El teatro es un arma de construcción masiva

Una escena de la obra "Absurdistán", representada por un grupo de aficionados dirigidos por profesionales de la compañía Azar Teatro.

Una escena de la obra “Absurdistán”, representada por un grupo de aficionados dirigidos por profesionales de la compañía Azar Teatro.

“La educación artística debería formar parte del sistema educativo desde la más temprana edad”, dice la autora del texto, Mercedes Asenjo. Una profesional que no acaba de entender cómo la Ley de Educación se centra en fomentar la competitividad y en la capacidad de autoemplearse, olvidando que lo más importante es que en nuestros colegios, los niños y niñas reciban materias que enseñen a “emprender la vida”.

Por MERCEDES ASENJO

El teatro es una expresión artística, un medio de comunicación, una forma de contar y contarnos historias, “un microscopio para observar la vida”, un espejo en el que mirarnos, un camino que nos lleva al interior de nosotros mismos y que también nos permite salir de nosotros mismos, una mirilla por la que colarnos en la vida, en el alma, en el pensamiento de otras personas, de otras realidades, unas gafas que permiten mirar con una óptica diferente a la tuya, un billete para viajar a otras situaciones, un martillo para golpear conciencias, una llave que abre la puerta de la imaginación, una oportunidad para la risa, para el llanto, para la reflexión, para la observación… el teatro es una herramienta multiusos que cada uno empleará según sus necesidades pero que hay que utilizar con mimo y maestría, porque sirve para construir personas.

No se comprende cómo una materia tan dúctil y completa no forma parte de la educación de los niños y niñas de una forma natural. En realidad la educación artística debería formar parte del sistema educativo desde la más temprana edad.

Me preocupa una Ley de Educación tan centrada en fomentar la competitividad y formar emprendedores para que cuando los niños y las niñas sean mayores sean capaces de autoemplearse (parece ser que ya hemos perdido la esperanza de que las empresas ofrezcan un trabajo que permita a los trabajadores vivir de su sueldo, trabajar para vivir y no vivir para trabajar) y se olvide de algo tan simple, y tan complejo a la vez, como es enseñar a emprender la vida.

La expresión artística es lo más preciado que tenemos como especie. Ser capaces de sublimar la realidad, de abstraernos hasta el punto de crear belleza a nuestro alrededor, es un privilegio de los seres humanos y aquello que nos permite sobrellevar la crudeza de la existencia.

Hace años que imparto cursos de teatro junto a Javier Esteban en institutos, en colegios, en pueblos y, después, cuando tuvimos un lugar adecuado para hacerlo, todos nosotros empezamos a impartir esta enseñanza en nuestra compañía. Comenzamos con un tallercito de 6 niños y niñas y poco a poco ha ido aumentando, ampliamos actividades, empezamos a distribuir a nuestros aprendices por edades, experiencia… y ahora tenemos más de 150 personas que acuden a teatro, a danza, a danzas urbanas… y sigue aumentando.

Es sorprendente que incluso con las dificultades económicas que ha traído consigo la crisis, la gente ha seguido viniendo y ha preferido destinar un pequeño apartado de su vida y de su bolsillo a mantener esta actividad para ellos mismos o para sus hijos e hijas.

Se apuntan por muy diferentes razones: para conocer gente, para profundizar en sí mismos, para expresarse mejor, para matar el gusanillo del teatro, para tener más recursos, para perder la timidez, para aprender más cosas sobre algo que les apasiona, para saber por qué les gusta o no les gusta lo que ven cuando van al teatro, porque necesitan algo que les haga salir de su rutina diaria, porque quieren dedicarse un tiempo para sí mismos, porque quieren divertirse, porque están aprendiendo a ser personas, porque quieren iniciarse en el oficio del actor, de la actriz… Muy diferentes motivos que convergen en una misma necesidad: imaginar otros mundos posibles, otras vidas posibles, mirar el mundo con ojos diversos.

A lo largo de estos años hemos conocido a muchos alumnos y alumnas, en algunos casos han acabado dedicándose al teatro, en otros no, pero no nos cabe duda de que en su mayoría es gente que ama el teatro y el arte en general porque se preocupó por educar su sensibilidad.

Todos nos dejan su huella y de todas las personas aprendemos algo y dejan su impronta en nosotros y por ello les estamos inmensamente agradecidos. Siempre digo que enseñar es una buena forma de aprender y de todos ellos hemos aprendido algo muy importante: el teatro es un arma de destrucción masiva porque de este modo destruye tópicos, prejuicios y clichés y es un arma de construcción masiva porque construye sociedad.

— — —
*Mercedes Asenjo
es actriz y profesora en Azar Teatro.

Escena de la obra de "El oso", basada en un cuento de Chejov, representada por aficionados que habían seguido un curso de teatro con la compañía Azar.

Escena de la obra de “El oso”, basada en un cuento de Chejov, representada por aficionados que habían seguido un curso de teatro con la compañía Azar.

  1. robertomolero

    Mi hija se apuntó a teatro como optativa en 1º de la ESO. Nadie le contestó ni le dio ninguna explicación, por lo visto era una opción de mentira. La han colocado en francés. La profesora no conocía ni que la opción de teatro estaba disponible en la matrícula. Efectivamente el teatro es un herramienta imprescindible para el desarrollo personal, pero incomprensiblemente lo hemos olvidado. Felicidades por vuestro trabajo. Mucho más importante de lo algunas veces nos creemos.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: