“La Galerna” analiza el Diario del portugués Miguel Torga

Miguel Torga.

Miguel Torga.

“La Galerna”, la revista de Manual de Ultramarinos, dirigida por Bruno Marcos, pone en circulación su Nº 3 bajo el título de “Diarismos”. Concebida como un arca de Noé caben en ella raras parejas de bichos del paleozoico. Un paleozoico dentro del paleozoico. Un arca de Noé en el arca de Noé que fue la literatura en el siglo XX son los diarios del escritor y poeta portugués Miguel Torga, donde, como dice José Luis Puerto, el autor anota “día a día, o trecho a trecho, todo aquello que pretende salvar del diluvio del tiempo y del olvido”.

Por JOSÉ LUIS PUERTO
Desde astorgaredaccion.com

O podríamos también entender el diario como esa pequeña arca de Noé en la que el escritor anota, día a días, o trecho a trecho, todo aquello que pretende salvar del diluvio del tiempo y del olvido, ya sea de su propio existir, o del existir de los otros y del mundo.

Es la primera imagen que acude hasta nosotros al abordar el Diario del portugués Miguel Torga, uno de los proyectos mayores de la literatura diarística occidental del siglo XX. Para entenderlo cabalmente, hay que leer también ese otro libro de la memoria narrada del autor que es La creación del mundo, ya que entre ambos proyectos se establecen de continuo vasos comunicantes de muy diversos tipos.

Consta el Diario de Miguel Torga de dieciséis volúmenes, auto-editados por el autor en Coimbra –en una totalmente ascética edición jansenista, como el resto de su obra–, desde 1941, en que aparece el primero de ellos, hasta 1993, en que aparece el último. Entre ambas fechas, en intervalos regulares de años, el autor fue dando a las prensas todos los tomos de su obra diarística, que recoge buena parte de su transcurrir vital de escritor.

Todo el Diario, en cada uno de sus tomos, va encabezado por la misma cita de Amiel: “Cada día nos dejamos en el camino una parte de nosotros mismos.” Frase que viene también a sintetizar el carácter del Diario de Torga: el autor plasma desde su propio ser (nosotros mismos) su vivencia, su ‘vividura’ (utilizando un término de Américo Castro) del tiempo (cada día) y del espacio, de su andadura (camino).

La primera entrada, el primer registro escrito del Diario, es un poema titulado significativa y simbólicamente ‘Santo y seña’ (frase hecha del argot militar, imprescindible para entrar en un recinto), como si el autor pidiese permiso para acceder al territorio fortificado de la escritura. Lleva por fecha tal arranque de la escritura diarística de Torga “Coimbra, 3 de Enero de 1932”.

Escritura ensoñada

Pero ¿dónde va el autor pidiendo paso para acceder al recinto de la escritura? Él mismo nos responde: el escritor va a “beber agua de sueño a cualquier fuente” y se propone ser “una estrella en el suelo”. En definitiva, va a instaurar –diríamos– el sueño simbolista: trascender lo vivido a través de una escritura ensoñada, a través de esa idealidad de hacer habitar lo elevado a ras de tierra.

La última, que cierra el tomo XVI, lleva la fecha de “Coimbra, 10 de Diciembre de 1993”. Y es, verdaderamente, un poema de cierre. Es ¡un réquiem!, que traducimos entero, para que podamos leerlo:

“RÉQUIEM POR MÍ // Se aproxima el fin. / Y tengo pena de acabar así, / En vez de naturaleza consumada, / Ruina humana. / Inválido del cuerpo / Y tullido del alma. / Muerto en todos los órganos y sentidos. / Largo fue el camino y desmedidos / Los sueños que en él tuve. / Mas nadie vive / Contra las leyes del destino. / Y el destino no quiso / Que yo me cumpliese como porfié, / Y cayese de pie, en un desafío. / Río feliz de ir al encuentro del mar / A desaguar, / Y, en vasto océano, eternizar / Su esplendor torrencial de río.”

Un cierre en que Miguel Torga hace honor a la tradición fluvial y marítima de la Península y a la literaria manriqueña, con un no pequeño sesgo de estoicismo desengañado.

Y ¿qué hay en medio entre ambas fechas? La vida. Sesenta años bien cumplidos de escritura y de una existencia entregada a la medicina y a la literatura, pero también a la mejora del país, de Portugal, en todos los sentidos, lo que trajo al autor más de un problema.

Cartografía

Dos son los rasgos esenciales que, a primera vista, percibimos en el Diario de Miguel Torga. Traza, en primer lugar, una cartografía de qué puede ser un escritor contemporáneo; una vía, la suya, que no se desentiende de la realidad, pero que la trasciende; parte siempre de ella y vamos percibiendo cómo con los hilos de lo existencial, de lo social, de lo telúrico… el autor teje un mundo que nos descubre y nos regala, a través de una palabra sobria, inteligible, a ras de tierra, siempre al servicio de ese mundo propio mostrado.

El segundo rasgo que nos llama la atención es el de la fidelidad que el autor portugués guarda a su origen, a su país, a su destino; siempre de un modo crítico, a veces hasta áspero (hay un nervio unamuniano siempre en la escritura de Torga), pero siempre hasta tierno, de una ternura sobria, con ese iberismo configurado desde antiguo, y que llega hasta el autor, de una madre tierra que tantas veces ha sido madrastra.

Sí, el Diario de Miguel Torga, como una suerte de arca de Noé, recoge en sus páginas protectoras especies de muchos tipos: poemas y agudas percepciones sobre lo poético y lo literario, reflexiones vitales e íntimas, filosóficas también, observaciones viajeras, plasmaciones de lecturas, ensoñaciones, noticias sobre escritores y sobre el mundo literario, sobre la vida y las gentes del mundo rural y del terruño, y también sobre la vida urbana y provinciana…

Todos los merecimientos, en fin, para ser considerado una verdadera arca de Noé; pues lo que queda en él salvado del tiempo y del olvido es un mundo, el occidental contemporáneo, visto y vivido desde la periferia, desde una poderosa perspectiva de ibérica libertad irreductible.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: