Ventilación

...

Por LUIS GRAU LOBO

La mayoría de los edificios que prescinden de las ventanas lo hacen con la intención de persuadirnos de que no necesitaremos el mundo exterior, al menos por el lapso en que nos ofrecen un sucedáneo. Centros comerciales, museos, teatros y cines, etc. carecen de ellas porque sustituyen la realidad por un escenario paralelo y lenitivo, destinado a satisfacer nuestras ansias de evasión mediante la habilitación de entornos menos exigentes, más livianos y beatíficos o más concentrados. A esos mundos se accede con facilidad, pero desde que ponemos allí el pie se nos prohíbe pensar que todo prosigue fuera, tal parece que fuéramos repudiados si salimos de ellos aunque sea un minuto. No nos planteamos que el exterior sea más apasionante: hemos llegado hasta allí y la visita debe merecer la pena, aunque nos cueste (he ahí el truco) dinero. Pero, por fortuna, permanecemos dentro apenas un rato y al salir, aunque un ligero desengaño nos invada, notamos cierto alivio.

También existen organizaciones humanas que se conciben o acaban por ser cerradas en sí mismas, sin ventana alguna. Y, entre ellas, los partidos políticos se han convertido en lugares opacos, en los que, a diferencia de los anteriores, se entra, pero cuesta salir (como en ciertas mafias). En el interior domina una sensación de acogedora impunidad y florece un mundo prepotente y fatuo, apartado de la realidad por simulacros construidos mediante consignas, proclamas y obediencias. Si no se sale hacia estancias igualmente cerradas (direcciones empresariales que se comportan tal cual), se sale de muy malas maneras. No se abren ventanas en ellos. Eso explica el olor a podredumbre que de vez en cuando, en función de un aire acondicionado que resulta insuficiente, recorre sus pasillos y despachos y envuelve a sus dirigentes por mucho que clamen que han sacado la basura. La única manera de limpiar el aire es que todos salgan y dejen las puertas abiertas de par en par. Si no, aquello no hay quien lo ventile.

(Publicado en La Nueva Crónica de León el 24/1/2015)

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .