En el corazón de la Tierra o atravesar la obra de Pilar Coomonte

La escritora Marifé Santiago Bolaños escribe sobre la exposición “El corazón de la Tierra”, de la artista Pilar Coomonte, que se puede ver en la Sala de Exposiciones de La Alhóndiga (Segovia) del 20 de octubre al 13 de noviembre de 2016.

Por MARIFÉ SANTIAGO BOLAÑOS

En la escena, el exterior está iluminado por el verano, pero al interior se accede por la discreta sombra de un jardín secreto. El afuera impone tiempo y aventura. Dentro todo es una urdimbre vegetal enredada en las manos de Pilar Coomonte, que transita, con paso delicado, los huertos de la noche, corta la frescura de la oscuridad y la deposita en un jarrón de azules melancolías. Su estudio es un telar, los lápices de colores son hilos, y la superficie sobre la que dibuja es, verdaderamente, el entramado de todas las tejedoras que, como ella, han sabido darle figura al sueño. Hilos que bordan con alma de hojas otoñales, y brotan, como venas, sobre el temor para que el miedo no enturbie la aparición de un bosque de mujeres libres, que de libélulas y pájaros han aprendido el vuelo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La violencia y sus mentiras no arrastrarán a la locura o al suicidio a ninguna Ofelia. Y si imágenes tales flotaran en las turbias aguas del desencanto, Pilar Coomonte dibujaría primores en las heridas y las convertiría en texto que nombrase a las mujeres cuyos labios sin contorno han perdido la voz.

Territorios para la vida. Cuadros que el marco no detiene en su luminoso derramarse, instantes vivos nacidos de fruta-mujer y de palabras-mujer sin inventar, pero que ya tienen savia y corazón. Espacios que, entre los hilos-lápices de colores, acaban siendo la genealogía de la luna donde la muerte no puede impedir que la vida la abrace con generosidad de vida. Rojas grosellas-mujer, verde perejil-mujer, flores nacidas del empeño por acariciar los confines de la existencia con la prolongación de dedos-lápices de colores-hilos que siembran suerte.

Atravieso mundos no pronunciados y, sin embargo, existentes a nuestro alrededor. Lugares próximos donde el olvido –me anuncia– habita aguardando la llegada de la memoria, sin resignarse a la condena de la desaparición de una mirada atenta. Me acerco a tu obra, Pilar Coomonte, todo lo que la cordura me permite, y oigo: “No tengas miedo, las mujeres: has llegado al corazón de la Tierra, las mujeres… Adelante: esta dulcísima inquietud es tuya, para ti”.

“El corazón de la Tierra”. Pilar Coomonte

  • Sala de Exposiciones de La Alhóndiga (Plaza de la Alhóndiga, s/n, Segovia)
  • Del 20 de octubre al 13 de noviembre de 2016

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: