Sapore di sale

Por LUIS GRAU LOBO

Aunque todo se termina, extinguirse tiene mala prensa. Y sin embargo, la extinción permite avanzar; es, como dicen los publicistas, el «motor del cambio». La mayoría de los seres que poblaban el planeta ha desaparecido a lo bruto al menos en cinco ocasiones. Algunas de esas masivas extinciones globales han hecho tambalearse la vida terrestre, como sucedió a finales del Pérmico; pero en general, gracias a ellas, somos lo que somos. Particularmente mamíferos y humanos en especial debemos estar agradecidos, ya que la última extinción, la cretácica, despejó el escenario de grandes saurios para que pudiéramos ocuparlo. Como sucede con las crisis, las extinciones comportan un remplazo, una liberación de energía y la apertura de un panorama lleno de expectativas y contingencias. La cuestión es si te toca extinguirte, que eso sí da mal rollo. Por poner un ejemplo: la próxima nos toca a los humanos. Es la nuestra. Cuando se habla de que el planeta se va al cuerno, en realidad se quiere decir que nos vamos nosotros, pues el planeta seguirá por su cuenta cuando nos apeemos. Sin pena ni gloria. Nos queda el consuelo que tenía Abraracúrcix, el jefe galo: el cielo se caerá sobre nuestras cabezas, pero no será mañana mismo. Tardará un poquito, pese a que apretemos el acelerador cada día más gracias, entre otros muchos, a otro jefe, el gringo.

Sigamos. Según un análisis meramente formalista, todo surge mediante tres tipos de procesos, a veces combinados: invención, repetición y abandono. O algo nuevo (y que conste que la novedad no es a menudo clemente, ni siquiera oportuna), o replicado (pese al hipotético desprestigio del plagio, es el proceder más exitoso: véase el ADN) o descartado (casi todo lo que hay en los museos, por ejemplo, ha sido ‘rehecho’ a partir de un abandono). Otro tipo de observaciones confirman que nada se destruye, sino que adquiere otro estado, a menudo irreconocible. En esas condiciones, poco sentido tiene apenarse de cualquier extinción, por mucho que nos toque. Y menos aún en verano.

Todo esto viene a cuento (o no) de algunas extinciones que trataremos aquí, en la página postrera y la más bochornosa (por ser la más estival) del periódico. Durante estas semanas de estiaje que también afectan a las noticias y al papel que ocupan, se puede aprovechar que en verano da menos repelús abordar ciertos temas: uno se entera de cosas alarmantes, pero se gira en la tumbona o pide otro mojito y la filosofía del jefe de la aldea irreductible ejerce su efecto reparador. Hay pociones para casi todo. Lo que desaparece deja «un gusto un po’ amaro di cose perdute», que cantaba Gino Paoli en 1963, justo el año en que alojó una bala junto a su corazón. Pero ya habrá tiempo para nostalgias en otoño y para remover el rescoldo de la melancolía invernal (Paoli aún vive, celebrémoslo). Es tiempo de verano, extinto de verano. Acomódense y gusten.

(Publicado en La Nueva Crónica de León el 8 de julio de 2017)

Deja un comentario y fírmalo con tu nombre o no saldrá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: