¡Hala Aleti!

...

Por ANTONIO BERMEJO PORTO

El Aleti es especial. Fundado por un grupo de universitarios vascos como sucursal del Bilbao, se fusionó con el Aviación y en 1940 ganaron su primera liga y repitieron al año siguiente. En 1947 pasó a llamarse Atlético de Madrid, perdiendo su primer partido días después. Ganaron las ligas del 49 y el 50 Liga y así hasta un espectacular palmarés donde se funden grandes victorias y las terribles decepciones del “jugamos como nunca y perdimos como siempre”, frase que a veces se atribuye a su tótem Luis Aragonés, pero que es una guasa porteña de Don Alfredo Di Stéfano (lo del Don es porque en el Madrid para hablar de Di Stéfano hay que ponerse de pié).

El Aleti es paradójico. Sin haber ganado la Copa de Europa, conquistó la Intercontinental. Bajó a segunda y subió de socios. En los años ochenta se les ocurrió celebrar los triunfos en la Cibeles, pero acabaron en Neptuno ya que el Real Madrid les copio la idea y parece que la diosa minoica prefería el frecuente tributo de los merengues frente al más esporádico de los colchoneros. Como fueron los primeros, cabe indicar que para iniciarse en el culto como sacerdote de la diosa era necesaria la castración como contribución a la madre tierra.

Mi primo Luis y mis amigos Pablo, Gerardo y Norberto son colchoneros, simpáticos, prudentes y apasionados. Oficialmente están en guerra con el Madrid, pero a veces nos hermanamos. Admiro al atlético que cuando no alcanza la gloria de los vencedores saca pecho sabiéndose merecedor del honor de los vencidos.

Mi amiga Nieves, que regala sonrisas en un establecimiento hostelero donde hace un par de horas menos que la cafetera, se hizo del Atleti hace unas temporadas a instancias de un alegre parroquiano que el día anterior al partido recordaba que desde su fichaje el Equipo no había perdido una sola final. Pero ayer les fallaron todas las deidades.

Nota: Los tres goles decisivos del sábado fueron de cabeza, un lance poco natural del balompié. Sobre el juego aéreo decía Di Stéfano que el balón está hecho de cuero, el cuero viene de la vaca, la vaca come pasto, así que hay que echar el balón al pasto.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: