Ignacio Pérez Otero, “Quino”, muestra sus pinturas en los salones del Hotel Quindós

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ignacio Pérez Otero, más conocido como “Quino”, inaugura este viernes 3 de junio, a las 20 horas, una exposición de pinturas en los salones del Hotel Quindós de León.

El artista, nacido en León en 1953, colaboró en tiempos con publicaciones como los Cuadernos Leoneses de Poesía, y ha realizado algunas exposiciones en los últimos años, fiel a su estilo un tanto surrealista, aunque ésta será una ocasión excepcional para poder contemplar sus últimos trabajos, pinturas muy sutiles en las que se aprecia el magisterio de los grandes pintores del lejano Oriente.

Fue en 1976 cuando realizó, junto a Emiliano Ramos, su primera exposición en la buhardilla del mítico CCAN, en la casona de Puerta Castillo. Dos años más tarde fundó, con Ildefonso Rodríguez, José Carlón, Miguel Escanciano y Julio Llamazares la revista Cuadernos Leoneses de Poesía, donde publicó poemas, carteles, dibujos y algún cómic. En 1980 se fue a vivir a Menorca y allí realizó su primera exposición individual, en la sala de exposiciones de la Caixa en Ciudadela. En 1992 mostró su segunda exposición individual en el Café de Gracia, en Barcelona, ciudad en la que residía entonces.

Pérez Otero no es un creador que se prodigue en las salas de exposiciones, aunque no haya dejado de trabajar en su pintura durante los últimos ocho lustros. Regresó a León en 2003 —antes solo había realizado aquí una exposición, en el bar El Cardo—, y empezó a preparar la obra que se podrá ver ahora, durante todo el mes de junio, en los salones del Hotel Quindos, y que tiene dos partes diferenciadas, según explica el propio artista: “La primera muestra obra un poco más antigua y de alguna manera conectada con el cómic, mientras que en la segunda parte incorporo mis últimas telas, influenciadas por un cierto orientalismo y con ciertos toques ‘florales’ provocados por mi convivencia diaria con el mundo vegetal de la tienda de Montse, mi mujer”.

“Toda mi obra está muy basada, o al menos eso pretendo, en un lenguaje poetico”, añade Quino.

Reproducimos, bajo estas líneas, un poema de su amigo el escritor leonés Aldo Sanz, escrito para el tarjetón en el que se anuncia la exposición:

El tarjetón.
El tarjetón.

PARA LAS FLORES DE QUINO

La flor es alargada como el placer de los privilegiados.

Una brizna de polen o de caspa sacudo de la hombrera de mi chaqueta negra. Es el goce de antaño, cuando el mundo se dividía en dos mitades. Una mitad, la tangible, la oblicua, para mí; la otra era invisible y pasaba inadvertida.

Debería olvidarme de la Siria,

de cabalgar sobre un caballo blanco por las dunas perladas de Idomeni.

Griego majestuoso sobre playas numerosas. Así viví y así recuerdo el esplendor del tiempo que ha pasado,

sin sospecha ni duelo

para alcanzar la flor inevitable,

la inextinguible flor que siempre vuelve a casa.

Aldo Sanz

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .