Jazz

Por TOÑO MORALA

A veces los colores están en la música aún por escuchar; es como cuando se sueña un cuento sin haberlo escrito ni leído jamás. O como esas flores que se posan sobre un jarrón de cristal y el resol de la mañana las tutea sin más. A veces, se juntan la vida y los corazones, las sonrisas y el arte y, entonces, la creatividad galopa libre por todos los valles del infinito, y sobran las palabras, sobran las miradas, sobra la complicidad, sobra la amistad del momento, sobra el silencio… un par de toques de baqueta y… jazz.

 

Deja un comentario con tu nombre

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .