo creo que debemos exigir a nuestras instituciones que cesen los bombardeos. Nuestra Comunidad es un campo de minas de cáscaras de plátano que impide conectar la cultura con la educación, los procesos de creación con los procesos de aprendizaje. Debemos exigir con determinación, y también con entusiasmo, que al FETAL le crezcan los hijos, las hijas que no cesa de alumbrar en una tierra yerma que ha resultado no serlo tanto. Han querido convencernos de que nada nos crecería, pero no era verdad. El FETAL lo ha demostrado diecisiete veces, ha plantado semillas, muchas, y están creciendo. Tejamos las red que nos permita pescar vidas habitables en nuestros espacios, interseccionemos la calle, la cultura, el territorio, la educación, la base, la investigación, el arte, y no nos olvidemos nunca de aquello que dijo una vez Virginie Despentes: Lo que es necesario para hacerse oír son personas dispuestas a hacerlo.

 — — —

*Bea (Chinaski) Gómez es profesora de Lengua Castellana y Literatura.
@srchinaski
chinaskinuncalohizo.blogspot.com.es/

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: