“Invierno sin corazón (Kernlose winter)”. La poesía con ciencia y con conciencia de Elena Soto

Portada del libro.

Portada del libro.

Invierno sin corazón (Kernlose winter)
ELENA SOTO
Ediciones Torremozas
Madrid, enero 2015.

Por ELOÍSA OTERO

“Durante el invierno en la parte central del continente antártico las temperaturas quedan atrapadas en una media de –62°C, experimentando variaciones mínimas. ‘Kernlose winter’ –literalmente invierno sin alma, sin núcleo, sin corazón– designa a este peculiar fenómeno térmico”.

Hay una tierra
en la que el viento impone la ceniza con la garra
y el invierno no tiene alma,
le llaman kernlose
(el que no tiene corazón),
donde el polvo de nieve se suspende en el aire,
y se detiene a unos siete centímetros del suelo,
sin apenas rozarlo,
y asciende,
vagando como un punto en pena,
sin núcleo, sin centro,
sin poder encontrarse con el agua.
Hay un océano sólido, fijo,
en el que el oleaje perdió su estado líquido
y las mareas no tienen alma,
le llaman kernlose ocean,
el océano de las aguas sin corazón,
donde los náufragos suspendidos en el viento
se detienen a siete centímetros del horizonte
y ascienden,
vagando como átomos que han perdido su núcleo,
desorientados en la oscuridad blanca,
kernlose light (luz sin corazón),
luz sin sombras, sin alma.

“Invierno sin corazón (Kernlose winter)” es el último poemario de Elena Soto, y llega doce años después después de obtener el Premio Carmen Conde de poesía con “Métricas del alma” (2003). Ambos han sido publicados por Ediciones Torremozas.

Parte de los poemas de este nuevo libro fueron publicados por la autora en Tam Tam Press, en la doble sección de Poesía y Ciencia. En total envió a esta revista una preciosa serie de 14 poemas desdoblados —como pueden comprobar los lectores, con solo hacer un click aquí—, relacionados con descubrimientos, curiosidades y avances científicos.

El número Phi (la proporción áurea), el principio de indeterminación, aleaciones imposibles, el ciclo del agua, los números primos, el libro de Kepler sobre las formas de los copos de nieve, las primeras imágenes del ALMA, la ecuación de las rayas de las cebras… son pretextos desde los que Elena Soto pone a funcionar su pensamiento poético, con resultados luminosos. Pero, despojados del apoyo explicativo que acompañó a los versos originales publicados en Tam Tam Press, en este libro los poemas se vuelven sin duda más oscuros, aunque no pierdan su capacidad de reflexión y sugerencia (y ese es el reto de todo libro de poemas).

En “Invierno sin corazón (Kernlose winter)” la autora incorpora también textos que nunca antes se había atrevido a publicar, algunos plagados de referencias mitológicas como el titulado “Guárdate de las semillas del avatar”, dedicado a Paul Dirac, descubridor teórico de la antimateria, que dijo: “En la física intentamos explicar, en términos simples, algo que nadie sabía antes. La poesía hace exactamente lo contrario”.

Elena Soto nació en Ponferrada (León) y vive desde hace años en Palma de Mallorca. Se gana la vida escribiendo en prensa sobre ciencia y medioambiente, y entrevistando a científicos muy serios y a físicos locos. Su conocimiento de la mitología y la cultura clásica greco-latina se palpa en sus poemas y en sus textos vinculados al periodismo científico, sobre los que sobrevuela esa frase que Carl Sagan escribe en “Cosmos” y que, para Elena Soto, es todo un verso: “We are made of star stuff” (estamos hechos de polvo de estrellas).

Sus primeros versos vieron la luz en un libro colectivo: Solicitudes para una declaración de apatría (Ed. Margen. León, 1983). Diez años más tarde publicó La Medida del Trance (Ed. Ponte aérea. León, 1993) y otros dos lustros después llegó Métricas del alma (Ed. Torremozas. Madrid, 2003). Es una poeta de pocos libros, aunque nunca haya dejado de escribir y evolucionar, de “explorar en las germinaciones”, de indagar con la palabra en los misterios y verdades de la naturaleza y del espíritu humano.

Elena Soto. © Fotografía: Eloísa Otero.

Elena Soto. © Fotografía: Eloísa Otero.

 : : Dos poemas de “Invierno sin corazón (Kernlose winter)”

LAS LÁGRIMAS DE ÁNGELA

Tengo la oscura certeza
de que las lágrimas de Ángela son falsas,
tiene de animal de compañía un caimán
y ha aprendido de él todas sus artes.
Dice que llora desde el corazón,
y la bestia, que está bien enseñada,
asiente mientras le sostiene la mirada.
Esta pareja de reptiles produce ternura,
han hecho un pacto de sangre
y como caballeros se reparten las presas.
Recostados junto al agua
entibian la piel y las escamas.
Ella necesita calor para que fluyan las lágrimas,
la bestia sólo está por el placer de estar,
sin duda se siente segura entre los suyos.

CALENTAMIENTO GLOBAL

Contra todo pronóstico
los almendros florecieron a finales de diciembre
y la nieve de pétalos cubrió la tierra.
Atravesamos felices el umbral
cambiamos el muérdago por el algarrobo loco
celebrando que las cigüeñas blancas
se hubieran hecho sedentarias
y que los vencejos adelantaran el viaje.
El deshielo del Ártico
fundió las rutas migratorias cotidianas,
ha vuelto impredecible el recorrido de la sangre
y el corazón flota a la deriva
cada grado Fahrenheit
el latido es más frágil.

Acerca de Eloísa Otero

Periodista y escritora leonesa.

  1. Elo, me ha encantado, creo que te lo fusilaré cuando me pidan algún resumen, síntesis o similar. Año de nieves y de bienes para você.

  2. El Pájaro

    En el corazón del invierno, en el mismo centro del hielo, en el núcleo de los copos de nieve, levitan y quedan suspendidas las palabras de Elena, sus descubrimientos, su poesía química, su ciencia poética. Recolectamos con placer tan bella y necesaria cosecha.

  3. Pájaro, tú que estás en medio de los copos que levitan, guarda un puñadín y cuéntanos en un aforismo lo que pasa. Este año, en Mallorca solo he visto la nieve de lejos. Un abrazo.

  4. Hoy me ha llegado el libro por correo postal…. Y no tiene nada que ver palparlo y pasar las hojas con leerlo en un pdf, claro que no! Pero me gustan más las versiones del TAM TAM , aunque me guste mucho el libro. Gracias, amiga! Por las dos cosas… y por todo lo demás

  5. Anda llegó en Ia Candelaria! A mi también me parece que la poesía con video e imágenes luce más. Se le ve con más salero. Y lo de TAM TAM tiene ritmo, me encanta. Tengo más experimentos cientificopoéticos inéditos, lo mismo te envío alguno. Un besín.

  6. Síííííííííííííííí

  7. Parabéns,Poeta!

    Como posso adquirir o livro de Elena Soto?

    Abraços ,

    Maria Azenha

  8. Maria, deixe-me um e-mail, Eu perdi o seu endereço.

  9. Pingback: Invierno sin corazón (Kernlose winter) | establo Pegaso

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: