Javier Bergia: “La atención y el silencio del público es lo que da categoría a la música”

Javier Bergia.

Javier Bergia.

El experimentado Javier Bergia, poseedor de una dilatada trayectoria que le ha permitido colaborar con numerosos músicos y afrontar infinitos proyectos, presenta en El Albéitar (León), junto a Begoña Olavide, su nuevo disco, ‘De un tiempo a esta parte’, donde versiona un ramillete de poemas de autores españoles. Será este viernes 20 de febrero, a las 21 horas.

Por EMILIO L. CASTELLANOS

La lista resulta interminable: María del Mar Bonet, Joaquín Díaz, Vainica Doble, María Dolores Pradera, Javier Krahe, José Antonio Labordeta, Pasión Vega, Pablo Guerrero, Luis Pastor, Ismael Serrano, Antonio Vega, Cecilia… Son algunos de los músicos a cuya disposición ha puesto Javier Bergia su talento. Como compositor, como arreglista, como acompañante. Da igual. Lo cierto es que todos ellos se han beneficiado de ese exclusivo sentido que el experimentado artista madrileño ha evidenciado para el hecho musical y que ha acabado poniéndose de manifiesto en los numerosos proyectos en los que se ha embarcado.

El último, un disco realizado en colaboración con la especialista en música antigua arábigo-andalusí Begoña Olavide, se titula ‘De un tiempo a esta parte’, una adaptación musical de un amplio ramillete de poemas de autores españoles tales como Cernuda, Carmen Martín Gaite, Antonio Machado, Miguel Hernández, Calderón, Emilia Pardo Bazán, Berceo, Juan Ramón Jiménez o Quevedo, entre otros, y en la que han colaborado músicos de referencia del universo de las músicas étnicas como Javier Paxariño, Luis Delgado o Kepa Junkera estrechamente vinculados con Bergia.

Precisamente, esta grabación supone el motivo principal  por el que el dúo visitará El Albéitar, en León, para formalizar un concierto que se nutrirá de la suma de sus voces, así como de las sonoridades procedentes de instrumentos como el salterio, que maneja Olavide (“se trata de un instrumento que ella ha recuperado para nuestro tiempo”, apunta Bergia), o las guitarras, el sistro o el requinto manchego con los  que se aplica el madrileño.

Javier Bergia no es un músico especialmente popular y, sin embargo, su biografía se inunda de las referencias suficientes para dar grandeza a su trayectoria. La primera de relevancia se sitúa a principios de los ochenta y queda situada en el grupo de música antigua Atrium Musicae al que perteneció. “Me dio prácticamente todo lo que yo sé de música”. Luego, en 1984 y junto a Juan Alberto Arteche, formaría Finis Africae gracias al cual irrumpiría en el campo de la investigación sonora, el universo de la fusión de  músicas étnicas y el uso de instrumentos autóctonos.

Otros punto de inflexión en su andadura musical lo constituyen ese primer premio del Encuentro Nacional de Canción de Autor para Jóvenes Intérpretes, la grabación de su primer disco, ‘Recoletos’ (luego llegarían quince más), o el encargo que recibió del realizador televisivo Jesús Yagüe para que compusiera la banda sonora de la serie ‘Media naranja’. Esos primeros pasos han acabado marcando el rumbo que luego el madrileño ha  surcado y determinando algunas de las pasiones que han significado su recorrido personal. “No me he conformado únicamente con el hecho de hacer canciones. Me ha interesado siempre la investigación, lo que resulta muy arriesgado. Te apartas de las corrientes comerciales. Siempre ha sido difícil de catalogar mi trabajo y de alguna forma  lo he pagado. Uno está aquí sobre todo por el amor al arte”, añade Bergia, que ha tenido oportunidad también de apretar lazos con toda clase de músicos y grupos, como La Musgaña, Halilem, Alquibla o Crsitina Pato.

A Javier Bergia se le ha considerado cantautor. Y esa simplificación resulta injusta para el trabajo que ha venido desempeñando a lo largo de las últimas décadas. No obstante, “a mí no me importa”, indica. “Efectivamente escribo mis propias canciones y también las canto. También las de otros. Si esto sirve de alguna forma para orientar al público hacia mi trabajo, pues estupendo”. Indica que la canción de autor actual está en manos de “gente muy joven”. “De alguna manera, sin querer, sin premeditarlo, sigo desmarcándome un poco en la cuestión musical y poética. Continúo escribiendo canciones pero, generacionalmente, estoy un poquito distante a lo que es la corriente actual de la canción de autor, en manos de chavales de entre 20 y 30 años. Yo ya tengo 56”.

El músico madrileño, que actualmente ultima un nuevo disco que muy bien podría titularse ‘Burlesco’ por su contenido, siempre ha demostrado un talante poco conformista y, por ello, su bagaje creativo abarca numerosos propósitos. “Uno, después de 16 discos, sigue planteándose investigar e intentar ahondar en otros campos y terrenos. Nunca me planteo si lo que hago va a ser fácil o difícil de vender, al margen de la industria. Por eso, cuando oigo el término independiente, me hace mucha gracia, ya que desde el año 86 prácticamente vengo trabajando de forma independiente, grabando en mi propio estudio y para mi propio sello”.

Por supuesto, el público, el oyente, resulta fundamental para Javier, aunque, reconoce que “hay ahora mismo un exceso de consumo de música y a veces esta carece de ese factor sorpresa que era tan maravilloso en otros tiempos. A la gente ya no la sorprendes, sobre todo porque ahora mismo la música se usa para todo. Lo que sí hay es una carencia de silencio. Agradezco en el público la atención, por encima de todo. Eso es lo que da categoría a la música y, gracias a ello, cuando la gente te otorga ese silencio y esa atención, uno se siente arropado. Es algo que dignifica la música, lo mismo que un escenario adecuado a cada circunstancia”.

Javier Bergia se ha empleado también como compositor para propuestas audiovisuales y llama la atención en ese sentido cómo bandas sonoras de algunas películas, series  y documentales (también alguna función teatral), tal es el caso de ‘Invierno en Bagdad’,  dirigida por Javier Corcuera y premiada con la Biznaga de Plata en el Festival de Cine de Málaga 2005, llevan su rúbrica. Por supuesto, la exigencia en ese sentido, cuando la música ha de fortalecer y subrayar unas imágenes, resulta máxima. “Me encanta subirme a un escenario, tocar música y poner en práctica lo que hemos hecho en un estudio… Es la forma de corroborar ante el público si lo que has hecho es interesante o no. Hacer música para imagen también me fascina. La imagen siempre es muy sugerente aunque a veces sus creadores te acotan el camino”.

“Me conformo con tener energía y sentido común y procurar hacer las cosas lo mejor posible”. Él no tiene el mismo asentamiento frente al gran público que muchos de los músicos con los que ha colaborado y a los que ha entregado su labor. Sin embargo, no es algo que le preocupe y le ocupe un solo segundo. “Huyo de ese tipo de prejuicios. Acepto las circunstancias. Lo que realmente me mantiene en pie y animado para seguir haciendo música es el trabajo y la disciplina personal”.

A pesar de los malos tiempos que corren para la cultura, para la gente de la música, la persistencia se ha convertido en una seña de identidad para quienes la cultivan. “Tengo mucho amor propio. Esta es una profesión maravillosa. Dedicarse a la música es un privilegio a pesar de que haya gente que intente denostarla, a pesar del 21%, a pesar de que hayan desaparecido circuitos, a pesar de que no haya diversidad, a pesar de que vivamos en un país donde la gente que tiene autoridad no apuesta por la cultura diversa, a pesar de que se oficialice una cultura de masas que sólo atiende a la gente más fácil de conquistar… Este es un país con un vastísimo patrimonio cultural. Afortunadamente sigo viviendo de la música. No tengo necesidades que vayan más allá de las que me permiten hacer música. No me planteo otra cosa. Hay que seguir trabajando duro y buscando ese punto de emoción y desarrollar la autocrítica. El encuentro del autor con su obra cuando está acabada es un momento impagable”.

Página web de Javier Bergia:

El concierto de Javier Bergia y Begoña Olavide en León:

  • Lugar: Teatro El Albéitar. León.
  • Día: Viernes, 20 de febrero de 2015. A las 21 horas.
  • Entradas: 10 euros (la mitad para los miembros de la comunidad universitaria)
Javier Bergia y Begoña Olavide.

Javier Bergia y Begoña Olavide.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: