“De mar a mar”. Recital de Antonio Gamoneda y Raúl Zurita en el CBA

Antonio Gamoneda y Raúl Zurita.
Antonio Gamoneda y Raúl Zurita.

Bajo el título “De mar a mar”, dos de las voces más destacadas de la poesía hispanohablante contemporánea de una y otra orilla, la del astur-leonés Antonio Gamoneda (Premio Nacional de Literatura, 1988; Premio Cervantes, 2006) y la del chileno Raúl Zurita (Premio Nacional de Literatura, 2002; Premio de la Crítica 2012) se encontrarán en un recital conjunto el próximo martes, 24 de febrero, a las 19.30 horas, en la Sala Valle-Inclán del Círculo de Bellas Artes (CBA) de Madrid. Entrada libre hasta completar aforo.

: : “Tres escenas sudamericanas”, un poema de Raúl Zurita

I

Cerrándome con el ácido a la vista del
cielo azul de esta nueva tierra sí
claro: a la gloria de aquel que todo mueve
Así, tirándome cegado por todo el
líquido contra mis propios ojos esas
vitrinadas; así quise comenzar el Paraíso

II

Con mis ojos miraba a los tuyos y tú
por mis ojos
sabías más cosas de mí
Por los ojos nos entendíamos a la
distancia
y antes que dijésemos cualquier palabra
yo ya conocía lo que tú pensabas
y tú por mis ojos también

Y esto íbamos recordando
y nuestros gemidos estremecían las paredes.

III

Pero no; arrojados sobre la hierba todavía
parecían estremecerse
y sus dedos aún señalaban hacia la aldea
como si la viesen
Sin embargo, inmóviles, sólo sus camisas
se agitaban bajo el viento que pasa:
tus ojos que pasan
son el esplendor del viento sobre la hierba.

(De Las ínsulas extrañas. Antología de poesía en lengua española (1950-2000). Barcelona: Galaxia Gutenberg-Círculo de Lectores, 2002)

: : “Invierno”, un poema de Antonio Gamoneda

La nieve cruje como pan caliente
y la luz es limpia como la mirada de algunos seres humanos,
y yo pienso en el pan y en las miradas
mientras camino sobre la nieve.

Hoy es domingo y me parece
que la mañana no está únicamente sobre la tierra
sino que ha entrado suavemente en mi vida.

Yo veo el río como acero oscuro
bajar entre la nieve.
Veo el espino: llamear el rojo,
agrio fruto de enero.
Y el robledal, sobre tierra quemada,
resistir en silencio.

Hoy, domingo, la tierra es semejante
a la belleza y la necesidad
de lo que yo más amo.

(De Las ínsulas extrañas. Antología de poesía en lengua española (1950-2000). Barcelona: Galaxia Gutenberg-Círculo de Lectores, 2002)

1 Comment

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .