Medialab USAL: un lugar para investigar y trabajar en colaboración

El Medialab USAL está desarrollando un proyecto con impresoras 3D. Foto: Medialab USAL.

El Medialab USAL está desarrollando un proyecto con impresoras 3D. Foto: Medialab USAL.

Por LAURA FRAILE
(ultimocero.com)

Participación, trabajo colaborativo e investigación. Éstas son las tres características principales de un Medialab, un espacio entendido como un laboratorio en el que experimentar en torno a todo tipo de temas desde una filosofía común: la utilidad para la sociedad. La primera experiencia de este tipo comenzó en 1985, año en el que nació el MIT (Massachusetts Institute of Tecnology). Desde entonces estos centros se han extendido por todo el mundo. En el caso de España, por ejemplo, están el Hangar de Barcelona o el Medialab Prado de Madrid. A estos dos lugares hay que añadir otro dentro de Castilla y León, el Medialab USAL, abierto en Salamanca en el año 2011.

“Lo característico de nuestro centro es que está vinculado a la Universidad, algo que no suele ser habitual, aunque hay experiencias dentro de este ámbito en Barcelona y en Sevilla. Aquí hay que aclarar que su vínculo con esta institución no impide que esté abierto y que funcione como un punto de encuentro con el resto de la ciudadanía. Su elemento principal es que son espacios experimentales y vinculados a las nuevas tecnologías. El nuestro se centra en tres líneas principales: el arte y las nuevas tecnologías (arTec), la aproximación de la Ciencia a la sociedad (Con-Ciencia-Arte) y el español (Hablando eÑe), área en la que trabajamos desde el punto de vista de la evolución del idioma y del cambio de las Humanidades en su quehacer diario”, comienza explicando Teresa Martín, encargada de la gestión de las actividades de este centro.

El Medialab USAL nació en el seno de un proyecto del Campus de Excelencia Internacional Estudii Salamantini, que es de donde éste recibe principalmente su financiación. Dentro de su equipo están también Fernando Almaraz Menéndez (que es el Director del Servicio de Innovación e Infraestructuras en el que se inserta el Medialab), Pastora Isabel Vega (que ejerce como vicerrectora de Innovación e Infraestructuras), Ángel Lozano (que es el coordinador académico) y Miguel Ángel Gimeno (que ejerce como programador cultural).

“Hacemos principalmente tres tipos de actividades: talleres y seminarios, que corresponden a nuestra parte formativa, y convocatorias de proyectos, en los que ofrecemos un espacio por un periodo de tres a seis meses para la participación abierta y para la experimentación con las herramientas de todo lo que enseñamos. Estos proyectos, que se realizan en la Factoría arTec, permiten ir investigando en un tema o una tecnología. Hace un año, por ejemplo, impulsamos una beca para hacer un proyecto en el que, a lo largo de tres meses, se hizo un mapa con los acentos del español en el mundo. Son investigaciones que siempre se hacen en equipo, a partir de un trabajo colaborativo y con carácter interdisciplinar“, apunta Teresa Martín.

Carácter abierto

Otro de los elementos que caracterizan a este Medialab, que permanece abierto de lunes a viernes en su sede de la Plaza Fray Luis de León 1, es su manera de funcionar. “Todo lo que hacemos es de carácter abierto. Puede participar tanto gente de la Universidad como de fuera. Lo que nos distingue, frente a otro tipo de espacios culturales, es nuestra forma de trabajar. Nos gusta tener en cuenta a la sociedad, que la gente opine, que proponga nuevas actividades… No tenemos una agenda cerrada o marcada por un director o programador“, aclara Teresa. En este caso, su manera de actuar se acerca más a una facilitación o a un acercamiento a la posibilidad de generar nuevas sinergias para poner en marcha proyectos útiles y novedosos.

Su primera actividad, realizada en el momento en el que abrieron el espacio, puede servir como ejemplo de esta filosofía. “Nuestra primera propuesta se llamó El semillero, un Medialab en Salamanca. En él buscamos organizar un encuentro con la gente para que realizara una autocrítica del espacio. Allí se habló de cómo creían que debía ser o sobre qué hacer para que éste ajustara sus necesidades a la Universidad y la ciudad. Queríamos contar con la opinión de todos”, indica Teresa. Según comenta, aún hay personas a las que les cuesta entender cómo funcionan este tipo de espacios, así como adaptarse a otros modos de trabajar que ponen el punto de mira en el trabajo colaborativo e interdisciplinar. Sin embargo, los proyectos realizados hasta ahora van ofreciendo la oportunidad de abrirse a cada vez más gente.

“A lo largo de este tiempo hemos hecho formaciones gratuitas sobre herramientas tecnológicas para trabajar con el software libre, a lo que hay que añadir la creación de aplicaciones con Google. Ahora estamos montando una impresora de 3D. Para ponerla en marcha comenzaremos con una charla en el Medialab presenta, después daremos unos talleres para dar a conocer su funcionamiento y finalmente abriremos una línea de investigación para poder experimentar con esta tecnología”, añade Teresa.

Conferencias

En estos días están celebrando en su espacio un ciclo de conferencias aglutinadas en torno al nombre de `Humanidades Digitales´, integradas todas ellas en su línea de trabajo con el español `Hablando eÑe´. “Serán cinco conferencias de una hora en las que se hablará de los cambios que están introduciendo las nuevas tecnologías en este tema, así como de las investigaciones que se están llevando a cabo y las herramientas con las que se está trabajando. A lo largo de estos días habrá intervenciones sobre la mudanza del papel al digital, las tablets como herramienta de creación literaria… Se harán desde el jueves 3 de octubre al 12 de diciembre, aunque haremos retransmisión por streaming y colgaremos los vídeos para que puedan verlo las personas que no puedan venir”, continúa Teresa. También tienen una actividad denominada `Medialab presenta´, en la que dos veces al mes se hacen proyecciones y una mesa redonda, o `Laberintos´, en la que se ofrecen líneas de investigación a partir de una herramienta o tecnología.

A esto hay que añadir un taller de creatividad que desarrollarán a lo largo del curso a petición del profesorado universitario. “Anteriormente hemos realizado tres: dos con profesores de Bellas Artes y otro con uno de un Master de Diseño de Interiores. Son talleres que nacen de la identificación de las necesidades de estos grupos, en los que trabajamos cuestiones como los bloqueos creativos”, aclara esta integrante del Medialab USAL. Además, el jueves 24 de octubre tienen previsto organizar en este centro la proyección del documental `El precio de lo gratuito´, una obra en la que se hace una reflexión sobre la supuesta gratuidad de muchos portales de Internet.

Noticia relacionada:

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: