Danza y discapacidad de la mano y sin prejuicios

Dos de los bailarines de la escuela. Fotografía: Roberto Tabarés.

Dos de los bailarines de la escuela. Fotografía: Roberto Tabarés.

Por LAURA FRAILE
últimoCero.com

Una veintena de alumnas de la Escuela de Danza de Valladolid, todas ellas con discapacidad intelectual, actuan este jueves 3 de diciembre en el Teatro Zorrilla durante una muestra que ha sido incluida en el programa Cultura sin barreras. Danza y discapacidad sin paternalismos ni prejuicios.

Llevan quince años desarrollando un intenso trabajo dentro de las disciplinas de la danza y la discapacidad, pero hasta ahora no habían tenido ocasión de mostrarlo en un teatro. Este jueves será un día muy importante para las integrantes de la compañía DyD, ya que a partir de las 20:30 horas de la tarde diecinueve de sus bailarinas se subirán al escenario del Teatro Zorrilla para actuar en una muestra llamada “Pinceladas”. Las entradas para este espectáculo, en el que recopilarán varias de sus coreografías, cuestan 8 y 12 euros y ya están a la venta tanto en taquilla como en internet.

Las bailarinas, todas ellas con algún tipo de discapacidad intelectual (aunque la mayoría tiene Síndrome de Down), son alumnas de la Escuela de Danza de Valladolid y tienen entre 14 y 28 años. Durante esta muestra interpretarán nueve piezas breves en las que se fundirán técnica y expresión. “En las coreografías hay danza contemporánea y orgánica, flamenco, contact… aunque sobre todo hemos hecho un trabajo a partir de todo lo que les sugería la música. Hemos partido del sentimiento y luego lo hemos trasladado al cuerpo”, explica María Tomillo, directora de la compañía DyD (Danza y Discapacidad).

La actuación de estas bailarinas ha sido incluida en el Día Mundial de las Personas con Discapacidad y forma parte del programa Cultura sin barreras, una iniciativa impulsada por el Teatro Zorrilla y la Diputación de Valladolid que está siendo coordinada por Pilar Porras. Este programa ha permitido la actuación de compañías como Bambalina Teatro (de la ONCE) o Paladio Teatro (una compañía de personas con discapacidad afincada en Segovia).

Durante estos quince años, las integrantes de la compañía DyD han actuado en numerosos centros cívicos y colegios de Valladolid, en la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid, en localidades portuguesas como Aveiro o Vila Real… Sin embargo, nunca habían formado parte de la programación de un teatro de Valladolid, lo que demuestra que el trabajo de las personas con discapacidad sigue sufriendo una gran invisibilización. “Nuestra meta es la normalización. En este camino debemos trabajar todos juntos: espectadores, compañías, entidades, instituciones, familias…”, explica María, quien insiste en la importancia de disfrutar de estas actuaciones sin prejuicios o paternalismos.

María Tomillo estudió en la Escuela de Danza de Valladolid, un centro fundado en el año 1974 por la bailarina iscariense Mariemma. Esta escuela fijó su primera sede en la plaza España. De ahí se trasladó al teatro Calderón y finalmente se estableció en la calle Albéniz, 1 (a pocos metros de la plaza Juan de Austria). María, que también es historiadora del arte, se especializó en danza española y empezó a dar clases en el año 2001, fecha en la que creó la compañía DyD. La vallisoletana Mar González también es profesora de esta compañía, en la que colabora desde hace tres años. Mar, que es integradora social y maestra de Educación Especial, también ha sido alumna de esta Escuela de Danza, en la que actualmente también se imparten cursos de danza española, iniciación a la danza (a partir de los 4 años) y danza para adultos.

María y Mar son las responsables de las clases de danza para personas con discapacidad, que se distribuyen en tres grupos (de 4 a 12 años, de 12 a 18 y de 18 en adelante). “Las clases incluyen un trabajo técnico en el que trabajamos elementos como la pisada, el equilibrio o la alineación de las rodillas con los pies, aunque también trabajamos la expresión, el uso del espacio y la confianza”, explica María. Según indica, este trabajo las ha obligado a investigar en nuevas metodologías y a adaptar las existentes a las características de su alumnado. “El trabajo es igual al que se hace con cualquier otro alumno, ya que partimos de unos objetivos. Estos objetivos no impiden que seamos flexibles porque lo que nos importa es ofrecer un espacio que permita la expresión personal del cuerpo”, aclara María.

Mar González y María Tomillo, profesoras de la Escuela de Danza de Valladolid. Foto: L. Fraile

Mar González y María Tomillo, profesoras de la Escuela de Danza de Valladolid. Foto: L. Fraile

La propia palabra discapacidad predispone a pensar en negativo, aunque la realidad demuestra que sería más conveniente hablar de capacidades. Para Mar, una de las características más palpables de las personas con discapacidad es su competencia emocional. “También tienen un gran espíritu de superación”, comenta esta bailarina.

El pasado mes de octubre se formó en esta escuela un grupo de teatro para personas con y sin discapacidad que está siendo dinamizado por la actriz Cristina Calleja. “En realidad, nuestro proyecto está abierto a todas las artes. También tenemos pendiente montar una exposición de fotografías que han estado realizando Roberto Tabarés y Sergio Herrero durante las clases de danza y más adelante queremos hacer algo con otras artes plásticas”, aclara María. Según indica, otro de los retos pendientes es que la administración les ofrezca una mirada más integradora y menos reduccionista. “A la hora de pedir una subvención nos suelen derivar a Acción social”, comenta.

María es una de las socias fundadoras de la Federación Nacional de Arte y Discapacidad, una organización creada en Madrid en el año 2013 en la que se incluyen disciplinas como la literatura, la música, las artes plásticas, las artes escénicas y las artes audiovisuales. Entre sus integrantes sólo hay dos compañías de Castilla y León: DyD (Valladolid) y la Asociación Paladio Arte (Segovia).

La visibilidad sigue siendo una de las tareas pendientes para este tipo de compañías. De ahí que desde DyD hayan iniciado una línea de talleres entre personas con y sin discapacidad que posibilitan un conocimiento mayor de su trabajo. También disponen de un programa de voluntariado al que, por ahora, ya se han sumado alumnos de la Escuela Superior de Arte Dramático de Valladolid, la UVa y la Universidad Europea Miguel de Cervantes (para inscribirse, basta con mandar un correo electrónico a la dirección danzaydiscapacidad@gmail.com).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Entre las próximas actividades de esta compañía figuran un taller de artes escénicas y discapacidad (previsto para febrero o marzo) y la inauguración de una exposición de fotografía de Roberto Tabarés y Sergio Herrero para la que necesitan financiación para su montaje. También tienen pendiente realizar una nueva muestra del trabajo de sus alumnos que se realizará en el Centro Cívico José María Luelmo a finales de marzo, aprovechando la celebración del Día Mundial del Síndrome de Down.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: