Karlos Viuda: “Pintar la música es una quimera, pero intentarlo es la sinestesia”

El artista leonés Karlos Viuda. Fotografía: Ángel Cantero

El artista leonés Karlos Viuda. Fotografía: Ángel Cantero

Por CAMINO SAYAGO

El proceso degenerativo que supone vivir y su consecuencia final da vueltas, una vez más, en “Siniestro Stockhausen”, la serie pictórica que Karlos Viuda exhibe en la galería Ángel Cantero. El creador leonés se inspira en dos acontecimientos vinculados a Karlheinz Stockhausen para pintar su música e ilustrar con papel, madera y ceras, una historia de ficción devastadora, surgida a partir de Helikopter-Streichquartett “Cuarteto para cuerdas y helicóptero”, una de las obras más espectaculares del compositor alemán.

En esta serie formada por catorce collages, Karlos Viuda desarrolla un trabajo pictórico en el que, de nuevo, vuelve a aparecer la temática musical como generadora de imágenes en un proceso sinestésico. “Siniestro Stockhausen” dice qué “ilustra una historia de ficción, en la que decido estrellar un helicóptero con un cuarteto de cuerda dentro, contra las Torres Gemelas de Nueva York”. Y surge a partir de una de las obras más espectaculares y anticonvencionales de Stockhausen: Helikopter-Streichquartett “Cuarteto para cuerdas y helicóptero” que concluyó en 1993. “En ella, los cuatro miembros de un cuarteto de cuerdas tocan en cuatro helicópteros que vuelan independientemente sobre las cercanías de la sala de conciertos. La música de los intérpretes es mezclada con el sonido de los helicópteros y reproducida mediante altavoces a la audiencia de la sala. También se transmiten vídeos de la performance a la sala de conciertos. Los intérpretes están sincronizados con la ayuda de un metrónomo electrónico”.

A finales de 2001, Stockhausen fue protagonista de una agria polémica debido a unas declaraciones que hizo en relación al atentado del 11 de septiembre de 2001 de Nueva York. Varios medios de comunicación publicaron que Stockhausen había calificado de «obra de arte» el atentado terrorista. Stockhausen se quejó de que algunas palabras suyas habían sido sacadas de contexto y malinterpretadas.

– Estrellar un helicóptero con un cuarteto de cuerda dentro, contra las Torres Gemelas de Nueva York. ¿Es una provocación? ¿Cómo surge este proyecto y por qué has elegido esta temática tan desoladora?

– Las temáticas son siempre disculpas para trabajar, busco explorar asuntos generales que al final nos lleven a espacios íntimos de reflexión, pero nunca políticos, más bien existencialistas y universales. Cada pieza de la serie pretende ser un fotograma en una película, tiene esa parte individual pero a la vez es una cadena de acontecimientos que construyen una unidad mayor. La desolación es mi tema, intento explicarme cada día el sentido de este desastre que es vivir. Pretender hacer arte ya es un acto provocador en sí mismo.

– “Siniestro Stockhausen” habla del deterioro vital, del fin y del nuevo ciclo que surge. Estos collages insisten en el proceso degenerativo, ¿Como parte también del propio proceso pictórico?

– En una primera fase del proceso yo siempre busco el caos y el desorden, y ese proceso degenerativo es cuando está más latente. Me viene a la cabeza un disco de Win Mertens titulado “La estrategia de la ruptura”; la ruptura siempre es dolorosa, pero ante la mínima duda de que algo puede ser mejor hay que intentarlo. Muchas veces después de haber terminado una obra hay que romperla, deshacerla o desecharla, es la única manera de avanzar.

– ¿Qué te llamó más la atención, la polémica sobre las declaraciones del compositor sobre el atentado o el propio aspecto de destrucción como generador de una obra de arte?

– Creo que vemos tantas cosas a través de las pantallas de nuestros dispositivos que esa sobreexposición nos atolondra, y dejamos de ser realmente conscientes de lo que vivimos, y confundimos realidad y ficción, pero la virtualidad, por otra parte, es una herramienta muy recurrente en el arte, que si sabemos utilizar debidamente puede ayudarnos a experimentar la catarsis sin riesgos. El arte es ficción y me sorprendió que Stockhausen hiciera esas declaraciones….probablemente se sacaron de contexto, pero a mí me dieron una oportunidad para hablar de todo esto, que tanto me preocupa.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

– La música revoletea por esta obra. No es la primera vez que impregna tu trabajo…

– Desde siempre he sido un gran melómano y la música revolotea por mi taller todo el día, es una fuente inagotable de inspiración y de placer. Mi primer trabajo sinestésico fue “ESENCIAS”, en el que realice un libro de artista alrededor de músicos minimalistas (Steve Reich, Michael Nyman, Win Mertens… Glass). Después realice una serie becada por el ILC sobre la opera de Philip Glas “EINSTEIN ON THE BEACH”, y mi última incursión fue “AL SOPLO DEL HIELO”, sobre la obra del compositor Ángel Barja.

– De Stockhausen qué te inspira más, ¿Su atonalidad o el ruido de las hélices de su pieza más experimental?

– Tengo juntos en la estantería a Stockhausen, John Cage y György Ligeti, por lo tanto, también en mi cabeza, no son compositores para todo los días, pero veo en ellos unas capacidades creativas extraordinarias. Las hélices son la anecdota… el espectáculo, lo que hizo, hace ya al menos veinte años que lo escuché por primera vez. Pero Stockhausen es muchísimo más.

– Utilizas la temática musical como generadora de imágenes en un proceso sinestésico, ¿Cómo ocurre?

– La música es quizá la manifestación artística más abstracta, tiene una capacidad poderosísima para modificar estados de ánimo, cuando vemos una película tiene la capacidad de hacernos sentir casi como el protagonista…es mágica. Pintar la música es una quimera, pero intentarlo es la sinestesia.

– Por último, ¿Crees que queda clara la intencionalidad de la obra o la dejas abierta a la interpretación del público?,

– Por supuesto que no….y eso es lo que hace grande al arte. Desde que inauguré, los visitantes me sorprenden con explicaciones y conclusiones a las que yo no había llegado… siempre es así.

Karlos Viuda: “Siniestro Stockhausen”

  • Galería Ángel Cantero. C/ Juan Madrazo, 25 bajo. León.
  • Horario: lunes a viernes de 18:30 a 21:30 horas y sábados de 12:00 a 14:00 horas y de 18:00 a 21:00 horas.
  • Hasta el 26 de noviembre
Cartel

Cartel

Acerca de Camino Sayago

Periodista leonesa

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: