El fantasma de la guerra civil vuelve a Sudán del Sur (I)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El fotógrafo leonés JM López inicia una nueva serie para Tam Tam Press. En esta ocasión, se desplaza a un territorio siempre conflictivo y poco explicado, Sudán del Sur. Por otra parte, JM López ha sido premiado dentro de la categoría de fotoperiodismo de la revista PDN por un reportaje sobre la masacre del río Quweiq en Alepo.

Por JM LÓPEZ/AFP
(Texto & Fotografías)

El 9 de junio de 2011 Sudan del Sur se convirtió en el estado soberano mas joven del mundo. Un referéndum de independencia, respaldado por el 98’8 % de la población y fruto de los acuerdos de paz con el gobierno central, puso fin a más de 25 años de guerra civil entre el norte musulmán y el sur cristiano. Pero lejos de ser un conflicto religioso, los intereses económicos siempre estuvieron detrás, pues Sudan del Sur posee los principales yacimientos petrolíferos del país.

Pese a los problemas y dificultades iniciales, unidos a una fuerte dependencia de las Naciones Unidas, este año iba a ser clave en el desarrollo económico del país. 500 empresas de 55 países habían anunciado su intención de invertir y las previsiones eran que el PIB creciera un 35%. Los países donantes iban a contribuir también a cubrir los presupuestos de ministerios clave como el de Salud, Educación y Agricultura. Todo ese futuro prometedor estalló en mil pedazos la noche del 15 al 16 de diciembre cuando un enfrentamiento entre soldados de la guardia presidencial (formada por hombres de las etnias nuer y dinka) desencadenó fuertes combates en la capital, Juba.

El origen de la actual crisis que desangra a Sudan del Sur hay que buscarlo en la fuerte rivalidad entre Salva Kiir, dinka, y Riek Machar, nuer. El todopoderoso Salva Kiir, primer presidente del país desde que alcanzó la independencia, gran líder y comandante en jefe del Ejército de Liberación del Pueblo de Sudán, no parece dispuesto a permitir que nadie le haga sombra. Sin embargo, Riek Machar, hasta mediados del año pasado su vicepresidente, había anunciado su intención de presentarse a las elecciones de 2015 y disputar el poder a Kiir, lo que provocó su destitución. Ahora el presidente acusa a su antiguo colaborador de estar detrás de los disturbios con el fin de dar un golpe de estado.

Como en todas las guerras, las necedades de los dirigentes se traducen en miles de muertos y millones de desplazados, en su mayoría civiles. A medida que el conflicto se extiende por todo el país y va tomando tintes sectarios, los ciudadanos que huyen de los combates buscan protección en las instalaciones de Naciones Unidas, lo que en ocasiones no impide los ataques, como el último ocurrido en Bor, donde hombres armados de la etnia dinka entraron a sangre y fuego matando a medio centenar de sus compatriotas nuer. En Juba más de 25.000 personas nuer se encuentran en la misma situación, viviendo en condiciones insalubres, hacinados y sin posibilidad de salir de allí por temor a represalias.

  1. Pingback: Limpieza étnica en Sudán del Sur (II) | Tam-Tam Press

  2. Pingback: Última parada, Minkamman | Tam-Tam Press

  3. Pingback: “Sólo Dios decide quién vive y quién muere” (y IV) | Tam-Tam Press

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: