“Las ánimas”. Mario Luzi

El poeta italiano Mario Luzi.

El poeta italiano Mario Luzi.

Continuamos en TAM TAM PRESS con la sección de poesía antológica, denominada “LOS POEMAS COLGADOS” *, con textos de poetas muertos escogidos por Ildefonso Rodríguez y Eloísa Otero. El décimo autor que llega a esta sección es el poeta italiano Mario Luzi (Sesto Fiorentino, 1914 – Florencia, 2005), el último gran representante del Hermetismo. 

Reproducimos uno de sus poemas, “Las ánimas”, en memoria de I. R.

:: Mario Luzi. “Las ánimas” [en versión de Francisco Deco] 

Las ánimas

Por todas partes fuego, fuego suave de arbustos, fuego
por los muros donde se mece sombra tenue,
sin fuerza de estamparse, fuego
aún más allá que en hebras sube y baja
el monte por su red de ceniza,
fuego en copos desde ramas y pérgolas.

Aquí, ni antes ni después, en el momento justo,
ahora, cuando el valle alrededor
festivo y triste pierde vida, pierde
fuego, me vuelvo, cuento mis muertos
y el cortejo parece más largo, tiembla
de hoja en hoja hasta la raíz primera.

Dales paz, paz eterna, ponlos
a salvo, al margen de este torbellino
de ceniza y de llamas que se agolpa
ahogado en las gargantas, se dispersa
en los senderos, vuela incierto,
desaparece.
Haz que la muerte sea sólo muerte,
no otra cosa, sin lucha, sin vida.
Dales paz, paz eterna, aplácalos.

Allí donde mayor es el estrago
están arando, llevan tinas a las fuentes,
se charla en la quietud del cambio,
de hora en hora. El cachorro se tiende
en una esquina de la huerta, se adormece.

Un fuego tan suave apenas basta,
si basta, a iluminar hasta que dure
esta vida escondida. Otro,
sólo otro podría hacer el resto
y lo máximo: consumir estos despojos,
convertirlos en clara luz incorruptible.

Descanso de los muertos para los vivos,
de vivos y de muertos en la llama: avívala,
la noche está llegando, la noche se propaga,
entre los cerros tiende su telaraña trémula,
pronto la vista ya no sirve y queda
sólo el saber por entusiasmo o lo oscuro.

Mario Luzi. Del libro “Honor de la verdad”, Orense, Linteo, 2012.

[Este poema ha sido colgado en memoria de I. R.]

— — —

* “LOS POEMAS COLGADOS”

NOTA de Eloísa Otero e Ildefonso Rodríguez: Esta sección quiere ser una Miniantología (que puede alargarse hasta donde nos den las fuerzas y las ganas). Un doble criterio nos guiará: El primero, serán poemas que los autores no podrían colgar por sí mismos, por ser ya de aquellos que Joyce sin más llamó fantasmas (“… alguien que se ha desvanecido hasta ser impalpable, por muerte, por ausencia, por cambio de costumbres”). O por decirlo con Quevedo, en nuestra Miniantología viviremos “en conversación con los difuntos”. Y segundo: nuestros propios gustos, que ojalá sepan recoger el hermoso Babel de la poesía, la Gran Republicana.

Acerca de Eloísa Otero

Periodista y escritora leonesa.

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: